*

Edición Impresa Cambiar fecha
Deportes / Pág. 49

El coach que reimpulsará a Garin

Diego Junqueira, técnico de Juan Mónaco, guiará al chileno. Entrenará en Argentina y España.

por
Carlos González L.
El coach que reimpulsará a Garin

A mediados de junio, Christian Garin y su entorno se dieron cuenta de que era necesario un cambio de rumbo. Había un cierto estancamiento en la relación con el entrenador Martín Rodríguez y, de común acuerdo, las partes decidieron finalizar el vínculo.


Desde entonces, el trabajo del número cuatro de Chile estuvo supervisado por Pedro Villar, director de la Academia de Tenis de Manacor. También hubo espacio para entrenamientos con Rafael Nadal, número dos del mundo, y dueño de Goramendi, la empresa que representa al tenista nacional, y al argentino Juan Mónaco.


Precisamente esta coincidencia permitió allanar la búsqueda del nuevo coach. Así, la conclusión fue que lo mejor para el tenista de 18 años era entrenar con el transandino Diego Junqueira, técnico del ex top 10, hoy ubicado en el 95º lugar de la clasificación.


“Mónaco ofreció compartir a su entrenador con Christian. Creemos que entramos a conformar un gran equipo de competición, que tiene tanto a Diego, que fue 68 del mundo, y a Juan que ni hablar toda la gran carrera tenística que posee”, explica Sergio Garin, padre del jugador nacional. El vínculo comenzará en septiembre.


Por otra parte, se convino que el Tanque entrene en Argentina y en España. “El lugar de entrenamiento será la academia de Guillermo Vilas en Buenos Aires, mientras que durante el verano europeo irá a Manacor”, agrega su progenitor.


Un sobreviviente


Chuky, como es apodado, es uno de los técnicos más jóvenes del circuito, pues apenas tiene 33 años. Como jugador llegó a ser 68º del mundo en 2009 y desde principios de este año dirige a Mónaco.


Sin embargo, en el circuito también es conocido como un sobreviviente, pues a su corta edad ha tenido que superar complejos y peligrosos episodios.


En noviembre de 2010, Junqueira volvía de cenar junto con sus compatriotas Martín Vasallo Argüello, Facundo Bagnis y el entrenador de éste, cuando al momento de tomar un taxi fueron secuestrados.


“En un momento, un auto se nos cruza violentamente. Nos asustamos y lo primero que pensé fue: ‘Uh, qué mal estacionó este”, pero al ver un arma, no quedaban dudas’, relató el nuevo entrenador de Garin a la web de ESPN hace un tiempo. “Se baja el tipo con una pistola al grito de que abran la puerta. No sé si el taxista estaba en complicidad, nunca lo vamos a saber. Se metió uno adelante con el entrenador de Bagnis y otro atrás, con Bagnis, Vassallo y yo. Eramos siete en el taxi y nos apuntaban con armas”, añadió.


Les robaron dinero, sus teléfonos móviles y las tarjetas de crédito. Después de dar vueltas por la ciudad durante 40 minutos, fueron liberados en la periferia.


No hubo heridos, salvo Junqueira que terminó con un ojo a maltraer. “Querían cadenitas, insistían… ‘¿Vos qué tenés?’ Dame el collar, la cadenita, me tiraban de la remera, casi me ahorcaban. Cuando levanté la cabeza para mostrarles que no tenía collar, me comí una piña directa al ojo. Pum, me lo bajó. No pude entrenarme por dos días, pero me puse hielo y después mejoré”, narró.


Pese al incidente, llegó a la final del torneo, donde perdió ante Paul Capdeville.


Esta difícil experiencia no fue la única que vivió, pues en abril de 2011, mientras estaba en Blumenau para jugar un torneo, explotó la caldera del hotel en el que se alojaba. No hubo víctimas, pero sí considerables destrozos. De todos modos, tras el susto llegó a las semifinales del certamen.