*

Edición Impresa Cambiar fecha
País / Pág. 2

Los desafíos de Chile al 2080

[conmemoracion] Sentarse a mirar a Chile de aquí al año 2080 fue el ejercicio que La Tercera hizo para celebrar el cumplimiento de sus 65 años presente en la historia del país. Autoridades, expertos, académicos y jóvenes apuestan por el futuro.

por
M. Sánchez y JP Iglesias

Pensar Chile al año 2080 fue el desafío planteado. No constituyó dificultad alguna imaginarse lo que vendrá, pero sí se puso un poco cuesta arriba tratar de identificar cómo el país llegará a convertir en realidad lo que hoy todavía son sueños, ideas y proyecciones.


La única regla de este ejercicio puesta a cada experto y entrevistado para esta edición especial fue mirar hacia el futuro sin límites, pero partiendo de la base de cómo está el país actualmente.


La primera pregunta que surgió fue cuántos seremos, y según el último informe de población mundial de la ONU, en 65 años más en el mundo habrá más de 10 mil millones de personas. Mientras que los chilenos seremos casi 21 millones, con una expectativa de vida para los hombres de entre 85 y 90 años y para las mujeres entre 90 y 95 años.


Los jóvenes de hoy, que serán los adultos del mañana, sostienen que una de las preocupaciones que deberían existir para que no se transforme en un problema irreversible en el futuro es el medioambiente. De hecho, los expertos advierten que las disputas mundiales por el agua serán un tema recurrente en los gobiernos y en la población.


Un punto de coincidencia que esbozaron los distintos especialistas consultados es que para que Chile logre cumplir con sus anhelos debe partir ahora con los cambios estructurales, pero de manera integral. Ello, porque cada vez que se ha tenido la oportunidad para dar el salto al desarrollo en estos últimos 65 años “nos hemos hecho zancadillas”, reflexiona el ex Presidente de la República Sebastián Piñera.


Otro ejemplo de cómo abordar los cambios que vienen es imaginando una sociedad moderna, como lo destaca el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés. “Algunos creen que el desarrollo pasa por una respuesta breve y aritmética: cierto nivel de ingreso per cápita. No estoy de acuerdo”, señala la autoridad.


Más radical aún es pensar qué educación recibirán los niños del futuro. Aquí se abrió paso de inmediato la postura del creador del concepto “nativos digitales”, Marc Prensky, respecto a que la sala de clases que hoy conocemos no será igual, al contrario, tenderá a desaparecer. Junto a ello, la educación especializada será lo más demandado.


¿Desastres naturales? Son impredecibles, pero sí los expertos tienen claro que el desierto seguirá avanzando, así como también que se elevarán las temperaturas y la acidez del mar.


Tampoco quedó fuera la tecnología: estratopuertos, aviones con líneas magnéticas para aterrizajes, acueductos que cruzarán el país y más de 300 astrónomos chilenos serán parte del Chile que camina hacia el año 2080.