*

Edición Impresa Cambiar fecha
País / Pág. 6

Karadima: Vaticano mantiene condena, pero descarta a un menor como víctima

Arzobispo dio a conocer que la Santa Sede condenó definitivamente al ex párroco, quien reiteró su inocencia.

por
J.Poblete, P.Carrera, C.Argandoña y T.Meruane
Karadima: Vaticano mantiene condena, pero descarta a un menor como víctima

“Ustedes se pueden imaginar cómo puede quedar una persona frente a una decisión como ésta. Una persona que piensa que ha ejercido su ministerio en forma fecunda. Sin duda, es una situación de mucho dolor”. De esta manera resumió el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, su encuentro con Fernando Karadima, pasado el mediodía de ayer. Un encuentro en que el octogenario clérigo fue notificado de que la causa eclesiástica en su contra, iniciada en 2005, había llegado a su fin.


La reunión entre el obispo y Karadima se produjo en el convento de las Siervas de Jesús, de Providencia. En ese lugar, el ex párroco de El Bosque reside desde enero, cuando fue notificado del fallo de primera instancia del Vaticano, que lo condenó por abusos de menores y adultos, además de abusos de poder.


Allí estaban también el ex párroco de El Bosque Juan Esteban Morales y el vicario de la Zona Cordillera, Fernando Vives. Ambos oficiaron de testigos de lo que ocurrió después: rezaron y Karadima firmó el decreto de dos páginas, por el cual el Vaticano ratificó la sentencia en su contra, rechazando así la apelación del presbítero, que argumentaba faltas al debido proceso.


El único reconocimiento que hizo la Congregación de la Doctrina de la Fe a la apelación fue la eliminación del ex feligrés Luis Lira Campino como víctima menor de edad.


Fuentes eclesiásticas explicaron ayer que si bien Karadima firmó la resolución, mantuvo que era inocente.


Sobre la actitud del ex párroco, Ezzati comentó ayer: ” Espero que él, como sacerdote y como hombre de fe, pueda encontrar también en la oración y en la penitencia (…) el camino para asumir esta cruz”. Añadió que “esto ha sido lo más doloroso de mi vida de obispo”.


La notificación de Karadima cierra la etapa eclesiástica de la investigación, pero abre otras, a las que Ezzati se refirió.


Sostuvo que en el viaje que iniciará hoy al Vaticano consultará a la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre “la residencia definitiva para el padre Fernando”.


Esto, ya que la condena contempla que Karadima seguirá siendo sacerdote, pero no podrá celebrar misa en público y deberá “retirarse a una vida de oración y penitencia”.


Ezzati defendió ayer la sentencia, afirmando que “creo que es lo máximo que podía determinar la Santa Sede”.


Añadió que en su viaje a Roma se ocupará también del grupo de clérigos formados en esa iglesia de Providencia: la Unión Sacerdotal. Una de sus misiones, dijo, será llevar los nombres del visitador apostólico, o interventor, de la agrupación (ver recuadro). Fuentes eclesiásticas explicaron que, tras su regreso de Roma, Ezzati iniciará, además, una serie de visitas al ex párroco.


Pasadas las 20.30 de ayer, el defensor eclesiástico de Karadima, Juan Pablo Bulnes, dejó el convento de Providencia, tras reunirse con el religioso. Afirmó que “estoy muy triste y el padre también (…) como buenos católicos, acatamos la resolución”.


Adelantó que solicitarán flexibilizar el régimen de visitas al clérigo.


Críticas de denunciantes


En la carta leída por Ezzati, el arzobispo afirmó que no sólo comunicó la resolución a Karadima, sino que también “a los cuatro denunciantes”.


Estos afirmaron que esto no ocurrió. El médico James Hamilton sostuvo a Canal 13 que “Ezzati no se juntó nunca con nosotros, ni nos informó”. Sobre la resolución, dijo que “nos hace enfrentar la vida con una sensación de justicia, que de alguna manera devuelve la fe en Dios”.


El periodista Juan Carlos Cruz afirmó que “a ninguno ha llamado monseñor Ezzati, a ninguno”.


Añadió que “se le reconozca como un abusador y un manipulador de conciencia es un castigo enorme y mucho más que si le hubieran sacado el estado clerical”.


El abogado querellante, Juan Pablo Hermosilla, sostuvo que “se cierra una etapa importante del caso y la resolución sirve para disipar las dudas que había con el fallo de primera instancia”.


En el Arzobispado precisaron que la notificación a los denunciantes fue por mail.