*

Edición Impresa Cambiar fecha
País / Pág. 12

Gregor Kennedy: “No existen los nativos digitales”

El investigador entrevistó a miles de universitarios y determinó que no hay un usuario homogéneo en nuevas tecnologías.

por
Christian Palma
Gregor Kennedy: “No existen los nativos digitales”

Que su hijo maneje programas complejos en el computador no es novedad. De hecho, es comúnmente aceptado que la generación post 90 nació con habilidades para utilizar las nuevas tecnologías y que sus padres no tienen. Son los llamados “nativos digitales”. No todos piensan igual. Gregor Kennedy, profesor del Centro para el Estudio de la Educación Superior y director del programa de e-learning de la Universidad de Melbourne, Australia, cuestiona esta afirmación. Antes de arribar a Chile, invitado por la UC para participar en un seminario, Kennedy conversó con La Tercera.


Usted dice que no basta con haber nacido en los 90 para ser llamado nativo digital. ¿Por qué?


Mis investigaciones y otras internacionales sugieren que no existe una sola “generación net” o nativos digitales basándose en el año en que se nació. No existe un grupo homogéneo cuando se considera el acceso, la propiedad y el uso de la tecnología. Variables como género y país de origen son importantes. En cualquier grupo grande se encontrará un rango de destrezas, habilidades y expectativas sobre la tecnología y su uso, basadas en la diversidad de las experiencias previas. Incluso, si los estudiantes usan tecnología cotidianamente, no necesariamente significa que la puedan usar bien en un contexto académico.


¿Con qué evidencia empírica usted afirma eso?


Un grupo de investigadores en Australia encuestamos a 4.500 estudiantes en varias universidades. Además, investigaciones como la del Centro de Investigación Aplicada de Estados Unidos establecieron una gran diversidad en el uso de tecnología por parte de los estudiantes.


¿Qué son los inmigrantes digitales?


Son personas de otra generación que usan las herramientas. La pregunta para mí no es tanto sobre usar más tecnología, sino cómo usarla para satisfacer las necesidades particulares de una universidad, sus profesores y sus estudiantes. Esto puede ser a través de la entrega de servicios para los estudiantes, dándoles acceso a los mejores recursos, o para crear experiencias de aprendizaje interactivas y que los involucren activamente.


¿Es una herramienta para mejorar la calidad?


La tecnología raramente va a ser la respuesta a los problemas que afectan a la educación superior. Sin embargo, cuando se usa apropiadamente, puede incrementar el acceso, la interacción y el involucramiento activo.