*

Edición Impresa Cambiar fecha
/ Pág. 6

Gobierno alista 60 mil controles mensuales con ley de alcoholes que entra en vigor mañana

La normativa reduce de 0,5 a 0,3 gramos el límite para conducción bajo influencia del alcohol y de 1,0 a 0,8, para establecer ebriedad.

por
Manuel Valencia

La nueva ley que endurece los límites y sanciones para los conductores que son sorprendidos bajo la influencia del alcohol o en estado de ebriedad debutará mañana.


Tras más de un mes desde su aprobación en el Congreso, a fines de enero, el proyecto será promulgado y publicado en el Diario Oficial este viernes, luego de una ceremonia que encabezará el vicepresidente Rodrigo Hinzpeter.


La nueva normativa reduce de 0,5 a 0,3 gramos de alcohol por litro de sangre (gr/l) el límite para establecer la conducción bajo la influencia del alcohol. Asimismo, rebaja de 1,0 a 0,8 gr/l el límite para comprobar que una persona maneja en estado de ebriedad. Además, se establece el retiro definitivo de la licencia de conducir a quienes reincidan o para las personas ebrias que maten o causan lesiones graves a un tercero. En ambos casos la ley decreta la detención del infractor.


Junto con la promulgación, el gobierno alista un plan comunicacional, con folletería y avisos radiales y televisivos que se lanzarán mañana, con el objetivo de difundir ampliamente la me- dida entre la población.


“La ley empieza a funcionar altiro. Lo que complica de una transformación así es que la gente sea sorprendida, que no sepa que se produjo el cambio y siga pensando que las reglas antiguas rigen cuando la trans- formación es grande. Es tolerancia cero, es una transformación y hay un esfuerzo comunicacional importante”, explica el ministro de Transportes, Pedro Pablo Errázuriz.


Además del plan comunicacional, en los colegios comenzará a operar el plan “Actitud”, que difundirá contenidos en asignaturas. También se difundirán mensajes preventivos para fomentar un cambio cultural respecto del alcohol.


Paralelamente, Carabineros desplegará un plan masivo de controles que significará cuadruplicar las 2.500 fiscalizaciones mensuales y llegar a las 10.000.


Por su parte, el Servicio Nacional de Prevención y Rehabilitación de Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) apunta a realizar más de 45.000 fiscalizaciones. Para ello, diseñó un modelo que divide al país en tres macrozonas: la norte (Tarapacá a Coquimbo), la sur (O’Hi-ggins a Magallanes), que contarán con una ambulancia cada una, y la central (regiones de Valparaíso y Metropolitana), que tendrá tres ambulancias de control. En total, realizarán cerca de 60.000 controles al mes.


“Hay un compromiso de aumentar las fiscalizaciones, trabajando de manera conjunta la focalización, para que se fiscalice el alcohol. Es la única manera de aumentar el número de fiscalizaciones sin sobreexigir a Carabineros. Se va a implementar de manera progresiva en el año y toma fuerza con la promulgación”, afirma la directora de Senda, Francisca Florenzano.


Un control por persona


El diseño se mantendrá por este año, porque el plan busca que hacia 2013 cada región del país cuente con una ambulancia que realice un control por cada uno de los más de tres millones de conductores del país. Para ello, además, se reforzará el modelo de fiscalización de cuatro carabineros por patrulla. Cada grupo controlará sólo el consumo de alcohol para reducir el proceso de 10 minutos a dos.


Según el estudio “Seguridad vial en Chile”, realizado el año pasado por la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito (Conaset), el 23% de los consultados reconoce conducir tras haber bebido. Pese a ello, el 91% dice que manejar con alcohol genera mayor probabilidad de causar accidentes.


Para el ingeniero investigador de Prevención de Accidentes Viales de la UC, Francisco Fresard, regular el alcohol al volante “tiene una reducción significativa en el número de accidentes fatales, no obstante, existen otras medidas con muy buenos resultados”. Entre ellas, se encuentran “restricciones de alcohol en conductores novatos, aumento de la edad de consumo de alcohol, obligar a todos los vehículos a tener un alcoholímetro que impida el arranque en caso de dar positivo o requisar el vehículo al conductor reincidente por alcohol”, opina Fresard, experto del área de estudios de Transporte y Logística del Dictuc.