*

Edición Impresa Cambiar fecha
País / Pág. 4

Secretaria ejecutiva del Consejo Nacional del Libro: “Nos interesa que esta política trascienda los gobiernos”

Ha sido parte activa del proceso de creación de una nueva política del libro y la lectura. “El diálogo entre la sociedad civil y las instituciones lo hemos calificado de inédito”, dice Regina Rodríguez, quien lleva seis meses en su cargo. ¿Cómo operará la nueva política del libro junto a la reforma educacional? Hay un […]

Secretaria ejecutiva del Consejo Nacional del Libro: “Nos interesa que esta política trascienda los gobiernos”

Ha sido parte activa del proceso de creación de una nueva política del libro y la lectura. “El diálogo entre la sociedad civil y las instituciones lo hemos calificado de inédito”, dice Regina Rodríguez, quien lleva seis meses en su cargo.


¿Cómo operará la nueva política del libro junto a la reforma educacional?


Hay un conjunto de medidas que hay que conversar con el Mineduc, para ver cómo funcionará, por ejemplo, en el curriculum escolar. Dependiendo de la propuesta hay que ver qué viabilidad tiene y con qué institución hay que conversar para que se aplique. Las propuestas que son nuestras son más simples, como líneas concursables o nuevos premios.


¿Por qué realizar una nueva política del libro si ya han existido otras?


Por eso nos interesa que esta política trascienda los gobiernos. Esto no es un tema sectorial, sino un tema sobre el desarrollo cultural del país. Esto implica una tarea de muchos años. Probablemente de varias décadas. También deben participar organismos como Corfo. Si en Arica no hay librerías, no es tarea del Consejo de la Cultura crear librerías, pero podría ser Corfo, a través de estímulos que permitan un negocio que no sea un puesto de frutas sino una librería.


Entre las propuestas, como en anteriores proyectos, estuvo presente suprimir o disminuir el precio del IVA. ¿Cree que finalmente no hay voluntad política para que esto ocurra?


El tema del IVA no fue incluido en la Reforma Tributaria, por lo que será difícil abordarlo en esta nueva política. Ahora, entiendo que no hay consenso sobre qué tanta relación hay entre la eliminación del IVA y el aumento de lectores. Sin embargo, es una señal importante que vuelva a aparecer, porque pone en prioridad un tema que es de gran sensibilidad.


¿El Maletín literario fue una política efectiva para fomentar la lectura?


Todo sirve, pero nosotros creemos que tenemos que ser más ambiciosos. No basta con algunos programas. Hay que realizar una gran campaña de alfabetización, porque no sólo se lee poco, sino que se comprende poco en Chile. En las mesas participaron instituciones como el Hogar de Cristo, Un Techo para Chile, que implicaron estudiar cómo la pobreza influye en el fomento a la lectura. El alcance de una nueva política tiene que ser nacional, territorial, inclusivo y descentralizado. Además, debemos fomentar las bibliotecas para que sean también centros culturales.


¿Ayudará la creación de una editorial del Estado a la promoción de la lectura?


Hay una gran nostalgia de Quimantú, pero es una fantasía repetida: libros baratos y en cantidad. Creo que nuestra tarea como Estado es fomentar la industria editorial. Hay una cantidad enorme de excelentes pequeñas editoriales y necesitan mayor apoyo para que se desarrollen.


Se plantean modificar la ley de los premios nacionales…


Hay que revisar las bases. Existen muchos premios entregados por el Consejo. Esta el premio Roberto Bolaño. Hay dos premios iberoamericanos: el Manuel Rojas y el Pablo Neruda. Están los premios a mejores obras literarias. El premio escrituras de la memoria, dramaturgia… Hay muchos premios que son un semillero de escritores. Chile es un país de creadores y eso hay que fomentarlo.