*

Edición Impresa Cambiar fecha
Santiago / Pág. 33

Los 40 años del edificio del Centro Cultural Gabriela Mnstral

Algunos de sus artífices rescatan parte de la historia de este ícono arquitectónico de Santiago, que cumplirá cuatro décadas.

por
Rodrigo Miranda
Los 40 años del edificio del Centro Cultural Gabriela Mnstral

Tuvo usos antagónicos: desde ser la construcción símbolo del gobierno de Salvador Allende hasta la sede del régimen de Pinochet. 40 años cumplirá el edificio del Centro Gabriela Mistral, ex Unctad III y Diego Portales.


Comenzó a erigirse en diciembre de 1971 para albergar la Tercera Conferencia de Comercio y Desarrollo de Naciones Unidas (Unctad III). Su construcción demoró el récord de 275 días y todos los involucrados en el proyecto, desde los arquitectos hasta el último colaborador, recibieron el mismo sueldo: el salario de la época de un obrero calificado.


En paralelo, obras de los artistas Roberto Matta, Nemesio Antúnez, Federico Assler, Mario Carreño, Roser Bru, Guillermo Núñez, José Balmes y Gracia Barrios se emplazaron en el edificio incorporándose a su arquitectura.


Después de realizarse la Unctad, el recinto fue bautizado como Centro Cultural Metropolitano Gabriela Mistral, pero el golpe de Estado de 1973 cambió su función: se transformó en sede de la junta militar y se rebautizó Diego Portales. Luego fue Ministerio de Defensa y centro de convenciones y estuvo abierto al peatón hasta que fue rodeado de rejas, perdiendo su vocación pública de corredor entre Alameda y Parque Forestal.


Aunque gran parte del edificio original fue demolido, en septiembre del año pasado retomó su nombre y destino original, bajo la nueva sigla GAM (Centro Gabriela Mistral). La remodelación estuvo a cargo del arquitecto Cristián Fernández, quien diseñó un proyecto que dialoga con la primera construcción, al crear un paseo peatonal hacia Lastarria.


275 días


Luego de la apertura del nuevo centro, se repitió el gesto de los 70 y los artistas chilenos contemporáneos Mario Navarro, Cristián Silva Soura, Leonardo Portus y el colectivo Tup intervinieron su arquitectura con obras que permanecerán ahí. El título del proyecto, a cargo de los curadores Paulina Varas y José Llano, es “275 días. Sitio, tiempo, contexto y afecciones específicas”.


En paralelo a estas obras estables, el viernes pasado, en el propio GAM se realizó un seminario transmitido vía streaming donde asistieron algunos de los protagonistas históricos de su construcción original: el arquitecto Jorge Wong, la abogada Fabiola Letelier (una de las organizadoras de la conferencia Unctad) y la diseñadora Pepa Foncea.


“La ONU le pidió a Allende un edificio de 40 mil metros cuadrados para la conferencia. Quedaban 300 días y se empezó a construir. Los obreros trabajaron 24 horas en tres turnos, no pararon”, explicó Jorge Wong. “Tras el golpe volví al edificio. Los militares habían puesto muebles franceses de terciopelo y toda señal de modernidad se había perdido”, señaló Fabiola Letelier.


“Este lugar sigue siendo de la pertenencia de muchas personas. Hay una latencia de sueños y deseos colectivos”, dice Paulina Varas. “Es un dispositivo político y representa la mejor manera de construir un deseo en común”, remata José Llano.