*

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 40

Plebiscitos

Señor director: En relación a su nota titulada “Las dos posturas de Longueira frente a los plebiscitos” aparecida en su edición de ayer, quisiera precisar que lejos del tenor de su artículo, mi visión sobre este tipo de referéndums no ha cambiado ni es contradictoria. Tal como lo señalé en octubre del año pasado en […]

Señor director:

En relación a su nota titulada “Las dos posturas de Longueira frente a los plebiscitos” aparecida en su edición de ayer, quisiera precisar que lejos del tenor de su artículo, mi visión sobre este tipo de referéndums no ha cambiado ni es contradictoria. Tal como lo señalé en octubre del año pasado en el contexto de la demanda marítima que Bolivia ha mantenido con Chile, creo que la única materia donde los plebiscitos son necesarios es en aquellos casos donde está involucrada la soberanía del país. En todos los demás ámbitos, los plebiscitos perjudican y terminan destruyendo a las democracias, una visión que reiteré el viernes pasado al ser consultado por el conflicto estudiantil. La evidencia reciente en algunos países de América Latina deja absolutamente claro que este tipo de referéndums -con la única excepción de las materias de soberanía- son la antesala para la demagogia, el populismo, la censura a la prensa, las reelecciones presidenciales sin límites y, posteriormente, la violación de otro tipo de libertades. En síntesis, la destrucción de la democracia. 

Pablo Longueira

Ministro de Economia, Fomento y Turismo

 

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 32

Plebiscitos

Señor director:
Y ya que de plebiscitos hablamos, propongo una pregunta a la ciudadanía: ¿Estaría usted de acuerdo con el recambio completo e inmediato, y por caras nuevas, de la Cámara de Diputados y del Senado?
Jaime Dart Vallejos

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 68

Plebiscitos

Señor director:

Los estudiantes están pidiendo la realización de un plebiscito por las demandas a la educación, en el que los ciudadanos opinen y tengan incidencia respecto de lo que está aconteciendo en nuestro país. En esta perspectiva, la ciudadanía debe tomarse aquellos espacios públicos que están disponibles para que las personas participen, discutan y propongan.
Otra de estas instancias de participación son los consejos de la sociedad civil que deben ser elegidos antes del 30 de octubre. La nueva Ley de Participación Ciudadana -Ley 20.500- abre un umbral para que sea escuchada la voz de las comunidades organizadas, ya que establece que los alcaldes presenten su cuenta pública previamente al Consejo de la Sociedad Civil. Con una mayoría de dos tercios de este último, más la del concejo municipal, los vecinos pueden llamar a plebiscito. Hoy se hace absolutamente indispensable que quienes aspiramos a mejorar la calidad de vida de nuestros territorios, seamos partes activas de estas y otras instancias de participación ciudadana, donde sea la misma gente la que decida en forma propositiva sobre sus necesidades y demandas.

Josefa Errázuriz Guilisasti
Secretaria ejecutiva Red de Territorios Ciudadanos

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 42

Plebiscitos

Señor director:

Mi país, Uruguay, no está sumido en el caos ni tiene un gobierno autoritario. De hecho, son muchos los chilenos que elogian su tranquilidad y la convivencia cívica de sus habitantes.
Sin embargo, la Constitución uruguaya da a los ciudadanos el derecho a promover un plebiscito, no sólo para derogar leyes que hayan sido aprobadas por el Parlamento sin contemplar el interés de las mayorías, sino también para cambiar la misma Carta Magna. Mediante ese instrumento se han resuelto asuntos tan polémicos como la amnistía para los militares violadores de los derechos humanos o la propiedad de los recursos naturales, como el agua.
Conviene que en Chile ciertos sectores políticos, con el apoyo de algunos editorialistas, dejen de presentar al plebiscito como un sinónimo de caos o arma totalitaria. La institucionalidad política chilena tiene mucho que andar para deshacerse de los rasgos centralistas y autoritarios que obstaculizan su camino hacia una democracia desarrollada, rasgos que están enraizados en lo más profundo de la historia nacional.
Los estudiantes proponen ni más ni menos que un cambio de esa historia. Es la oportunidad de las elites gobernantes para ser audaces y poner los cimientos del verdadero desarrollo, el que tiene que ver con la libertad de las ideas y de la expresión ciudadana, no solamente con el aumento del ingreso per cápita.

Horacio R. Brum

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 34

Plebiscitos

Señor director:

En el editorial de ayer de La Tercera se desarrolló una serie de argumentos contrarios a la posibilidad del plebiscito para dirimir conflictos sociales.
Se expresa, a mi juicio, una falsa dicotomía entre la democracia representativa y los mecanismos de democracia directa. Más aun, se asocian estos últimos a regímenes autocráticos. Se olvida que la iniciativa popular de ley, el plebiscito o el referéndum están contemplados también en las constituciones de Argentina, Colombia, Uruguay, Costa Rica, Italia, Suiza, Canadá y muchos otros países democráticos.
Se señala también que se produciría un precedente peligroso que contribuiría a exacerbar posiciones, siendo que los referéndums o plebiscitos se constituyen precisamente en una herramienta que permite a la ciuda- danía canalizar su interés de expresarse en asuntos de relevancia pública.
Lo anterior no debe, además, interpretarse como una renuncia de los órganos colegisladores a ejercer sus mandatos constitucionales. Muy por el contrario, otorgaría al sistema político mayor legitimidad para legislar y realizar políticas públicas.
En el último mes se han presentado dos proyectos de reforma constitucional para que la ciudadanía pueda pronunciarse en temas de interés general. También es posible realizar una consulta ciudadana sin reformar la Constitución, como ha ocurrido con las primarias presidenciales. Sólo se requiere la voluntad política de escuchar a la ciudadanía sin tenerle miedo. La sociedad chilena desea participar en el proceso de deliberación democrática y no existen razones para impedirlo.

Rodrigo Bustos Bottai
Prof. de Derecho Constitucional, UDP y UCSH

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 34

Plebiscitos

Señor director:Estoy 100% de acuerdo con los plebiscitos… siempre y cuando se repitan todos los años con efecto retroactivo. Gabriel Guiloff

Señor director:
Estoy 100% de acuerdo con los plebiscitos… siempre y cuando se repitan todos los años con efecto retroactivo.

Gabriel Guiloff

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 28

Plebiscitos

Señor director:
Este año se ha manifestado con fuerza un intenso nuevo sentir ciudadano que exige participar y que desea ser escuchado, pero no bajo los esquemas políticos tradicionales que responden a coyunturas históricas del pasado.
Por esto creo urgente que el mundo político dé una importante señal de apertura hacia esta nueva sociedad, para que se pronuncie sobre dos materias que, dada su importancia, no pueden ser resultas ni por el gobierno exclusivamente ni por el Congreso, sino que por el poder constituyente originario, es decir, por la ciudadanía. Me refiero a la matriz energética que nuestro país debe definir para los próximos 50 años y a la regulación de las uniones de hecho.
Estoy convencido de que llegó el momento en que la ciudadanía se exprese y que el gobierno permita que la gente pueda tener una opinión vinculante a través de un plebiscito.
La comunidad nos ve cada día más distantes, por lo que creo que esta convocatoria sería una hermosa oportunidad para renovar y dar nuevos bríos a nuestra democracia y sería asimismo una oportunidad para discutir con altura de miras, con argumentos y en forma pacífica dos temas que sin duda son centro de preocupación de la mayoría ciudadana. Espero que el mundo político acoja este llamado hecho por el único senador electo en forma totalmente independiente y así conocer la realidad social del Chile de hoy.
Carlos Bianchi Chelech
Senador independiente