*

Edición Impresa Cambiar fecha
País / Pág. 3

El líder de los camioneros que irrumpió en el conflicto

Nelson Ramírez afirma que no simpatiza con ningún partido. Sus cercanos aseguran que su modo de presión es el desabastecimiento.

por
Andrés López, Aysén
El líder de los camioneros que irrumpió en el conflicto

Hace tres semanas, Nelson Ramírez Navarro (39) miraba desde Coyhaique cómo se iba formando el Movimiento Social por Aysén. Hasta ese momento, el presidente del gremio de los camioneros era un personaje externo al conflicto y a las movilizaciones lideradas por los pescadores artesanales. Pero a medida que avanzaban las negociaciones y no se lograban resultados decidió, por orden de los miembros de su sindicato, tomar parte activa y apoyar a los dirigentes ayseninos. El viernes 17 de febrero hizo público su apoyo a las manifestaciones y, dos días más tarde, los cerca de 62 camioneros que pertenecen al gremio bloquearon con sus vehículos totalmente las rutas desde el aeropuerto Balmaceda y Coyhaique Alto, por donde hasta ese momento estaba ingresando desde Argentina el combustible. Esto provocó un desabastecimiento total de combustible y alimentos para toda la región. “Radicalizaron su postura ese domingo, a las 12 de la noche, porque creyó que éste no es sólo un tema de pesca o de un solo sector. Se debían discutir todos los puntos”, señaló un dirigente. Pero Ramírez, que tiene dos hermanas y es el único hombre de su familia, nunca pensó que tendría un rol decisivo dentro del movimiento, dado que no tenía experiencia dirigencial ni manejo con los medios.


Según cercanos a Ramírez, el primer cargo que tuvo dentro del gremio fue el de secretario, en 2010, y un año más tarde, por amplia mayoría, fue elegido para encabezar a los camioneros. Quienes lo conocen indicaron que durante su juventud estudió en el Liceo Politécnico de Puerto Aysén, donde obtuvo el título de técnico en mantención de equipos industriales. Sin embargo, su verdadera ocupación eran los camiones, dado que conducía desde los 18 años para ganarse la vida. Su padre tenía un camión para trabajos minoristas, como transportar leña y animales.


Desde que fue elegido para dirigir el gremio, dejó en claro que no tenía militancia política ni simpatizaba con algún partido. Antes de mostrar su apoyo al movimiento por Aysén, no conocía a ninguno de los dirigentes, con quienes ha tenido una buena relación y ha sido respaldado como uno de los líderes influyentes del grupo. “La relación con los camioneros ha sido buena, nos estamos conociendo ahora. Su fórmula de presión es el desabastecimiento, es su principal arma”, dijo Iván Fuentes, presidente del movimiento.


Radicalización


El punto de inflexión donde comenzó a involucrarse más en las manifestaciones comenzó en la reunión efectuada, la semana pasada, con los ministros de Salud y Transportes, Jaime Mañalich y Pedro Pablo Errázuriz. Fue en la intervención de este último donde hizo ver su molestia, debido a que el secretario de Estado no traía una propuesta clara. Ahí se decidió radicalizar aún más los bloqueos. Primero se interrumpió totalmente el tránsito hacia el aeropuerto y desde el sábado se comenzó a aumentar una hora por día la retención de los vehículos, hasta que el gobierno no entregue una respuesta al petitorio. Desde hoy, los automóviles deberán esperar seis horas para lograr ingresar a Coyhaique.


Uno de los momentos en donde su voz se impuso dentro del movimiento fue el domingo, cuando se opuso a que se abastecieran las bencineras de Aysén y logró que la medida se revirtiera, autorizando sólo el abastecimiento a vehículos de emergencia, la central eléctrica y el hospital de la ciudad. Para él, de haberse concretado el desbloqueo parcial, hubiese sido una señal de debilidad ante el gobierno.