*

Edición Impresa Cambiar fecha
Negocios / Pág. 10

Estudio: Chile tienen industria financiera más sofisticada de América Latina

Un informe de Boston Consulting Group concluye que el mercado bancario local es el más desarrollado de la región y donde más créditos per cápita hay. Se anticipa mayor concentración de la plaza.

por
Texto: Mauricio Rodríguez K. , Infografía: Paulina Padilla

Con apenas 17 millones de habitantes, no es sorpresa que Chile sea, en tamaño, sólo la sexta economía de América Latina, muy por detrás de México y de Brasil. Pero si se pone el foco en eficiencia y rentabilidad en el negocio financiero, Chile es el mercado donde estar.


Esa es una de las conclusiones de una serie de comparaciones que realizó The Boston Consulting Group -cuya sede regional se halla en Santiago- como parte de su tradicional análisis Global Retail Banking, lanzado en todo el mundo hace pocas semanas.


“Chile es la sexta economía de América Latina, pero la segunda en ingreso per cápita (después de Venezuela); es una plaza bancaria relevante y la más desarrollada de la región en términos de penetración”, dice Jorge Becerra, socio y director ejecutivo de la firma.


En términos absolutos, el mercado financiero local es bastante menor al de Brasil y México. El tamaño de la banca en Brasil es de US$ 1,2 billón y en Chile, de US$ 179.000 millones (las cifras sobre la banca tienen cierre en 2008, por la imposibilidad de uniformar datos con cifras más recientes. Eso sí, “la direccionalidad que indican no ha cambiado”, advierte Becerra). Igualmente, la industria aseguradora en Brasil vale US$ 39.000 millones y en Chile, US$ 6.000 millones.


Pero con relación al PIB, Chile es la plaza más desarrollada de la región en ambos sectores, y uno de los más avanzados en gestión de activos y mercado bursátil.


“Si uno es Bank of America deseando abrir operaciones en la región y busca escala, probablemente optará por Brasil o México. Pero si un inversionista busca rentabilidad, penetración y alta dinámica competitiva, en eso destaca Chile”, dice Becerra.


En Chile, mientras los activos bancarios corresponden prácticamente al 100% del PIB, las colocaciones equivalen a casi dos tercios de éste. Ambas lecturas son muy superiores a las del resto de la región.


La penetración, asimismo, es altísima en Chile versus la región: los activos bancarios en Chile son de US$ 10.690 por habitante, contra poco más de US$ 6.000 en Brasil, y las colocaciones, de US$ 6.543 per cápita, contra los US$ 2.518 de Brasil.


Con todo, las lecturas de penetración bancaria en Chile todavía muestran un importante rezago respecto de los países de la Ocde. Por ejemplo, en España y Francia los activos duplican o triplican el PIB, siendo las colocaciones mucho más altas también.


A juicio de Becerra, esta brecha representa oportunidades de crecimiento, estimando que “las colocaciones, que son más importantes para medir la penetración, pueden llegar a 70% o 75% del PIB en los próximos cinco años, desde el 59% actual”, dice el ejecutivo.


El análisis de BCG no sólo muestra al sector bancario como el más sofisticado de la región, sino que también como uno de los más rentables del mundo. En el estudio, la banca chilena exhibe un retorno sobre patrimonio cercano a 20%. En ese nivel, comparte un sitial similar al de Brasil y China.


En la muestra, no obstante, es Perú la plaza más rentable, toda vez que tiene una población muy poco bancarizada y sofisticada, con lo cual la banca en dicho mercado puede operar con muy amplios márgenes de utilidad.


Tal como sucede en México, mercado bancario de gran escala, la concentración de los activos es muy apretada en Chile, con cinco bancos que se reparten el 74% de los activos (Santander, con 20%; Banco de Chile, con 19%; BancoEstado, con 13%; BCI, con 13%, y BBVA, con 7%).


“Observando las tasas de crecimiento, se puede decir que los cinco mayores bancos van a mantener su cuota de mercado o, incluso, podrían elevarla a niveles de 80% en los próximos cinco años”, opina Becerra.


Pero cree que la consolidación del mercado no necesariamente se dará a partir de los grandes bancos. “Es posible que una o dos operaciones de consolidación se den en los próximos dos a cuatro años, pero también tendrá lugar en la cola, vía fusiones o adquisiciones”, agrega el ejecutivo.