*

Edición Impresa Cambiar fecha
País, Portada / Pág. 9

Gobierno realiza profunda reformulación al Censo 2012

Uno de los mayores cambios es la eliminación del “feriado censal”. El sondeo se extenderá cerca de dos meses.

por
Nicolle Peña L.
Gobierno realiza profunda reformulación al Censo 2012

La segunda semana de abril de 2012, cerca de 8.500 encuestadores -que por primera vez serán remunerados- saldrán a recorrer el país con la misión de realizar el Censo 2012. Este contingente aplicará la nueva encuesta elaborada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), que decidió aplicar una profunda reformulación al proceso, con el objetivo de recopilar mayor cantidad de información y de mejor calidad.


Uno de los principales cambios contemplados es la eliminación del “feriado censal”, que se aplicó hasta el último censo efectuado en 2002, porque la recopilación de datos se extenderá por un período cercano a los dos meses. En ese plazo, las familias serán encuestadas durante sábados y domingos, en horarios que irían desde las 16.00 en adelante, detalló el director del INE, Francisco Labbé.


Si bien el costo estimado de contratar al personal es de US$ 13 millones, Labbé destacó el ahorro que significa para el país en comparación a los US$ 200 millones que significaba el feriado en pérdida de actividad.


El ministro de Economía y presidente de la Comisión Nacional Censal, Pablo Longueira, planteó que “la evidencia internacional indica que la nueva metodología permite mejorar la calidad de los datos. Si uno realiza el censo con personal preparado técnicamente, capacitado y controlable, obtiene mucho mejor información que con un voluntario al que muchas veces no había tiempo de preparar adecuadamente”, explicó.


Francisco Labbé, director del INE, aseguró que además de mejorar la logística y la confiabilidad de los datos, la mayor dotación de encuestadores -hasta el último censo ascendía a 630 mil voluntarios- permitirá ampliar la cobertura y mejorar la comparabilidad internacional. Ello, debido a que, según el INE, el 75% de los países de la región ya ha migrado hacia esta metodología y ya ningún país de la Ocde realiza censos como el aplicado en Chile hasta 2002.


Además, Labbé agregó que permitirá reforzar la seguridad de las personas, pues los censadores estarán registrados. De hecho, el INE pondrá énfasis en la capacitación, chequeo y “control” de los encuestadores, y privilegiará a personas conocidas a nivel local.


El directivo recalcó también que los cambios metodológicos no afectarán a la serie histórica, debido a que se mantendrán preguntas base, como cuál es la residencia habitual. “No tenemos un costo técnico de pérdida de información”, aseveró.


Otra de las características destacadas por Longueira y Labbé fue la posibilidad de determinar las demandas reales de cada localidad. Esto, porque junto con preguntar por la residencia habitual, se consultará en qué lugar ha pasado la mayor parte del tiempo durante los últimos 12 meses. Con esto, se busca definir dónde está radicada la demanda de servicios básicos. Con esta información, acotó Labbé, los alcaldes podrán conseguir nuevos recursos para atender en mejor forma a la población efectiva de sus municipios.


Incorporación de temas


Según el INE, con el objetivo de definir el nuevo cuestionario, durante este año acogieron solicitudes de preguntas emanadas de diferentes organismos. Algunas de las seleccionadas ya se pusieron a prueba en el precenso realizado a mediados de este año. Una de ellas fue adelantada por el director del INE. “Luego del estado civil actual y respondiendo a una solicitud del Movilh, preguntaremos cuál es la situación de hecho”, dijo Labbé (ver nota secundaria).


Otros de los cambios que se aplicarían, en cuanto a temáticas, tienen relación con una mayor amplitud de alternativas en cuanto a ascendencia indígena, lenguas propias; también se incluiría una pregunta vinculada al medioambiente.


Pese a que ayer el INE presentó el borrador de la nueva encuesta a la Comisión Nacional Censal, el cuestionario final será dado a conocer recién la próxima semana. Esto, debido a algunas precisiones hechas por las autoridades. Sin embargo, el jefe nacional del Censo aseguró que el cuestionario aumentaría de 36 a 43 la cantidad de preguntas.


Labbé reconoció que puede haber problemas de duplicaciones y omisiones en las respuestas, pero para ello los encuestadores contarán con un manual de estándar internacional, que se podrá aplicar en cada caso.