*

Edición Impresa Cambiar fecha
Mundo / Pág. 45

Miami a un paso de convertirse en la peor ciudad para vivir en EE.UU.

Según un ranking de la revista Forbes, la megaciudad del sur de Florida tiene la segunda peor calidad de vida de Estados Unidos.

por
Pedro Schwarze
Miami a un paso de convertirse en la peor ciudad para vivir en EE.UU.

El periodista Michael Putney confesó en tono jocoso, en una columna en el diario The Miami Herald, que respiró “con alivio” cuando se enteró que su ciudad, Miami, no era el peor lugar para vivir en Estados Unidos: era el segundo más malo. Ello, según un ranking de la revista Forbes, el America’s Most Miserable Cities, que estableció las 20 ciudades norteamericanas con peor calidad de vida.


En primer lugar se ubicó Stockton, California (con 680.000 habitantes), y en segunda posición quedó la megaciudad del sur de Florida (con 5,4 millones de habitantes, en su área metropolitana).


El estudio de la revista estadounidense consideró las 200 mayores áreas metropolitanas de EE.UU. con más de 249.000 habitantes, las que fueron evaluadas a la luz de 10 factores.


Así, según Forbes, Miami se salvó de encabezar la lista solamente gracias al buen clima (con veranos cálidos y húmedos e inviernos suaves y secos) y al no tener un impuesto estatal a la renta. Si no, hubiese superado a la ciudad californiana con creces, pero algo así no hubiese sido una sorpresa para los autores del estudio, ya que la ciudad de Florida ha experimentando una caída en sus niveles de vida en los últimos años. Si en 2009 ocupaba la novena posición de este ranking, el año pasado alcanzó el puesto número seis, y ahora “subió” al segundo lugar.


Corrupción y criminalidad


Las razones del mal momento de Miami se centran en los problemas con las viviendas, la corrupción, la criminalidad y el tiempo que deben invertir sus habitantes para trasladarse de un punto a otro de la ciudad. Como consecuencia de la crisis económica y financiera, Miami experimentó el desplome del valor de las casas y condominios. El precio de la vivienda cayó 50% en tres años. Además, el desempleo es de 12%. Fue la ciudad con más embargos hipotecarios en 2010: 171.704. Ya en octubre pasado la misma revista Forbes había puesto a Miami a la cabeza de las áreas metropolitanas del país cuyad economías, lejos de mejorar, se encontraban en caída libre. “Miami alardea de vida nocturna y arquitectura art decó, además de -quizás- la mejor cocina cubana del país, pero sus residentes tienen poca cosa que celebrar”, escribió entonces la publicación.


A las malas notas de la ciudad se suma que los índices de delincuencia en Miami son los peores del país y a que en los últimos años ha estado entre las cinco ciudades más pobres del país. Incluso hace tres años, según la Oficina del Censo, el porcentaje de pobres en la ciudad duplicaba la media nacional, con el 26% de su habitantes.


Como si esto fuese poco, están los problemas de corrupción. Según Forbes, “404 funcionarios públicos fueron hallados culpables de delitos durante esta década en el sur de Florida”.


Pese a todo esto, Miami -la cuarta área urbanizada más grande de Estados Unidos detrás de Nueva York, Los Angeles y Chicago- sigue siendo una urbe atractiva para los turistas (especialmente de Latinoamérica).


En 2010 la tasa de ocupación hotelera creció 8%, los cruceros llenaron sus puertos en el último trimestre del año pasado, con 1.140.000 pasajeros (alberga el mayor volumen de este tipo de navíos) , mientras que el aeropuerto internacional tuvo una cantidad récord de pasajeros el año pasado, con 35.700.000 viajeros.