*

Edición Impresa Cambiar fecha
Cultura&Entretención / Pág. 41

Sean Penn cumple un año viviendo en Haití tras crear ONG

El actor dirige un campamento con 55 mil personas desplazadas por el terremoto. Vive en una pieza de pocos metros cuadrados.

por
Cristina Alzate
Sean Penn cumple un año viviendo en Haití tras crear ONG

“Haití ya no puede esperar más”, fue la frase para el bronce que se despachó Sean Penn (50) la semana pasada, cuando apareció en un think tank de Washington DC en una charla sobre los esfuerzos para reconstruir ese país a un año del terremoto. Pero, aunque su fama de activista es una historia conocida, con causas desde la guerra de Irak hasta Venezuela, esta vez había una diferencia: ahora Penn sabía de lo que estaba hablando por experiencia propia.


Porque desde hace casi 12 meses, el dos veces ganador del Oscar vive en Haití. Ahí se instaló en una pieza de pocos metros cuadrados, con una cama y un velador como único amoblado, y se convirtió en el director de un campo de sobrevivientes desplazados que, en 11 mil carpas, alberga a unas 55 mil personas. Con una pistola en el cinturón que lleva a todos lados y el apoyo de su fundación J/P HRO, Penn se encarga de organizar el día a día del campamento, a reubicar a familias que quedan sin lugar donde vivir, e intenta coordinar los insumos médicos de emergencia que llegan al país, que por estos días, además, enfrenta una epidemia de cólera.


“Quería hacer algo más para ayudar a la gente. Estuve durante 20 años casado y por 18 criando a mi hijo. No tenía tiempo para comprometerme de verdad con nada. En lugares como Irak sólo podía denunciar la guerra. Pero ahora que estoy soltero, puedo trabajar”, dijo a Vanity Fair, haciendo alusión a su divorcio de la actriz Robin Wright. Y desde ese momento, sólo ha abandonado la isla para visitar su casa en Malibú unos días y para filmar en un mes el thriller This must be the place con Frances McDormand.


El protagonista de Río místico llegó a instalarse a Haití pocos días después del terremoto, acompañado de dos aviones con doctores y medicamentos que había comenzado a gestionar apenas se enteró del desastre. Su idea inicial era estar dos semanas. Pero se fue quedando. Primero alojando en el patio de un amigo, y luego en el campamento que ahora dirige. Durante ese período creó la ONG J/P HRO, para la que tuvo que invertir dinero propio en un primer momento, debido a que su inversionista inicial, que le había prometido US$ 1 millón, no cumplió. Pero finalmente Penn aprendió a gestionar los US$ 450mil al mes que cuesta mantener el campamento, y ha recibido donaciones de organizaciones como Oxfam y Save the Children.


Claro que su estadía no ha estado exenta de polémicas: hace unos meses apareció en CNN criticando las ambiciones presidenciales del cantante Wyclef Jean, lo que terminó convirtiéndose en una pelea mediática con el artista.


Por ahora, el actor no tiene intenciones de abandonar su puesto. “Admitámoslo: soy una persona que se siente bastante alienada del resto del mundo y nunca me sentí comprendido”, resumió a The Hollywood Reporter, a quienes aseguró que “no hay un final a la vista. Aquí estaré, cuando no esté actuando, por el resto de mi vida”.