*

Edición Impresa Cambiar fecha
Santiago / Pág. 34

Presentan prototipo de las nuevas cabinas del teleférico del cerro San Cristóbal

Ministerio de Vivienda afina la licitación de teleférico. De esa forma, se espera que el servicio esté operando el próximo año.

por
Manuel Valencia
Presentan prototipo de las nuevas cabinas del teleférico del cerro San Cristóbal

Cuentan que el 1 de abril de 1980, cuando el teleférico del cerro San Cristóbal comenzó a operar, los niños se subían a los tradicionales “huevitos” pensando que eran coloridos platillos voladores capaces de llevarlos lejos de la ciudad.


En esa época pocos edificios de la capital asomaban en altura y el teleférico se elevaba como un avión sobre el paisaje urbano.


Eran tiempos del boom económico y el nuevo juguete urbano era parte de esa imagen.


Treinta años más tarde, Santiago creció en altura. Costanera Center y Titanium miran de frente al San Cristóbal y, en medio de tantos cambios, los “huevitos” dejaron de rodar por los aires.


Sin embargo, una licitación busca quitarles el freno y mejorar su estándar de servicio. Según cuenta el director del Parque Metropolitano, Bernardo Küpfer, la elaboración de la propuesta está en sus últimos borradores y hacia fin de mes será presentada al Ministerio de Vivienda.


Con ello se podrá cumplir el deseo de cientos de usuarios que han pedido al Parque Metropolitano restablecer el servicio, considerado uno de los panoramas clásicos de Santiago.


“Nuestro esfuerzo es que pudiésemos llamarlo a licitación en el primer semestre. Luego de licitado el proceso y después de recibir las ofertas y los antecedentes, si se adjudica, tenemos nueve meses de período de construcción”, explica Küpfer.


De esa forma, el tradicional teleférico podría estar operando durante el próximo año.


Adiós a los “huevitos”


Eso sí, no serán los “huevitos” los que rueden por las alturas del Cerro San Cristóbal, sino un nuevo prototipo que, según Küpfer, busca otorgar más seguridad a los pasajeros.


“Esto es pasar de un auto de los años 70 a uno actual. Además, se reemplazan cables, el andarivel, el motor y otras partes como el telecontrol, el telecomando, los volantes y las poleas.


“También se van a rescatar las tres estaciones (Cumbre, Tupahue y Oasis) y las 12 torres”, detalla el director del recinto.


En las bases de licitación que se elaboran ya se presentó una imagen objetivo (ver foto) de las cabinas que se requieren: tendrán cableado de acero, rejillas de ventilación y capacidad para cuatro pasajeros.


Se busca también que completen una flota capaz de transportar a 900 personas por hora.


Los “huevitos” lograban movilizar, con una velocidad de 14,4 kilómetros por hora, a un millón de usuarios en un año. Con el nuevo sistema de espera lograr un tasa de utilización parecida.


Para ello, se considera una cantidad similar a los 72 “huevitos” que funcionaron hasta el 7 de junio de 2009, cuando se produjo una falla en un reductor, una especie de caja de cambio para regular las velocidades y cuyo reemplazo exigía encargar la fabricación de nuevas piezas en el extranjero.


El plan de gobierno también contempla llamar a licitación para optimizar el servicio del funicular, que realiza los viajes desde Pío Nono hasta el sector de la Virgen y que hoy está completamente operativo.


La ministra de Vivienda y Urbanismo Magdalena Matte dice que el retorno del teleférico es prioritario. “Queremos volver con este paseo precioso porque los santiaguinos lo echan mucho de menos y también los turistas. Queremos tener un teleférico bonito, moderno y muy seguro”, finaliza.