*

Edición Impresa Cambiar fecha
País, Portada / Pág. 10

Descartan muerte cerebral de Zamudio y harán mapa georreferencial de ataques

El director de la Posta Central reiteró anoche, sin embargo, que su condición es crítica.

por
P. Sepúlveda y P. Miranda
Descartan muerte cerebral de Zamudio y harán mapa georreferencial de ataques

“El paciente mantiene su riesgo vital actual. Está en una condición vital crítica. Su pronóstico es bastante sombrío”, asi graficó anoche el director de la Posta Central, Emilio Villalón, la condición de salud de Daniel Zamudio (24). Sin embargo el facultativo aclaró que el paciente no está con muerte cerebral como había informado previamente el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).


Al respecto fue categórico: “Debo subrrayar que no está con muerte cerebral. El electroencefalograma es plano. No tiene actividad eléctrica en la corteza cerebral y es compatibloe con una muerte cerebral. Sin embargo para configurar este diagnóstico es indispensable que el paciente tenga ausencia de control sobre el tronco cerebral y él mantiene aún ventilaciones espontáneas con presiones arteriales medias. Es decir no está configurada la muerte cerebral”.


Ayer su familia resolvió no desconectarlo de la ventilación artificial.


El caso generó impacto y de inmediato organismos como el Movilh y la Fundación Iguales, liderada por el escritor Pablo Simonetti, pidieron al gobierno urgencia en el proyecto antidiscriminación.


Tras la agresión, el gobierno anunció una reactivación del proyecto. Fuentes del sector afirmaron que el comité político de La Moneda evaluará si se eleva la “urgencia simple” que tiene la iniciativa para presionar por la agilización de la iniciativa, que establece sanciones. El proyecto está en su segundo trámite legislativo y se verá el miércoles en la comisión de Constitución de la Cámara.


Ayer, hasta la Posta Central llegó la intendenta metropolitana Cecilia Pérez y el alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett. Este último calificó lo ocurrido de “barbarie” y anunció que junto con el Movilh elaborarán un mapa con los hot spots de ataques homofóbicos en la capital.


La agresión


Zamudio fue atacado el 3 de marzo por una pandilla por su condición homosexual. Horas después el joven fue encontrado gravemente herido por guardias del parque San Borja, ubicado en la comuna de Santiago.


Fue trasladado a la Posta Central, donde se le indujo un coma para estabilizar su crítico estado de salud. Junto con golpes en su cabeza, fracturas, cortes y quemaduras de cigarro, su cuerpo fue marcado con el símbolo de la esvástica.


Una semana más tarde fueron detenidos cuatros personas como sospechosas de la brutal golpiza en contra de Zamudio, quien fue atacado por su condición de homosexual. Previamente se habían investigado los grupos neonazis que se reúnen en el sector de la golpiza.


Según la fiscalía Patricio Ahumada (25), Raúl López (25), Fabián Mora (20) y Alejandro Angulo (26) golpearon al joven con golpes de puño, patadas, botellas, piedras e incluso le fracturaron una pierna aplicándole palanca.


Tres de los detenidos tenían antecedentes penales por ataques xenofóbicos y homofóbicos, además de condenas por robo con violencia y hurtos. Finalmente fueron formalizados por homicidio calificado frustrado.


De concretarse la muerte de Zamudio, serán reformalizados por homicidio calificado consumado y podrían estar hasta 40 años presos, por lo menos.


Estado crítico


Durante más de una semana, Zamudio estuvo en coma inducido por medicamentos y el 8 de marzo logró abrir los ojos y mover sus brazos. Se le practicaron exámenes que no arrojaron daños neurológicos. Sin embargo, los avances en la recuperación se interrumpieron 10 días más tarde cuando el joven, al salir parcialmente del coma, comenzó a sufrir convulsiones que derivaron en un paro cardiorrespiratorio.


Tras ser estabilizado, el equipo médico determinó que los golpes que recibió en su cabeza, entre ellos varios piedrazos, le provocaron un grave daño cerebral, conocido como lesión axonal difuso, la que se produce por movimientos bruscos en el cerebro.


La patología provocó que se rompieran las conexiones de los axones con las células y se interrumpieran los impulsos nerviosos poniendo en riesgo su vida .