*

Edición Impresa Cambiar fecha
País / Pág. 15

El 58% de mapuches no justifica uso de la fuerza para “reclamar tierras”

Centro de Estudios Públicos (CEP) encuestó a 1.493 personas de este pueblo originario, en las regiones VIII, IX, XIV, X y Metropolitana.

por
Ximena Bertin, Carlos Reyes y Carlos Zamorano

Un pueblo mapuche no dispuesto a justificar la violencia, revela la última encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), dada a conocer ayer, y enfocada específicamente en integrantes de este grupo originario, equivalente a un universo de más de 370 mil personas en todo el país. De acuerdo a los resultados de la consulta, aplicada a 1.493 mapuche y 1.606 no mapuche, residentes en las regiones VIII, IX, XIV, X y Metropolitana, el 58% de quienes se reconocen como parte de este pueblo no justifican, bajo ninguna circunstancia, el uso de la fuerza para “reclamar sus tierras” (ver infografía).


Esta última postura, de hecho, se incrementó en 9 puntos porcentuales desde 2006, cuando se efectuó la anterior encuesta de este tipo. “Efectivamente, hoy día la gente no justifica el uso de la fuerza para reclamar las tierras, pero sí se sigue sosteniendo que la restitución de tierras es un mecanismo importante como vía de reparación”, dijo Ricardo González, coordinador del Programa de Opinión Pública


Además, agregó, “la baja de confianza que da cuenta la encuesta, respecto de organismos de representación, como parlamentarios y figuras de gobierno, es señal de que los mecanismos institucionales están fallando para canalizar esa demanda. Por otro lado, explicaría el gran respaldo a aumentar los cupos parlamentarios indígenas”.


En opinión de Juan Carlos Reinao, alcalde de Renaico y presidente de la Asociación de Municipalidades con Alcaldes Mapuches, las crecientes cifras en contra del uso de la fuerza “confirman que, a pesar de todo, los mapuche son un pueblo que valora la resolución pacífica de los conflictos. Entendemos que si bien existen grupos que, debido a la nula respuesta por parte del Estado, han asumido una vía más radicalizada, hay también quienes apoyan otras vías para resolver los problemas que se muestran en la misma encuesta, como la restitución de tierras y el reconocimiento constitucional”.


La encuesta destaca a Carabineros, las FF.AA. y la PDI como las instituciones mejores evaluadas, junto con los alcaldes, tanto por personas mapuche y no mapuche. Sin embargo, el principal conflicto reconocido en el mismo trabajo también es entre Carabineros y las diferentes comunidades.


Para Richard Caifal, abogado y secretario ejecutivo de la Corporación Nacional de Empresarios Mapuche (Enama), esto no es una sorpresa: “La desconfianza no está en la institución de Carabineros, sino en los políticos y sus respuestas a la reivindicación mapuche, y en ese contexto, la policía no es quien debe que dar respuesta a nuestros problemas”.


En cuanto a la percepción de la violencia en la zona, los mapuche que viven en las ciudades muestran porcentajes más elevados que los que mapuches rurales, lo que según el CEP apuntaría a la influencia de los medios de comunicación en el tema.


Por otra parte, los mapuche y no mapuche encuestados consideran que la actual situación política en La Araucanía no sólo es mala o muy mala, llegando a 66% y 68% respectivamente, sino que ha aumentado considerablemente desde 2006, año en que se hizo la misma pregunta a los encuestados.


Respecto de los resultados de la estudio, el werken para asuntos internacionales del Consejo de Todas las Tierras, Aucan Huilcamán, le restó credibilidad al muestreo, indicando que “crea sensaciones y percepciones para distorsionar hechos, e instaurar otras situaciones subjetivas, que en definitiva no son muy útiles para entender un conflicto histórico entre el Estado chileno y el pueblo mapuche”.