*

Edición Impresa Cambiar fecha
País, Portada / Pág. 2

Desmanes y cacerolazos marcan jornada de protestas

Vándalos destrozaron bancos, casetas de seguridad y levantaron barricadas.

por
C. Palacios e I. Gallegos, Santiago
Desmanes y cacerolazos marcan jornada de protestas

Barricadas, vandalismo y enfrentamiento de encapuchados con carabineros, marcaron ayer la jornada de protesta convocada por la Confech y que se desarrolló en Santiago y regiones.


Los incidentes partieron a las 07.00, cuando en diferentes puntos de Santiago, grupos organizados de manifestantes levantaron barricadas en sectores como Recoleta, en el centro de la capital, Estación Central y Macul.


A las 10.30, los incidentes se trasladaron al sector de Plaza Italia, cuando piquetes de Carabineros impidieron, con bombas lacrimógenas y carros lanzagua, que se desarrollara la marcha no autorizada convocada por la Confech.


Así, los enfrentamientos se trasladaron a Providencia y Santiago Centro, donde estudiantes se enfrentaron con Fuerzas Especiales de Carabineros.


En horas de la tarde, se registraron los incidentes más graves. Estos comenzaron a las 18.30, cuando estaba programada la realización de la segunda marcha no autorizada, convocada por la Confech y el Colegio de Profesores y que debía partir en Plaza Italia.


El accionar policial hizo que los incidentes se trasladaran a diferentes puntos del centro de Santiago, donde se levantaron barricadas.


En el frontis de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile y en Bilbao con Parque Bustamante se registraron los primeros incidentes al anochecer.


Luego, la escena se repitió en el Metro Santa Isabel, Alameda con Portugal y en la esquina de Vicuña Mackenna con Diagonal Paraguay.


En este último lugar, una estudiante fue atropellada por un automovilista que se dio a la fuga, aunque se entregó horas después.


En el frontis de la Facultad de Arquitectura de la U. de Chile, en calle Portugal, la señalética sirvió para construir barricadas e incluso, una caseta de seguridad terminó quemada en la mitad de la calle.


En Vicuña Mackenna, severos desmanes se registraron en la sede del Partido Comunista, donde cerca de las 19.00, un piquete de carabineros ingresó al inmueble, haciendo uso de bombas lacrimógenas, lo que provocó un enfrentamiento.


Ya hacia las 21 horas, las manifestaciones se desplazaron hacia el centro de la capital, luego que numerosos manifestantes se reunieran en el frontis de la Casa Central de la Universidad de Chile, frente al Paseo Ahumada. A esa misma hora, desconocidos provocaron un incendio en la tienda La Polar, ubicada en calle San Diego. La multitienda fue saqueada y una turba atacó a los voluntarios de Bomberos que intentaron controlar el siniestro (ver página 7).


Los incidentes no tardaron en afectar, también, el funcionamiento del Metro de Santiago. Partiendo por la Estación Baquedano, que estuvo cerrada por largos minutos debido a los gases lacrimógenos en su interior.


La medida luego fue ampliada a la Estación Santa Lucía, que, según informó la gerencia de ese servicio, se cerró por las manifestaciones, sin que se les permitiera a los trenes detenerse allí.


Toma de Chilevisión


Mientras se desarrollaban los incidentes, cerca de las 19 horas, un grupo de al menos 80 personas llegó a tomarse las dependencias del canal Chilevisión, interrumpiendo el normal funcionamiento de la emisora y exigiendo salir al aire con sus demandas. Tras 40 minutos, la situación se resolvió en forma pacífica.


Durante la noche se realizó un “cacerolazo”, que se dejó sentir en diferentes comunas de Santiago y también en regiones. Grupos de personas de comunas como Ñuñoa, Providencia, Santiago Centro y Vitacura se reunieron en las esquinas y plazas, para apoyar las demandas de los estudiantes.


Según el subsecretario del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Ubilla, durante la tarde el balance oficial arrojó que la manifestación reunió a dos mil personas, mientras que la del mediodía sumó a unas tres mil.


Respecto de los incidentes, sostuvo que se trató de un grupo minoritario, que no “escuchó el llamado del gobierno de deponer esta actitud belicosa”.


Informó que hasta anoche, las diferentes manifestaciones dejaron un total de 552 detenidos y 29 efectivos de carabineros lesionados y dos manifestantes heridos.


Ubilla agregó que “una cosa es una manifestación pacífica, un cacerolazo, es una realidad, todos queremos un cambio. Pero otra cosa es buscar la solución con descalificaciones o tirando bombas molotov, tratando de quemar a un carabinero”


Frente a esta baja convocatoria, el alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, manifestó que “es una muestra de que los apoderados quieren que sus hijos vuelvan a clases”.


El alcalde se Santiago, Pablo Zalaquett, avaluó los daños en $ 1.000 millones, considerando pérdidas en “empresas como La Polar y otras aledañas (al lugar del incendio), bancos como el Santander, BCI y Hush Puppies”. Además, dijo que las pérdidas en señalética, cámaras de vigilancia, casetas de seguridad eran de $ 50 millones.