*

Edición Impresa Cambiar fecha
Santiago / Pág. 28

Salones de eventos para matrimonios bajan sus precios en febrero

Aunque las cifras del Registro Civil revelan que no es el mes más solicitado para casarse en la capital, febrero está cotizándose cada vez más.

por
C. Palacios y C. Terra
Salones de eventos para matrimonios bajan sus precios en febrero

María José Asensio y Maximiliano Puga están a punto de casarse. Hace siete meses comenzaron a organizar los preparativos y querían arrendar un salón de eventos durante febrero, pero les fue imposible. “Es muy difícil encontrar lugares con disponibilidad durante este mes. Como los precios bajan, se copan enseguida”, cuenta María José, quien no tuvo más que conformarse con una fecha para la primera semana de marzo y pagar un 20% más en el salón de eventos Espacio Abierto Cordillera, en Peñalolén.


Aunque los datos del Servicio de Registro Civil acusan que durante octubre, noviembre y enero se registra la mayor cantidad de matrimonios en Santiago, en febrero de 2010 aumentó respecto de 2009: de 2.167 a 2.279. Pese a que sólo fueron 100 matrimonios más, los banqueteros y dueños de centros de eventos dicen que es una tendencia en alza desde hace por lo menos cinco años.


Eso, según indican, por el buen clima que hay en este mes y porque bajan las tarifas para arriendo de locales frente a la menor demanda.


Uno de los clásicos de Santiago es el Castillo Hidalgo, en el cerro Santa Lucía. Según la encargada del área comercial del lugar, Maritza Campusano, “desde hace cinco o seis años se viene dando un crecimiento lento de matrimonios durante este mes. Además de que nuestros valores bajan (de un máximo de 195 UF en meses como marzo, abril, octubre y noviembre, hasta incluso 95 UF), el clima está ideal para un cóctel al aire libre en la terraza”.


Las empresas de banquetería también notan un incremento de la demanda este 2011. Ana María de Petris, gerenta comercial de la empresa que organiza eventos en Pirque, Blue Banquetes, cuenta que “aunque históricamente es un mes bajo, con una fiesta a principios de mes y una al final, este año tenemos seis”.


Cuestión de precios


En el salón de eventos Casa Montt, las rebajas llegan a un 40%. Ubicado cerca de Plaza Egaña, las peticiones se mantienen estables todo el año, pero su dueña, Marisol Zeman, dice que febrero es más barato. “En lugar de pagar $ 3.400.000, cuesta $ 2.000.000”, asegura.


La Enoteca no llega a tanto descuento, pero sí rebaja un 15% si el local se arrienda el viernes y un 10% si es el sábado. Febrero ya está todo vendido.


La Casa Cañaveral -la que utilizaba el ex Presidente Allende en El Arrayán para reunirse con el GAP- no tiene precios especiales en temporada estival, pero la coordinadora de matrimonios, María Teresa Rovelli, cuenta que la demanda por este lugar se mantiene porque “la gente puede aprovechar mejor las áreas verdes con el clima de febrero”.


Pese a esta tendencia incipiente de la que hablan varios expertos del rubro, hay banqueteros que prefieren cerrar ahora. Benjamín Johnson es uno de ellos: “La mayoría dejamos de trabajar en esta fecha, porque no hay ni un tercio de la demanda que se genera en enero. Quizás durante la última semana de febrero repunta, pero es un coletazo de los que no pudieron reservar para marzo”, explica.


El factor “vacaciones”


Otro factor que motiva a las parejas a hacer su fiesta en esta época del año, es que hacen coincidir sus vacaciones de verano con la luna de miel. Daniel Sanhueza, quien se casa este 12 de febrero, confirma la teoría. “Desde la segunda quincena, las tarifas de hoteles bajan y hay más disponibilidad”. Para celebrar su matrimonio, arrendó una parcela en el Cajón del Maipo y después de dar el “sí”, partirá al norte.