*

Edición Impresa Cambiar fecha
Deportes / Pág. 49

La historia es lapidaria con el sueño cruzado

Ningún equipo chileno ha podido dar vuelta una llave que inicia con dos o más goles en contra en la Copa.

por
F. Siredey. Estadísticas: Luis Navarrete
La historia es lapidaria con el sueño cruzado

El plantel de Universidad Católica se había acostumbrado a las constantes celebraciones en la actual edición de la Copa Libertadores. Incluso se había dado el lujo de transformarse en el primer cuadro chileno en obtener triunfos en calidad de visita sobre equipos argentinos (Vélez) y brasileños (Gremio) en una misma edición del certamen, situación que ratificaba el auspicioso momento que vivía el equipo.


Sin embargo, la dura caída sufrida en la ida de cuartos de final ante Peñarol (0-2), debido principalmente a los errores de Paulo Garcés, cambió radicalmente el panorama de los dirigidos de Juan Antonio Pizzi, que incluso los obliga esta noche a ganar por tres goles de diferencia si es que quiere acceder a semifinales. El objetivo es complejo, no sólo porque este año no han podido establecer aquella diferencia en la cita, sino también porque nunca un equipo chileno ha podido dar vuelta, en la Libertadores, una llave con dos goles o más en contra.


En total, son 14 las ocasiones en las que equipos nacionales han llegado al partido definitorio con saldo en contra, las que nunca han podido remontar. De ellas, tres pertenecen a los cruzados, incluida la final que disputó en 1993, cuando cayó 1-5 ante Sao Paulo (ganó 2-0 en San Carlos). Las otras dos ocurrieron en 1969, cuando cayeron ante Estudiantes de La Plata (1-3 y 1-3), y en 1990, cuando fue Olimpia el que los dejó fuera (0-2 y 4-4).


Eso sí, si se considera otros torneos internacionales, la respuesta es mejor para el cuadro de Las Condes, considerando que en dos ocasiones ha podido revertir la desventaja inicial. La primera de ellas ocurrió en el ’93 cuando ganaron el título de la Interamericana. En aquella ocasión cayeron 1-3 en la ida ante Saprissa, pero dieron vuelta la llave ganando 5-1 en casa. La otra víctima de los cruzados fue River Plate de Uruguay, en 2008, cuando por la Sudamericana cayó 0-2 y goleó 4-0 de local.


Goleadas de Pizzi


Pese al revés sufrido en Uruguay, la ilusión de los cruzados es evidente. Y así lo hacen notar en todo momento. “Estamos muy motivados para la tarea que tenemos que hacer”, decía ayer el volante Jorge Ormeño. Es que están conscientes de que pueden lograr el objetivo, pese a que sólo en una ocasión han podido golear a un rival durante la actual campaña, cuando en abril vencieron 5-2 a Cobresal. Pero la era Pizzi también contempla otras goleadas, producidas el año pasado, cuando obtuvieron el título. Vencieron 4-1 a O’Higgins, San Luis y Ñublense (de visita), sumado al 5-0 que propinaron a Everton y que determinó el descenso de los “Ruleteros”. Esa “racha” es la que esperan ampliar hoy, para así mantener la ilusión de seguir con vida en la cita.