*

Edición Impresa Cambiar fecha
/ Pág. 3

TVN sufre pérdidas históricas y busca resolver sus problemas de liquidez

La estación perdió $ 17.924 millones a septiembre. Sus ingresos por publicidad bajaron 45%, pero sus costos solo descendieron 0,8%.

por
Francisco González / Isabel Plant

Televisión Nacional de Chile no logra revertir un difícil 2015. Así lo reflejan sus números, los que muestran que a septiembre de este año el canal público acumuló pérdidas históricas por $ 17.924 millones, con un fuerte impacto en su caja. En igual período de 2014 la señal estatal registraba pérdidas por $ 245 millones, según informó el canal a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).


Al revisar los datos del tercer trimestre, los números negativos continúan creciendo: pérdidas por $ 6.960 millones en el lapso julio-septiembre de este año, frente a la merma por $ 1.552 millones de igual periodo de de 2014.


El principal factor del declive está en la caída en el rating. De acuerdo a la información proporcionada a la SVS, el principal ingreso del canal es la venta de publicidad, la que a la fecha representa el 79,43% de sus ingresos. A septiembre, los ingresos por publicidad alcanzaron los $ 28.671 millones, distante de los $ 52.198 millones a igual fecha del año pasado obtenidos por este concepto. Un descenso de 45%. De la torta publicitaria total, TVN tiene una participación de 17,32%.


La caída en las cifras y el fenómeno de la “pantalla fría”, como se le llama en la industria, tiene un impacto certero en la caja del canal, la que se redujo desde los $ 34.670 millones al cierre de 2014, hasta los $ 12.579 millones a septiembre. La relación entre los fondos disponibles y el pasivo corriente (a pagar dentro de 12 meses) cayó desde 2,25 en 2014 hasta 1,49 veces. “Este año se han comido todos los ahorros”, dice una fuente que conoce las operaciones de la estación televisiva.


En efecto, al desglosar los componentes de la caja de la estatal se puede apreciar una abrupta disminución del dinero guardado en depósitos a plazo. Al cierre del año anterior, TVN tenía $ 27.255 millones en ese tipo de instrumento bancario. A septiembre la cifra se redujo a $ 4.767 millones, una caída de 82,5%.


Otro leasing


La situación de estrechez financiera de TVN es seguida incluso por el ministerio de Hacienda, donde están concientes de la mermada realidad del canal. El ministro del ramo, Rodrigo Valdés, dijo el domingo a La Tercera que TVN era un caso especial, “está en una industria que tiene condiciones muy desafiantes y requiere de especial esfuerzo para poder reequilibrarse”.


Una de las posibilidades que la señal estatal está barajando para obtener liquidez inmediata es refinanciar deudas que mantiene actualmente con empresas de leasing. A través de este tipo de operaciones, el dueño de un activo transfiere su dominio a un tercero a cambio de un pago inmediato; sigue haciendo uso de las instalaciones mediante un arriendo y recupera la propiedad al cabo del plazo pactado. Hoy TVN tiene varios inmuebles en leasing, los que debería refinanciar -extendiendo los plazos de pago- para obtener recursos frescos.


En sus balances a septiembre, el canal registra deudas por $ 11.603 millones con dos empresas: BCI Leasing y Santander Leasing. Los vencimientos rondan los $ 1.000 millones al año. Solo por el edificio corporativo, que está en leasing, TVN tiene un saldo por pagar de $ 11.724 millones. También suma terrenos en leasing por $ 8.646 millones e instalaciones por otros $ 4.040 millones.


Con la nueva operación, que estaría ad portas de sellarse, el canal podría renegociar estas mismas deudas y sumar otros activos.


“El problema es si, al obtener unnuevo leasing, siguen con su actual tren de gastos”, dice otra fuente.


Otro desafío inmediato será reducir su estructura de costos y gastos. Sus costos de venta descendieron tan solo un 0,8% en los últimos 12 meses, hasta $ 50.642 millones. Y los gastos de administración bajaron 0,6%, a $ 8.953 millones.


La pantalla fría


En medio de los números de rojo cada vez más oscuro, los ejecutivos de TVN han ido cambiando, rotando e intentando revertir la crisis. Carmen Gloria López, quien llegó a la señal en julio de 2014 como directora ejecutiva, sigue al mando, pero su segundo a bordo, Nicolás Acuña, fue reemplazado por un viejo estandarte de la creatividad como Eugenio García, quien además ya había sido Director de programación en la señal. Pero, con cuatro meses en el cargo, García no ha podido revertir la situación: a pesar de la renovación, cambio de estudio y de conductores, el noticiario central se mantiene en último lugar, con 7,8 puntos de rating. Esto se debe en parte por la mala entrega de rating que le da la teleserie Matriarcas, otro de los fracasos del año.


Ninguno de los estrenos en prime ha sido un éxito, excepto por ¿Y tú qué harías?, que acumula unos sanos pero discretos 11,3 puntos desde su estreno en octubre. Algo que no ha beneficiado al esperanzador triunfo del programa, es que García decidió poner el microespacio Colegas, un sketch de comedia con Werne Núñez y Patricio Hidalgo, al finalizar el noticiario central, de lunes a viernes; si bien es uno de los proyectos más cercanos al ejecutivo, porque representa un nuevo formato televisivo, cada vez que llega al aire, ve caer el ya dañado rating y lleva 6,2 puntos promedio desde su estreno el 9 de noviembre.


El único respiro real en cuanto a audiencia, y un acierto programático, ha sido el retorno del fútbol a la televisión abierta, con la transmisión de los partidos de la Copa Chile; sobre todo ya que los equipos que se disputan hoy ese torneo son los más populares del país -por ejemplo, este miércoles se exhibirá la final entre Universidad de Chile y Colo-Colo-.


El plan por el momento es reformular otra vez, prometiendo que llegará un punto de inflexión en las primeras semanas de enero. Para ese entonces, el emblemático matinal Buenos Días a Todos, que también se ha mantenido en cuarto lugar de audiencia -con 3,8 puntos promedio-, llevará más de un mes con nueva productora ejecutiva -la tercera del año- y potenciará a Karen Doggenweiler con Javiera Contador y dará un giro más ciudadano y hacia la calle.


El área dramática, que tuvo a tres productores ejecutivos que sacaron los fallidos estrenos de este año, volvió a manos del retornado Vicente Sabatini, que se tomará su tiempo para poner al aire dos estrenos que se espere recuperen al público histórico. El nuevo bloque infantil de las tardes, otro proyecto “regalón” de García y López, con Carrusel y No Ti creo, es visto por el momento como un sello de marca, sin necesidad de grandes audiencias ni grandes costos.


Hay esperanzas puestas en generar un nuevo fenómeno televisivo con envasados, los que siempre son de más bajo costo que producciones propias. Este semestre TVN, por primera vez en años, no emitió una teleserie nocturna nacida en su factoría, tras el fracaso de La poseída. El reemplazo ha sido la brasileña José de Egipto, la cuál será sucedida por el actual hit de ese mismo país, Moisés.


La ambición de los ejecutivos de la señal es que se logren ejercitar más músculos televisivos y no solamente los del área dramática; remarcan que fue un error de los últimos años haber dependido exclusivamente de esos productos. Se ha contratado a una consultora externa -llamada Falcon- para que también analice la estructura organizacional, que ha ido disminuyendo, para seguir haciendo una empresa más ligera en cuanto a costos. Después de varias olas de despidos (que se replican en casi todos los canales nacionales), hasta ayer, se seguía despidiendo a gente de la señal.


Y con eso, en TVN siguen estando a la espera de un gran éxito, su propia teleserie turca, que los haga olvidar el peor año de su historia.