*

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 38

Máquinas tragamonedas

Señor director: En la carta publicada el miércoles pasado de Edmundo Dupré, gerente general de Polla, se plantean algunas preguntas que creemos necesario responder: 1) Nadie puede dudar que por seguridad, transparencia y bien público es imprescindible que toda actividad industrial y comercial debe estar debidamente regulada, dentro de un marco jurídico claro de derechos […]

Señor director:

En la carta publicada el miércoles pasado de Edmundo Dupré, gerente general de Polla, se plantean algunas preguntas que creemos necesario responder: 1) Nadie puede dudar que por seguridad, transparencia y bien público es imprescindible que toda actividad industrial y comercial debe estar debidamente regulada, dentro de un marco jurídico claro de derechos y deberes. De lo contrario, se abren oportunidades para que industriales y comerciantes realicen actividades que podrían ser ilícitas.

2) En Fiden aspiramos a una regulación que nos permita proyectar nuestra actividad dentro de un marco jurídico que establezca normas. Cualquier emprendedor serio y con visión de futuro debe estar dispuesto a precisar el marco legal en que se desenvuelve y acatar normas que de allí se deriven. Así ha sido nuestro caso, estando dispuestos a proponer medidas que son producto de nuestro conocimiento de una actividad que realizamos hace más de 40 años.

3) La regulación de la industria de la entretención popular es necesaria. Debe hacerse en términos modernos y pluralistas, que no privilegie monopolios ni privados ni estatales; que respete la actividad económica de los pequeños emprendedores que hoy procuran su sustento en torno a esta actividad. Si para lograr el bien de muchos es preciso renunciar a beneficios y utilidades de unos pocos, estamos dispuestos a hacerlo. Ese es el sentido de nuestra propuesta presentada a la autoridad y expresada en el proyecto de acuerdo de la Cámara de Diputados Nº 993, del 10/09/2013.

Carlos Clavijo Z.

Presidente Fiden A.G.  

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 30

Máquinas tragamonedas

Señor director: En carta del gerente general de Polla, publicada ayer, se refiere a mi persona por haber ejercido como “vocero” de una propuesta de regulación que elaboré para la  Asociación Gremial de Operadores, Fabricantes e Importadores de Entretenimientos Electrónicos (Fiden).  En primer término, mi asesoría corresponde a un trabajo profesional orientado a la elaboración […]

Señor director:

En carta del gerente general de Polla, publicada ayer, se refiere a mi persona por haber ejercido como “vocero” de una propuesta de regulación que elaboré para la  Asociación Gremial de Operadores, Fabricantes e Importadores de Entretenimientos Electrónicos (Fiden). 

En primer término, mi asesoría corresponde a un trabajo profesional orientado a la elaboración de una propuesta de marco regulatorio, en consideración a que se trata de un fenómeno social y económico innegable y, al igual que la industria de casinos de juego, necesita ser regulada por el bien del país. El resultado de este trabajo se difundió en distintos medios de comunicación y  se entregó a las autoridades del Ministerio de Hacienda y de la Superintendencia de Casinos de Juego. 

Diversos países desarrollados, incluyendo varios de la Ocde (Alemania, Austria, España, Italia, Francia, Inglaterra), algunos estados de EE.UU. y países como Perú, Argentina, han legislado para regular el funcionamiento diferenciado de estas máquinas que no son de azar, en el entendido que su prohibición y la persecución -de alto impacto, económico y social- inevitablemente genera factores negativos para el país, como el funcionamiento clandestino, la falta de transparencia y el incremento de la ilegalidad. 

Respecto de las variadas preguntas que formula Edmundo Dupré en su carta, es evidente que la certeza jurídica que se obtiene mediante una  regulación e institucionalidad adecuada, que opere con reglas claras para todos los involucrados, permitirá el desarrollo y la consolidación de esta industria, de manera de garantizar la fe pública y contribuir al desarrollo, como una actividad más del entretenimiento de adultos. Esto lo puede entender cualquier persona formada en administración o que haya desempeñado cargos ejecutivos en empresas privadas o públicas.

Francisco Javier Leiva V.
Superintendente de Casinos de Juego (febrero 2005 – abril 2012)

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 26

Máquinas tragamonedas

Señor director: La autopropuesta de regulación de la Asociación Gremial de Operadores, Fabricantes e Importadores de Entretenimientos Electrónicos (Fiden) ya había sido explicitada anteriormente en otro medio, teniendo como vocero  al ex superintendente de juegos y casinos, Francisco Leiva. Reconoció él entonces que estas máquinas no están gravadas con tributos, que no existe control sobre […]

Señor director:

La autopropuesta de regulación de la Asociación Gremial de Operadores, Fabricantes e Importadores de Entretenimientos Electrónicos (Fiden) ya había sido explicitada anteriormente en otro medio, teniendo como vocero  al ex superintendente de juegos y casinos, Francisco Leiva. Reconoció él entonces que estas máquinas no están gravadas con tributos, que no existe control sobre su “programación”, disposición geográfica ni número absoluto permitido de ellas, “porque son de juego programado” o de “destreza”. Lo mismo que reitera en su carta a este diario Carlos Clavijo. 

Si dichas máquinas son tan inocuas, ¿por qué autoproponer limitarlas en número, disposición y cuidado en la premiación? ¿Por qué autoproponer usar con máquinas de “destreza” o de “juego programado” la misma medicina que se usa hoy con los tragamonedas en los casinos legales? ¿Por qué autorreducirse la rentabilidad del negocio proponiendo pagar impuestos, como lo hacen los tragamonedas?

Edmundo Dupré E.

Gerente general Polla Chilena de Beneficencia 

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 54

Máquinas tragamonedas

Señor director: Nuestra lucha de más de una década por lograr una regulación justa para nuestra industria de la entretención popular comparte lo medular de lo expresado por el  gerente general de la Polla Chilena de Beneficencia en carta a su diario: la necesidad de contar con un marco jurídico definido y una normativa clara, […]

Señor director:

Nuestra lucha de más de una década por lograr una regulación justa para nuestra industria de la entretención popular comparte lo medular de lo expresado por el  gerente general de la Polla Chilena de Beneficencia en carta a su diario: la necesidad de contar con un marco jurídico definido y una normativa clara, indispensables para el buen funcionamiento social y económico de toda actividad industrial y comercial. Creemos que nuestros legisladores tienen  conciencia de ello.

No compartimos, sin embargo, que se legisle para ampliar concesiones monopólicas, ni entregar privilegios a unos pocos con perjuicio de miles de personas que trabajan en nuestra industria, que funcionan con patentes debidamente otorgadas y que pagan impuestos.

Hablamos de “entretención popular”, porque nuestros juegos son accesibles a personas cuyos ingresos no les permiten acceder a los Casinos de Juego. Las máquinas que funcionan en locales y almacenes no son de azar y técnicamente son identificadas como “Máquinas de premio programado”. Se las ha debido homologar a las máquinas de “destreza” que existen en nuestros locales, precisamente porque no son de azar y porque no existen disposiciones legales que las prohíban. No hay eufemismos, sólo una descripción de una realidad que requiere ser regulada.

Carlos Clavijo Z.

Presidente Fiden

Edición Impresa Cambiar fecha
/ Pág. 34

Máquinas tragamonedas

Señor director: Lo que el presidente de la Fiden Carlos Clavijo llama “máquinas recreativas de premio programado” y el “emergente negocio del juego online” en carta publicada el martes, no son otra cosa que los tragamonedas en el comercio retail y los sistemas que funcionan mediante Internet, como se les conoce. Este eufemismo de la […]

Señor director:

Lo que el presidente de la Fiden Carlos Clavijo llama “máquinas recreativas de premio programado” y el “emergente negocio del juego online” en carta publicada el martes, no son otra cosa que los tragamonedas en el comercio retail y los sistemas que funcionan mediante Internet, como se les conoce. Este eufemismo de la “destreza” está presente tanto en Europa y Norteamérica como mecanismo para evadir la legislación penal vigente. 

Las máquinas tragamonedas han sido atacadas por los estados con diversas políticas y regulaciones. Ellas van desde la prohibición legal, hasta entregar la concesión legal de las mismas a grandes conglomerados de empresas importadoras privadas, pasando también por la entrega del monopolio de la importación de estas máquinas a empresas estatales, que son las encargadas de venderlas y distribuirlas mediante un contrato ad hoc con la legislación vigente.

En los países donde estas políticas y regulaciones han controlado este flagelo, nadie ha vuelto a indicar que  son máquinas de “destreza” para la “entretención popular”. Son lo que son: máquinas tragamonedas en locales retail. Si están debidamente concesionadas, entonces tienen control de pago de impuestos, con pago de premio justo, sin avisaje de “enganche” y en disponibilidad cuantitativa y geográfica limitada y regulada en línea.

Edmundo Dupré E.
Gerente General Polla Chilena de Beneficencia

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 36

Máquinas tragamonedas

Señor director: En relación con el tema de las máquinas tragamonedas que operan fuera del marco de la ley, queremos destacar un hecho que marca un precedente. Por decisión unánime, la Tercera Sala de la Corte Suprema confirmó la resolución de la Corte de Apelaciones de San Miguel, que dejó firme  la decisión de la […]

Señor director:

En relación con el tema de las máquinas tragamonedas que operan fuera del marco de la ley, queremos destacar un hecho que marca un precedente. Por decisión unánime, la Tercera Sala de la Corte Suprema confirmó la resolución de la Corte de Apelaciones de San Miguel, que dejó firme  la decisión de la Municipalidad de Melipilla de no otorgar patente y clausurar un local de tragamonedas por considerar que se operan máquinas de azar y no de destreza.

Este fallo, que se basa y sustenta en la Ley 19.995, ratifica la ilegalidad de las máquinas tragamonedas que operan fuera de los casinos legalmente establecidos, marcando un precedente para el actuar de otras municipalidades y descartando el argumento que habla de “máquinas de juego programado o de habilidad”.

Queremos insistir en que hay una ley promulgada que debe cumplirse. Muchos inversionistas internacionales que creyeron en la seriedad de nuestro país están esperando que el Estado simplemente cumpla la ley por la cual fueron convidados a invertir. No existen vacíos legales, a pesar de que algunos sectores insistan en este punto. Esperamos que las autoridades pertinentes tomen el caso de Melipilla como un ejemplo y obligación a seguir.

Rodrigo Guíñez Saavedra
Gerente gral. Asociación Chilena de Casinos de Juego

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 48

Máquinas tragamonedas

Señor director: En un editorial publicado el 11 de abril titulado “Propuesta de regulación de las máquinas tragamonedas”, hay  opiniones que reflejan sólo uno de los aspectos que enmarcan el fenómeno social en torno a las máquinas tragamonedas que funcionan fuera de los casinos. El fenómeno de estas máquinas, físicamente iguales pero técnicamente distintas, es […]

Señor director:

En un editorial publicado el 11 de abril titulado “Propuesta de regulación de las máquinas tragamonedas”, hay  opiniones que reflejan sólo uno de los aspectos que enmarcan el fenómeno social en torno a las máquinas tragamonedas que funcionan fuera de los casinos.

El fenómeno de estas máquinas, físicamente iguales pero técnicamente distintas, es global y países como España y EE.UU. ya lo han regulado. En Chile, sin embargo, sólo se regulan las máquinas que técnicamente pueden funcionar dentro de un casino,  no las de este nuevo tipo. Por tanto, de acuerdo a la ley chilena y lo ratificado en numerosos fallos judiciales y de la Contraloría General de la República, las máquinas que operan fuera de los casinos no son ilegales, por tratarse de “máquinas de juego programado”, técnicamente distintas.

Es precisamente por la ambigüedad legal en que se encuentran que tanto el proyecto de ley del gobierno, como la moción de los senadores Rossi, Rincón, Quintana y Bianchi, más el trabajo que está realizando el ex superintendente de Casinos, Francisco Leiva, con Fiden, apuntan a dar un marco legal que regule la operación de este tipo diferente de máquinas tragamonedas.

La magnitud del fenómeno social y económico que hay detrás de la entretención con juegos electrónicos requiere  un marco legal que posibilite una regulación justa, que norme la industria en todos sus aspectos: técnicos, económicos y sociales, a modo de asegurar la transparencia, seguridad y la fe pública, permitiendo a los miles de microempresarios y operadores realizar su actividad sin amenazas ni persecuciones. Frente a esta realidad, la prohibición no regula el problema.

Ramón Sepúlveda
Vicepresidente de Fiden