*

Edición Impresa Cambiar fecha
País / Pág. 20

Ejército da de baja tres Casa 212 por altos costos de mantención

Institución descarta que la enajenación de sus tres aeronaves -de más de 30 años- esté vinculada con la tragedia de Juan Fernández.

por
Natalia Ramos Rojas
Ejército da de baja tres Casa 212 por altos costos de mantención

Desde hace varios meses, y de forma reservada, el Ejército se encuentra alistando la enajenación de sus aviones Casa 212, serie 100. Las aeronaves de esta serie son las más antiguas -de este tipo- que posee esta institución, y estaban generando altos costos de mantenimiento.


El jefe de la Brigada de Aviación del Ejército, general Iván González, explica que desde el año pasado que se trabaja en la enajenación de tres máquinas, que ya tienen cerca 34 años de funcionamiento y un promedio de 6.000 horas de vuelo cada una.


“Hay un Plan de Desarrollo de la Aviación del Ejército que dura desde el 2012 al 2024, que establece la remodelación de las instalaciones y la actualización de las aeronaves. Esta establece que todos los aviones Casa de la serie 100, por sus años de servicio, ya cumplieron con su vida útil”, explica.


Añadió que los costos de mantenimiento de estas aeronaves estaban resultando superiores a los beneficios que entregaba su operación, debido a que “existe una necesidad de buscar en el mercado tipos de repuestos que desde el punto de vista financiero eran antieconómicos”.


González explica que la decisión de enajenar estos aviones de transporte “no tiene relación con el accidente del 2 de septiembre de 2011”, en donde uno de los aviones Casa 212 de la Fuerza Aérea de Chile (Fach) se precipitó al mar, en el archipiélago de Juan Fernández, provocando la muerte de 21 personas.


“Hace dos años comenzamos con este plan, el cual establece también el cambio de algunas aeronaves, especialmente las más antiguas”, recalca.


La aeronave de la Fach accidentada pertenece a una serie 300, la cual es posterior.


Usos diversos


Sobre el uso que el Ejército ha dado a sus Casa 212 pueden contarse desde el traslado de cajas de alimentos a Punta Arenas, para campañas de Navidad, hasta evacuaciones aeromédicas.


Actualmente, los serie 100 estaban siendo utilizados para el entrenamiento de pilotos y para movilización de tropas. “Por este motivo, se produce un mayor desgaste de las estructuras”, explica González.


Sobre los accidentes que estos aviones han protagonizado en el Ejército, puede contarse el de 1995, en que falleció uno de los tripulantes de la aeronave, al estrellarse una de estas máquinas en las cercanías del aeródromo de Rancagua.


De esta manera, de los cuatro aviones de esta serie que el Ejército adquirió en 1978, quedaron tres operativos.


El Plan de Desarrollo de la Aviación del Ejército también contempla la enajenación de dos aviones Cessna T 41, utilizados para cursos de instrucción de pilotos.


Proceso de enajenación


Tanto los Casa 212 del Ejército como las demás aeronaves que posee la institución dependen de la Brigada de Aviación del Ejército (Bave), con sede en Rancagua.


Para concretar el proceso de enajenación de una de estas aeronaves, la Bave debe emitir un reporte de la situación de los aviones a la Dirección de Logística, entidad asesora de la Comandancia en Jefe de la institución castrense. Ese reporte debe incluir detalles del proceso de mantenimiento y utilidad de la nave.


Estos antecedentes deben ser enviados posteriormente al Ministerio de Defensa, repartición que deberá autorizar la enajenación, que permitirá que estas naves puedan ser vendidas.


Respecto de la eventual compra de nuevas aeronaves de transporte, el general González afirma que, a la fecha, esta materia no ha sido estudiada. “Si este plan de desarrollo establece que existe la necesidad de adquirir otro tipo de avión, se hará, pero hasta este momento se está planificando recién este desarrollo”.