*

Edición Impresa Cambiar fecha
Cultura&Entretención / Pág. 91

Isidro Ferrer, el español que ilustra con objetos viene a Chile

El diseñador es uno de los invitados de Festilus que parte el 26 de agosto.

por
Denisse Espinoza
Isidro Ferrer, el español que ilustra con objetos viene a Chile

A Isidro Ferrer (50) no le gusta que lo encasillen. Cuando se le pregunta por cómo definiría su estilo de ilustración, se pone serio y dice: “No me gusta hablar de estilos, sino de voz o discurso. No quiero que mi trabajo se convierta en una fórmula matemática, sino en algo vivo, que se va construyendo y cambiando según el problema. Lo que hago es resolver problemas”.


Es cierto. Isidro Ferrer es el español que ilustra con objetos: pedazos de madera, cartón y alambre que mezcla para crear personajes, pero también es mucho más que eso. Isidro Ferrer también hace coloridos grabados, carteles minimalistas en blanco y negro, etiquetas serigrafiadas en botellas de vino y dibujos que mezcla con fotografías para cubiertas de libros.


Con una trayectoria de casi tres décadas, Isidro Ferrer es uno de los diseñadores más importantes de España. En 2002 recibió el Premio Nacional de Diseño, en 2006, el Premio Nacional de Ilustración y entre sus clientes más conocidos figuran Canal +, el diario El País y editorial Santillana. El artista viene a Chile como uno de los invitados centrales de Festilus, el evento de ilustración que por segundo año organiza la galería Plop! y que contempla exposición, charlas y talleres dictados por ilustradores como la argentina Isol, el mexicano Gabriel Pacheco, el colombiano Jairo Buitrago, y los chilenos Alberto Montt y Francisco Olea.


Dentro del evento, que va del 26 de agosto al 1 de septiembre, Isidro Ferrer tendrá dos exposiciones: en galería Plop! exhibirá una veintena de serigrafías y en el Centro Cultural de España, participará de una muestra colectiva con otros artistas ibéricos, exhibiendo una serie de dibujos que realizó para el libro Norcturno de Rafael Alberti. Además hará charlas en Santiago y Viña del Mar.


Cualquier objeto puede servirle a Ferrer para convertirlo en uno de sus personajes. Una ampolleta se transforma en una araña y una tetera puede bien ser el cuerpo de un elefante. El ilustrador saca influencias de las artes plásticas, el teatro y sobre todo la literatura. Entre sus trabajos más celebrados está la serie de portadas para la colección Clásicos Universales de Santillana, donde figuran obras de Shakespeare, Molière y Homero.


En 2007 también ilustró El libro de las preguntas de Pablo Neruda, proyecto que le demoró tres años. “Fue complejo porque con mis ilustraciones debían evitar dar respuesta a las preguntas, de lo contrario habría traicionado al autor. Lo que hice fue construir un relato paralelo donde se muestra el universo de Neruda, los libros, las mujeres, los mascarones de proa, los mapas y laberintos. Para esto leí muchos libros del poeta”, cuenta Ferrer.


Para el diseñador, lo verbal está siempre ligado a lo gráfico y de eso se cuelga para crear sus ilustraciones. “Las imágenes están soportadas en conceptos y al revés. A partir de esa idea es que uso recursos poéticos como la metáfora, la paradoja y la sinécdoque en mis ilustraciones. El humor también es clave. Los españoles somos muy irónicos, nos gusta el doble sentido”, agrega.


Neruda no es la única conexión chilena de Ferrer. A inicios de este año, fue el encargado de escribir el prólogo de la antología Ilustración a la chilena que editó galería Plop! y Ocho Libros. “Me gusta el entusiasmo de la ilustración chilena y su calidad, pero falta consolidar el movimiento, generar una tradición. También es importante crear un lenguaje propio que se vincule con el país, que rescate la identidad local”, concluye Ferrer.