*

Edición Impresa Cambiar fecha
Cultura&Entretención / Pág. 38

Versión teatral de Altazor cierra la fiesta de Santiago a Mil en Talca

El espectáculo de Teatro Onirus se presentará hoy, a las 20.30 horas, en la Alameda de la ciudad, gracias al apoyo de CorpArtes y CorpBanca.

Versión teatral de Altazor cierra la fiesta de Santiago a Mil en Talca

“Nací a los treinta y tres años, el día de la muerte de Cristo; nací en el Equinoccio, bajo las hortensias y los aeroplanos del calor. Tenía yo un profundo mirar de pichón, de túnel y de automóvil sentimental. Lanzaba suspiros de acróbata”. Son las primeras palabras de Altazor o el viaje en paracaídas, el poema en siete cantos que Vicente Huidobro comenzó a escribir en Francia en 1919. Ahí confluyen varios elementos que serán claves en el imaginario del poeta y que el director de la compañía Teatro Onirus, Horacio Videla, rescató para su versión teatral del texto.


“Estudiamos el poema, tuvimos talleres corporales, charlas teóricas, nos adentramos en la poética de Huidobro. Tomamos a los siete cantos como estructura: partimos por el viaje, pasamos al canto del amor, al destino, la ruptura…”, explica Videla desde Talca. Este espectáculo, que desde el año pasado ha sido visto por más de 24 mil personas, llega a Talca gracias al apoyo de CorpArtes, el auspicio de CorpBanca y Banco Condell, siempre con la organización de Fundación Teatro a Mil. Tras la función de Talca, que es gratis, la compañía viajará a Copiapó, donde el sábado montarán Altazor frente a la Casa de la Cultura, y prometen una itinerancia por otras 12 ciudades del país durante 2011.


Después del paso de Mobile homme y Till: la saga de un héroe pícaro por la capital de la Región del Maule, Altazor es el último espectáculo de teatro de calle que viaja desde Santiago a Mil hasta esa zona. “La sociedad con Fundación Teatro a Mil nos ha permitido tener una relación muy fluida y estrecha, donde ellos ponen el aporte logístico, la curatoría, todo su entusiasmo y experiencia, y nosotros ponemos el apoyo financiero y toda nuestra capacidad de convocatoria”, señala Marcelo Forni, director ejecutivo de CorpArtes.


El espectáculo, que comenzará hoy a las 20.30 horas en Alameda con Uno Oriente, tiene como elemento principal una estructura metálica de seis metros de altura. La torre sirve a los actores para bailar dentro y fuera de ella, hacer acrobacias y desafiar la gravedad desde su cúspide. Pero Videla quiere dejar claro que no se trata de encandilar a los espectadores con pirotecnia. De fondo hay un esfuerzo dramatúrgico más fino.


El trabajo actoral, coreográfico, acrobático, lumínico, musical, junto a las máquinas de humo y de burbujas, conforman un lenguaje propio, creado para este espectáculo.


Altazor –explica Videla- es la búsqueda de un personaje por su identidad, un piloto que viaja a los límites, que busca nuevas formas, ahí están el aire, el humo, el viento, las plumas, todos esos elementos que nosotros utilizamos y que articulan la idea del piloto explorador”.


Según explica el director, Altazor es un alter ego de Huidobro, compuesto de tres partes: el charlatán, el rebelde que busca una nueva moral y lucha contra el canon imperante y, por último, el vidente. “No pretendemos ser literales ni didácticos, esta es nuestra versión, lo que nos pasa con este texto. Sin embargo, todos digieren el espectáculo sin problema, porque le dan un orden propio, una lógica personal”.


El creacionismo está al centro de todo este trabajo. Los integrantes del Teatro Onirus quisieron no sólo comprender y expresar, sino también poner en práctica las ideas del creacionismo. Las palabras del propio Huidobro, “no cantes a la lluvia, poeta. ¡Haz llover!”, fueron su guía. “Huidobro cree que cada poeta es un pequeño Dios, que puede reinventar las cosas como un mundo propio, con leyes propias. Eso es lo que hacemos como grupo, hacemos una interpretación súper nuestra del poema y creamos un lenguaje propio”.