*

Edición Impresa Cambiar fecha
Mundo / Pág. 13

Economía, seguridad y su salud serán los desafíos del Presidente

Los expertos estiman que el Presidente debería enfocarse a la resolución de problemas concretos. El tema del cáncer que padece también ocupará un lugar central en el debate nacional.

por
Fernando Fuentes

A partir del próximo 10 de enero, el nuevo gobierno de Hugo Chávez, que lo tendría en el poder hasta 2019, seguirá avanzando en su proyecto socialista, sostienen los analistas. Sin embargo, éstos mismos consideran que el mandatario podría verse sometido a más presión para cumplir sus promesas electorales, especialmente en el plano económico y de seguridad, dos de las áreas que más preocupan a los venezolanos.

Pero más allá de eso aún se mantiene la sombra sobre la fortaleza de la salud del gobernante, después del cáncer que le fue detectado el año pasado y por el cual se ha sometido a operaciones y tratamientos desde entonces. Así la posibilidad de que no logre un nuevo mandato sigue presente. En caso de que Chávez diese un paso al costado antes de cumplir cuatro años, debería convocarse a nuevas elecciones, pero si eso sucede después de eso, entonces el Vicepresidente venezolano cumpletaría el mandato.

En lo que se refiere a su gestión ejecutiva “el principal desafío de Chávez será el de ocuparse de la agenda del pueblo. No pareciera el momento para darle más importancia a los asuntos de carácter ideológico que a la resolución de problemas concretos como el crimen, el alto costo de la vida y deficiencias en infraestructura”, comenta el politólogo José Vicente Carrasquero. Una opinión similar expresó el consultor Christian Burgazzi, quien estima que “los mismos problemas de hace años, desde antes de Chávez, ahora están acrecentados y empeorados”.

“En el orden económico, a pesar de las ingentes cantidades de dinero, los desequilibrios son grandes, fiscales, cambiarios, inflacionarios, de balanza de pagos, todo se importa y solo se exporta petróleo, desempleo, pobreza, baja productividad, servicios ineficientes y falta de viviendas, entre otros”, enumera Burgazzi.

Por ello, consigna la prensa local, la agenda económica de Chávez reelecto tendría como prioridad la búsqueda de más fondos para financiar sus nuevos planes de vivienda, empleo, pensiones y subsidios. Asimismo, el analista Manuel Malaver dijo a La Tercera que el nuevo gobierno podría “centrarse en la infraestructura física que está deshecha”. El propio mandatario admitió el último día de su campaña que la falla más grave de su gestión había sido la falta de seguimiento de las obras públicas. Pero los “grandes desequilibrios” en la economía venezolana suponen una “situación compleja” para el próximo gobierno, indicó el economista y profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), José Manuel Puente. En ese sentido, los analistas estiman que Chávez incrementará los controles para subordinar el sector privado al interés estatal, sobre todo en fiscalización de costos, niveles de producción y fijación de precios. Además, ven inevitable una devaluación de la moneda local en 2013 para hacer frente al creciente gasto interno, mientras señalan el riesgo de los grandes vencimientos de deuda y mayor dependencia de unos altos precios del crudo.

La victoria conseguida ayer obligará a Chávez a involucrarse más en las elecciones de gobernadores de diciembre tras el reto físico que supuso la campaña presidencial, estiman los analistas. Otro de los grandes desafíos que enfrentará Chávez será el tema de la inseguridad, que él mismo reconoció como un “problema grave”. Venezuela, donde se registró una tasa de 50 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2011, equivalente a 14.092 asesinatos, es considerado el país más violento en América del Sur.