*

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 8

Recomendación de la ONU sobre el aborto

Señor director: Después de la visita de una misión de expertas en derechos humanos de la ONU a varias regiones del país, con el fin de conocer las normas sobre discriminación de la mujer en materia de género, relativas a trabajo, política y salud pública, es interesante conocer  algunas de sus conclusiones. Se transcribe: “También […]

Señor director:

Después de la visita de una misión de expertas en derechos humanos de la ONU a varias regiones del país, con el fin de conocer las normas sobre discriminación de la mujer en materia de género, relativas a trabajo, política y salud pública, es interesante conocer  algunas de sus conclusiones. Se transcribe: “También recomendaríamos la despenalización del aborto cuando la salud mental y física de la mujer esté comprometida” y además manifestaron su preocupación por el embarazo adolescente, ya que “representa un riesgo para la salud de estas madres muy jóvenes e interrumpen su educación” (La Tercera, 11/09/2014).

Llama la atención que especialistas en derechos humanos no reconozcan el primer derecho fundamental del hombre, que es el derecho a la vida a partir de la concepción,  y propongan el aborto libre en menores de 18 años señalando que el embarazo es un riesgo para la salud de estas adolescentes y, también, para la continuidad de sus estudios. Causa perplejidad dicho criterio, ya que ante la vida del niño que está por nacer optan por la salud de la madre, como si el embarazo fuera una enfermedad y no un hecho natural que tiene por fin la procreación. Además, es sorprendente que señalen como razón para provocar el aborto la interrupción de sus estudios. Dada su representación en temas tan sensibles, se esperaban soluciones positivas y razonables, como el apoyo de los padres y familiares de la madre adolescente, la creación de instituciones que le presten ayuda psicológica y material y la cooperación del Estado (como bono de maternidad, educación y salud gratuita al hijo concebido o nacido hasta su mayoría de edad), la creación de salas cuna inmediatas o integradas al lugar de sus estudios o trabajo y educación sexual basada en valores. Al respecto, el tratado internacional Pacto de San José de Costa Rica dispone en su artículo 4, 1: “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”. Recordemos que fue ratificado por Chile el 5 de enero de 1991.

Sara Navas Bustamante