*

Edición Impresa Cambiar fecha
País / Pág. 28

Familias recurren a empresas de entrenamiento emocional para empezar el año escolar

Los padres solicitan los servicios de estos profesionales para que animen a sus hijos a sacarse mejores notas y eleven su autoestima.

por
Patricia Reyes , Santiago
Familias recurren a empresas de entrenamiento emocional para empezar el año escolar

Trinidad, de 11 años, y María José, de 13, llegaron puntuales a Espacio Riesco durante la primera quincena de enero. Pensaban que iban a una clase de tres días sobre técnicas de estudio, pero la sorpresa fue mayor cuando les pidieron escribir en una tabla delgada todas aquellas cosas que las limitaban para ser mejores. Luego debían quebrar la tablilla, al estilo de artes marciales. Esta es la primera experiencia que vivieron los 80 escolares de entre 10 y 14 años en el seminario convocado por TLP Group, empresa creada hace medio año dedicada a entrenar a los niños en técnicas emocionales y hábitos de estudio. Los niños y sus padres sacrificaron tres días del verano e incluso hubo familias que se repitieron el plato, llevando a varios de sus hijos a alguno de los tres seminarios que organizaron.


Esta es una de las empresas que este verano se lanzaron a captar a más de 300 padres e hijos con conflictos para enfrentar el año escolar. Los apoderados que buscan esta alternativa generalmente están preocupados por dos cosas: sus hijos tienen bajas notas y no saben cómo enfrentar su falta de motivación o tienen problemas emocionales que les dificultan su convivencia en el colegio. El costo de estas sesiones fluctúa entre los $300 mil y $ 500 mil pesos.


En el primer caso está Salvador Ríos. Su hijo del mismo nombre y con 16 años salía de segundo medio sin ganas de seguir estudiando. Luego de asistir a las charlas de TLP Group, cuenta su padre, las conversaciones en casa giran en torno a qué quiere estudiar en la universidad y qué requisitos le piden. Sabe que no será fácil superar su promedio 4,8, “pero ahora cree que puede ser el mejor”, dice su padre.


Según explica Pablo Menichetti, director de TLP Group, los padres se acercan porque no saben cómo hacer que sus hijos tengan ganas de estudiar y consideran que la escuela no les entrega las herramientas para que “aprendan a aprender”. “Los padres se desesperan porque no saben cómo hacer que sus hijos aumenten su autoestima, tengan grandes metas en la vida y se motiven con el estudio”, señala Pablo.


Las clases, que van desde las 9 de la mañana hasta las 8 de la noche, incluyen técnicas de memorización, lectura veloz, y desarrollo de la inteligencia emocional para aumentar la motivación y elevar la autoestima (ver recuadro). El efecto es tal, que tras cada jornada los niños salen convencidos de que pueden ser los mejores.


A domicilio


Otra iniciativa que cobró fuerza este verano fue la de la sicóloga Patricia Tempple. Trabaja hace cuatro años haciendo entrenamiento y este verano trabajó con 20 niños, aumentando en un 25% el número respecto del año pasado.


Las sesiones son de aproximadamente una hora de trabajo sicológico y tres de aspectos como la relación con sus pares, orientación vocacional y control y manejo de las emociones.


Tempple señala que esta época, justo antes de entrar a clases, es la mejor para intervenir en los niños. “Actuar anticipadamente en los niños puede significar un mejor rendimiento, una mayor integración, motivación e incluso un niño más feliz”. Para la sicóloga, la edad mínima de trabajo es de cinco años. “Los padres piden que los ayuden a generar hábitos en sus hijos y no esperar a que llegue fin de año para preocuparse”.


Una de las empresas que comenzó a hacer este trabajo con niños hace cerca de una década es PNL & Coaching Chile. Atiende todo el año a unos 40 niños y durante los tres meses de verano recibieron a diez niños que realizaron 12 sesiones en promedio. Un ejemplo es Matías (8), que peleaba mucho en el colegio, se aislaba y tenía malas notas. “Con él tuvimos ocho sesiones, donde nos propusimos que tuviera más amigos, entretenerse en el colegio y aprender más rápido”, señaló Alida Talloni, directora del centro. Con ello, el equipo analiza el caso, los hace modificar su visión de las cosas, descubre las habilidades del niño y las potencia.