*

Edición Impresa Cambiar fecha
Cultura&Entretención / Pág. 56

Joven director británico estrena obras de autores chilenos

Hoy y mañana Andrew Gourlay estará al frente de la Orquesta Sinfónica.

por
Jorge Letelier
Joven director británico estrena obras de autores chilenos

Andrew Gourlay nació en Jamaica y creció entre Bahamas, Filipinas, Japón e Inglaterra. Aunque es difícil imaginarse cómo esta variedad de orígenes pueden fortalecer su trabajo como director de orquesta, el músico de 29 años aventura una tesis: “Desde que era chico lograba llevar las cosas con buen ritmo. Eso tiene que haber sido por estar abierto a otras influencias”, rememora.


Gourlay creció interesado en la música tradicional japonesa pero por sobre todo -y algo comprensible dado su nacimiento-, por el reggae. Pero lo más exótico de su currículum es que siendo estudiante, tocó el trombón con una banda de salsa chilena. “Hice una gran amistad con ellos y aunque ya no los veo, fue importante en mi formación”, cuenta.


Con los años, Gourlay ha labrado una prometedora carrera como director, la que tuvo su mejor momento cuando el año pasado ganó el Concurso Internacional de Dirección Orquestal de Cadaqués, en España, uno de los más célebres del mundo en su especialidad. “Muchos de los ganadores anteriores han llegado a ser muy famosos. En Inglaterra han dirigido a la orquesta de la BBC. Yo gané algunas cosas chicas en el pasado, pero no se comparan. Es una competencia muy importante”, cuenta.


Uno de los premios del concurso es dirigir a 29 orquestas de todo el mundo, y la Sinfónica de la Universidad de Chile es una de ellas. Así es como hoy y mañana conducirá en el Teatro U. de Chile (19.30 hrs.) la Sinfonía N° 3 de Rachmaninov y dos estrenos de compositores chilenos: Et, de Marcos Stuardo, y el Concierto Ahad para Percusión y orquesta , de Edgardo Cantón.


Gourlay llega a Chile como una de las promesas de la dirección orquestal en Europa. Es el director asistente de la famosa Orquesta Hallé de Manchester, la más antigua de Gran Bretaña y cuyo titular es Sir Mark Elder. Ha conducido a la London Symphony Orchestra y a la Filarmónica de la BBC. Además, el sello Gramophone lo eligió el 2010 como una figura a la que “hay que ponerle atención”.


“Cada par de semanas hago un concierto con la Hallé”, dice Gourlay. “Cuando estaba en la escuela en Manchester, solía ir a escucharlos ensayar y leí libros sobre ellos. Es una experiencia única trabajar allí”.


Sobre las piezas de compositores chilenos que conducirá, el británico dice que están “extremadamente bien escritas, con rasgos muy particulares”. Sobre la obra de Cantón, cuenta que tiene una sonoridad muy sudamericana, pero con diversas influencias “como la tabla hindú y el djembe africano. La obra trata de unirlo todo y es muy armónica”.


Con respecto a Et, de Stuardo, Gourlay destaca que es “una pieza muy lograda de música contemporánea, que se enfoca en las texturas de los instrumentos que entran y se unen de a poco. Es una combinación de corrientes que parecen flotar como el agua, pero con fluctuaciones fuertes”, finaliza.