*

Edición Impresa Cambiar fecha
Tendencias / Pág. 15

Lo que pasa cuando alguien dice que quiere más a un hijo que al otro

Lo hizo la bloguera norteamericana Kate Tietje desatando un aguacero de críticas, que la llevaron de su blog a la revista Time. ¿Defensas? Las hubo, aunque más tardías y menores en número.

por
Patricio Lazcano

“Okey. Este posteo es serio. Es algo que he estado pensando durante mucho tiempo, pero tenía miedo de decirlo. Sin embargo, puede que no sea la única que se siente así. Porque las madres no somos perfectas. Tal vez pretendemos serlo cuando estamos delante de otras madres, para no ser juzgadas por nuestros errores. Pero todos los cometemos. Así que he tomado un respiro, y lo voy a compartir. Creo que quiero un poquito más a mi hijo que a mi hija”.


Kate Tietje (26), colaboradora en el blog de Babble.com (un popular sitio estadounidense para padres, con más de un millón de visitas únicas mensuales), había posteado desde cómo lidiar con el insomnio, pasando por mamaderas y hasta consejos culinarios para niños (su tema favorito), pero el pasado 15 de marzo hizo una inflexión en su habitual bitácora, patentando su estremecedora revelación. “Se me partió el corazón cuando pensé en su hija. Espero que NUNCA pueda leer esto. La destruiría”, replicó Jen, en uno de los más de 400 comentarios que desató su confesión, antes de que la administración del sitio cerrara la entrada. “Si mi hija leyera esto, sería feliz. Le ayudaría a entender que no soy perfecta, pero la quiero y por ella siempre estoy tratando de mejorar”, rebatió Kate en el foro.


No fue la única crítica. Otra centena de usuarios la conminó a eliminar el posteo, para reducir la posibilidad de que su hija algún día lo leyera.


Su comentario traspasó la blogosfera, alcanzando reportes en otros medios estadounidenses, el diario El País, sitios canadienses, latinoamericanos. Incluso le valió un artículo en la revista Time, donde Bonnie Rochman también lamentó su confesión. “Espero que Tietje haya comenzado a ahorrar dinero para las facturas del tratamiento de su hija”, escribió.


De la cocina al horno


Kate es una ex profesora particular de música, ferviente cristiana, casada con Ben (de 26 años, a quien conoció por internet cuando ambos tenían 20 años) y ahora una incipiente escritora, con dos títulos en estanterías: Súper alimentos para un embarazo saludable y En la cocina – alimentos básicos reales.


Es su veta natural y el eje de su propia web, La Mamá Moderna Alternativa, donde aconseja cómo alimentar saludablemente a una guagua.


Tiene dos hijos y otro en camino. Bekha (3), la niña a la que dice querer un poco menos, y Daniel (2), pero hoy su promisoria carrera como literata culinaria atraviesa un bache. Su popularidad se eleva, pero no por sus recetas de cocina, sino por ser la mamá que reconoce querer más a un hijo. Y desde ese momento ha estado tratando de clarificar su temeraria eclosión.


Por ello escribió un nuevo posteo en Babble, esta vez bajo el título No soy una madre perfecta, una apología a su primera entrada. “Mi reciente comentario generó muchas respuestas. Muchas negativas. Al principio me sorprendí y me sentí herida por ellos, pero luego me di cuenta de un par de cosas: 1. Ninguno de ustedes en ‘el mundo de internet’ me conoce lo suficientemente bien como para entender por qué quise escribir y publicar algo así (en realidad, lo saqué por un tiempo, pero mis amigos de la vida real me animaron a volver a colocarlo). 2) …ustedes han tenido los mismos pensamientos acerca de uno o más niños alguna vez… y más oscuros, pero encontraron obsceno sacar estos pensamientos a la luz del día”.


Réplicas positivas


Esta vez, no todas las réplicas fueron negativas. Michele apuntó que “hay que tener muchas agallas para poner eso. Estoy segura de que otras madres piensan lo mismo”. Anna agregó: “Leyendo este posteo siento que sólo tengo que decir ¡bravo!”.


Pero tal vez el capítulo más temerario de su alegoría es cuando insinúa que ante una situación extrema, optaría por su hijo. “Creo que no sería tan malo si perdiera a mi hija, mientras nunca tenga que perder a mi hijo”. La cita fue editada y hoy ya no puede visualizarse en el blog, el que fue suavizado con “hay momentos -en mis pensamientos, como la película La decisión de Sophie– en que me pregunto a cuál de los niños sería realmente peor perder… si me obligaran a elegir. Inmediatamente me siento horrible y quiero ir a abrazarlos, sin dejarlos ir…”.


Sin embargo, los usuarios que alcanzaron a leer el posteo original, atacaron, desatando la furia de Tietje. “Si no les gusta, fuera de aquí. Soy una madre impresionante y no tengo que justificar nada a ninguno de ustedes”. Fue su último comentario.


Tal vez, entre las casi 700 réplicas (sumadas las dos entradas), el usuario “E@ AH! Apóstrofe” fue el más comedido. “Aprecio su honestidad, pero caramba, algunas cosas no pueden ser hablada en voz alta. Creo que esta es una de esas”.