*

Edición Impresa Cambiar fecha
Mundo / Pág. 51

Nuevo documental reaviva el debate migratorio en Estados Unidos

El filme 120 días, recién estrenado en Austin, Texas, muestra la historia de Miguel Cortés.

por
Antonieta Cádiz, Houston
Nuevo documental reaviva el debate migratorio en Estados Unidos

El Presidente Barack Obama romperá pronto un récord. La deportación de más de dos millones de personas en Estados Unidos. El nuevo documental independiente 120 días muestra la historia de Miguel Cortés, un hombre que debe decidir si cumplir con la ley e irse del país o mantener unida a su familia.


Su director, productor y editor, Ted Roach, acaba de terminar la primera exhibición del filme en el Festival de Cine de Austin. Luego de cuatro meses de grabación y más de dos años de edición, se siente satisfecho con el resultado. La meta era darle un rostro humano al debate migratorio en el país.


A pesar de los pocos avances en el área política, el tema ha capturado la atención del público luego de películas como Una mejor vida, del director Chris Weitz, y el documental La Cosecha, del director Roberto Romano.


En el caso de Cortés, una detención de tráfico lo lleva a enfrentarse con el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas. La respuesta del gobierno fue clara: 120 días para irse del país voluntariamente o ser deportado.


Roach acompañó al protagonista, su esposa y dos hijas en todo el proceso, que incluyó asumir lo que estaba sucediendo, evaluar las opciones posibles y luego tomar la decisión final.


Ninguno de los integrantes de la familia tiene estatus migratorio, ya que todos cruzaron la frontera sin papeles a finales de los 90. En el sistema actual eso no le ayuda, ya que no existe un lazo fuerte con un ciudadano estadounidense, que justifique su permanencia en el país.


Obama ha insistido en que individuos como Cortés no son el foco de las deportaciones de su gobierno, ya que el principal objetivo son los criminales. Sin embargo, Cortés es uno de los rostros que muestra lo contrario.


“En México no tengo casa ni trabajo, tengo que volver a empezar”, dice en el documental. “Sentimos que éramos gente honesta, sólo trabajando; pensábamos que eso nos protegía, pero después de esto me doy cuenta que no. Sólo es suerte”, explica su esposa, María Luisa.


Hasta ahora, grupos pro inmigrantes a nivel nacional no han tenido acceso al documental, pero insisten en que este tipo de trabajo tiene un impacto en el debate político de Estados Unidos.


“Cuando se puede mostrar la difícil situación de separar un hogar a través de imágenes, ayuda a acercar a otros y ver su caso en términos que pueden entender. Todos somos parecidos y queremos a nuestras familias”, asegura Kika Matos, portavoz del Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (Fairm), la coalición más grande por los derechos de los de inmigrantes en Estados Unidos.


“En el debate migratorio se habla de una forma en que se deshumaniza a las personas más afectadas y pensé que este era un ve- hículo perfecto para mostrar este otro lado a la gente”, dice Roach. A pesar del impulso que dio la participación del voto latino en las últimas elecciones, la ansiada reforma al sistema de inmigración está varada en el Congreso, mientras millones esperan un cambio en la ley que les permita quedarse.


120 días muestra el difícil momento en que la familia Cortés decide separarse y cumplir con las exigencias del gobierno de Estados Unidos. Aunque algunas de las personas que asesoran a Miguel buscan otras opciones, nada funciona. La única manera en que se vuelvan a reunir es si el protagonista logra entrar legalmente al país, lo que es muy poco probable o simplemente si decide regresar a EE.UU. sin papeles. Eso lo convertiría automáticamente en un criminal de acuerdo a las leyes de inmigración.


Roach quiere darle distribución nacional a su nuevo filme y espera colaborar con grupos pro inmigrantes para que 120 días tenga el mayor alcance posible durante 2014.