*

Edición Impresa Cambiar fecha
Reportajes / Pág. 6

Patricio Zapata, abogado DC: “En algunas partes, el proyecto va más allá de lo comprometido”

EL académico y militante democratacristiano fue el representante del partido en el equipo constitucional que elaboró la propuesta del programa presidencial de Michelle Bachelet. Fue él quien, a nombre de la DC, levantó una prevención respecto del peligro que significa convertir la interrupción del embarazo en un derecho y no plantearla como una excepción. Usted […]

Patricio Zapata, abogado DC: “En algunas partes, el proyecto va más allá de lo comprometido”

EL académico y militante democratacristiano fue el representante del partido en el equipo constitucional que elaboró la propuesta del programa presidencial de Michelle Bachelet. Fue él quien, a nombre de la DC, levantó una prevención respecto del peligro que significa convertir la interrupción del embarazo en un derecho y no plantearla como una excepción.


Usted fue quien presentó una prevención en plena elaboración del programa de Bachelet, y que hoy es el principal argumento de la DC para reforzar la libertad de acción del partido en la despenalización del aborto.


En la comisión se produjo un debate intenso, porque algunos querían incluir reconocimiento en la Constitución al derecho de la mujer a interrumpir el embarazo. Entonces me opuse, era una minoría, y lo dejé por escrito. Dejé en claro que para efectos del compromiso de la Presidenta de despenalizar algunas hipótesis de aborto, no era necesario reconocer un derecho de la mujer de interrumpir el embarazo. Eso es algo distinto, más amplio, entonces me opuse a reconocer un derecho de la mujer a interrumpir el embarazo, porque me parecía que iba contra el derecho de la criatura que está por nacer, dejando en claro que mi oposición no obstaba a que la Presidenta pudiera seguir adelante con su idea de despenalizar algunas hipótesis de aborto. Dejé en claro en la comisión que yo también estaba en desacuerdo con esa idea.


Finalmente, eso no apareció en el programa definitivo.


El equipo constitucional elaboró unas 70 páginas. La Presidenta agarró nuestro trabajo, así como agarró el trabajo de las otras comisiones, y lo redujo a unas cinco páginas. Hay partes completas que desaparecieron y también desapareció mi prevención. No sentí que haya sido una cosa políticamente motivada, me quedó claro que era porque había que ajustar. Y en el capítulo de derechos de la mujer, viene la despenalización del aborto, no en nuestro capítulo. Uno de los problemas del proyecto es que está en el filo entre la despenalización, que es lo que la Presidenta prometió, y el reconocimiento de la mujer a interrumpir el embarazo, algo que va más allá, que es una cosa más amplia. El tema de la objeción de conciencia, o que los hospitales públicos van a asegurar la prestación, va más allá de lo que estrictamente es una despenalización. A los que dicen “aquí hay que cumplir el programa”, como si el programa fuese el Corán, les diría momentito, el programa habla de despenalizar, no habla del derecho de la mujer de interrumpir el embarazo. En algunas partes, el proyecto va más allá de lo que se comprometió y se dijo al país.


Usted es docente de la PUC. ¿Está de acuerdo con el rector Sánchez?


Súper de acuerdo. Sé que la objeción de conciencia es un reclamo que hace un individuo y no una corporación, pero una institución que convoca voluntariamente a un grupo de personas a una declaración de principios puede perfectamente decir “mire, aquí hay cosas que se hacen y cosas que no”. Eso no vulnera la Constitución. He tratado de enfatizar el siguiente punto: la objeción de conciencia aplica cuando hay un deber, cuando la ley te obliga y va contra mis valores. Una auténtica despenalización no impone deberes de hacer, una ley que despenaliza permite que las personas que quieran puedan hacer algo, y no serán castigadas con pena penal. Hablar de objeción de conciencia en una ley es un error, para decirlo en términos suaves. No corresponde. En una verdadera despenalización no tienes por qué decirle a la Clínica Alemana “usted va a tener que abortar, y solamente si es que el doctor firma un papel podrá eximirse”. No es despenalización, es reconocer el derecho fundamental de la mujer para abortar cuando quiera y como quiera. El gol de media cancha consiste en introducir el tema de la objeción de conciencia, esto lleva el tema a un lugar que no corresponde.