*

Edición Impresa Cambiar fecha
/ Pág. 4

Reforma deja abierta la definición de cómo será el nuevo sistema de admisión

Expertos proponen que se consideren distintos instrumentos y no sólo la PSU y notas.

por
Daniela Muñoz S.
Reforma deja abierta la definición de cómo será el nuevo sistema de admisión

¿Se va a mantener la PSU? ¿Qué importancia tendrán las notas de enseñanza media en la selección para la educación superior? ¿Qué mecanismo se utilizará para definir el acceso en las instituciones técnico profesional? Son algunas de las dudas que se mantienen con respecto al futuro sistema de acceso, tras el ingreso al Congreso del proyecto de reforma.


En el artículo 12 se indica la creación de un Sistema Común de Acceso a las Instituciones de Educación Superior, el que “establecerá los procesos e instrumentos para la postulación, admisión y selección de estudiantes a las instituciones de educación superior, respecto de carreras o programas de estudio conducentes a títulos técnicos o profesionales o grados académicos, excluyendo postgrados o postítulos”.


Este sistema de acceso, dice el texto, “deberá considerar la diversidad de talentos, capacidades o trayectorias previas de las y los estudiantes estableciendo instrumentos diferenciados según tipo de institución o carrera, sea ésta del subsistema universitario o técnico profesional”.


Pese a que ya se había anunciado un sistema común de admisión, y el eventual fin de la Prueba de Selección Universitaria (PSU), el proyecto no detalla qué instrumentos debería tener el nuevo modelo.


Una de las preguntas que surgen ante esta incertidumbre es si debe mantenerse la PSU. Al respecto, el director del centro Mide UC, Jorge Manzi y uno de los expertos que participó en la creación de este test, señaló que esa decisión deberá tomarse al analizar “con cuidado todas las implicancias que el sistema de admisión tiene para la enseñanza superior y enseñanza media”.


Y dijo que “lo más probable es que cualquier sistema de admisión futuro siga requiriendo pruebas y otros antecedentes, como notas y ranking. Eso no quiere decir que las futuras pruebas sean las que actualmente usamos”.


Sobre este punto, el investigador de la U. Diego Portales, José Joaquín Brunner, planteó que “es imprescindible mantener un sistema de selección basado en algún tipo de prueba común que mida habilidades y preparación para los estudios superiores. Esa prueba luego debe ser usada por las instituciones que operan una selección al ingreso, junto con otros métodos e instrumentos que cada una debería adoptar e implementar”.


Las notas de enseñanza media y la utilización de un ranking de notas deben seguir siendo parte del sistema de admisión, según planteó Manzi, “pues reflejan el esfuerzo que los estudiantes han mantenido por un período extendido de tiempo. Ese esfuerzo, revelador de la motivación académica de los estudiantes, explica por qué las notas han mantenido siempre una buena capacidad para predecir el rendimiento de los alumnos en la enseñanza universitaria. De hecho, su validez predictiva ha sido equivalente a la que tienen las PSU de Matemática y Ciencias.


Para Brunner, las notas de educación media “deben tener un peso en los procesos de selección, igual como el ranking, si se decide mantenerlo, pues reflejan niveles de preparación y esfuerzo, pero su uso no debe exagerarse ni se puede desconocer que reflejan el ‘efecto cuna’”. Esto, según Brunner, se refiere al capital socioeconómico y cultural de los hogares.


La rectora de la Universidad de Aysén, Roxana Pey, indicó que los planteles de regiones tienen una realidad propia que debe ser considerada en un futuro modelo de admisión. “Actualmente el Sistema Unico de Admisión (SUA) sirve a los intereses de un modelo economisista para asignar más o menos recursos a las instituciones, pero el sistema de acceso debe seleccionar un cierto tipo de estudiantes para quienes las universidades han preparado determinadas carreras, planes de estudio y modelos de apoyo”, explicó Pey.


Justamente la U. de Aysén está proponiendo para el proceso de admisión 2017 un mecanismo especial para seleccionar a su primera generación de estudiantes, basado en la realidad local.