*

Edición Impresa Cambiar fecha
Mundo / Pág. 46

China admite por primera vez el daño ambiental que causa la represa más grande del mundo

Tres Gargantas ha afectado la navegación, el suministro de agua y la biodiversidad del río Yangtsé.

por
Fernando Fuentes
China admite por primera vez el daño ambiental que causa la represa más grande del mundo

Los ecologistas y científicos lo habían advertido. El gobierno chino reconoció por primera vez la contaminación y el deterioro medioambiental causados por la planta hidroeléctrica más grande del mundo, la represa de las Tres Gargantas. Las autoridades se comprometieron a tratar “urgentemente” los diversos inconvenientes ocasionados por la faraónica obra, que hasta ahora sólo había sido objeto de elogios por parte del oficialismo.


“Aunque la represa de las Tres Gargantas es fuente de numerosos e importantes beneficios, hay problemas que deben resolverse urgentemente, en lo que concierne al realojo de los residentes (desplazados), la protección del medioambiente y la prevención de catástrofes ecológicas”, advirtió en un comunicado el gobierno.


Asimismo, informa EFE, el gabinete chino se comprometió a elevar el nivel de vida de los más de 1,4 millón de desplazados por el proyecto a través de una reestructuración económica y de las infraestructuras de la zona, así como mediante un sistema de seguridad social que cubra a todos los afectados antes de 2020.


“Es necesario frenar la contaminación del agua en los cursos medio y bajo del río Yangtsé, que afecta a ocho provincias, en un área de 633 mil kilómetros cuadrados, que es también la de mayor densidad demográfica de la nación, lo que se traduce en una significativa presión ambiental”, añade el informe de la reunión del Ejecutivo, que estuvo encabezada por el primer ministro Wen Jiabao.


Según el comunicado, “hay que realizar esfuerzos para controlar la contaminación y garantizar la seguridad del agua potable” para la población afectada. Además, se reconoce que el pantano generado por la represa ha “tenido consecuencias” en la navegación fluvial, la irrigación y los recursos hídricos. En ese sentido, se espera que el gobierno anuncie nuevas inversiones en proyectos para mejorar los mecanismos para la prevención de desastres geológicos a largo plazo, estabilizar la corriente río abajo, reforzar los diques e introducir más instalaciones de bombeo de agua paulatinamente.


Desde comienzos de mes, la represa ha aumentado sus descargas para aliviar la grave sequía que está afectando a la provincia central de Hubei. Conocida en China como “la tierra de los mil lagos”, en Hubei alrededor de 400 mil personas están sin acceso a agua potable, lo que ha afectado cerca de 870 mil hectáreas de tierras de cultivo, según el departamento provincial de Agricultura.


Además, el nivel del agua cerca del dique de las Tres Gargantas se encuentra actualmente en el punto más bajo de los últimos cinco años. Las autoridades chinas han advertido que varias secciones del río Yangtsé, afectadas por la sequía, podrían resultar peligrosas para la navegación.


Inicio polémico


China considera habitualmente que la represa de las Tres Gargantas, que le costó US$ 23 mil millones, es un prodigio de la modernidad. La construcción de la parte principal de la obra, situada sobre el río Yangtsé, en Hubei, concluyó en mayo de 2006, después de 17 años. La instalación mide 185 metros de alto y puede retener más de 39 mil millones de metros cúbicos de agua. Hasta el año pasado generó 440 mil millones de kilowatts. La represa consta de un dique y 26 turbogeneradores y, para 2012, está previsto que se instalen otros seis.


Su levantamiento fue polémico incluso antes de que se aprobara el mismo: un tercio de los parlamentarios votó en contra o se abstuvo. Grupos ecologistas habían advertido desde el inicio del proyecto -uno de los sueños desarrollistas del líder histórico chino Mao Zedong- que la represa causaría contaminación y desastres geológicos, como avalanchas de tierra y sismos. Según The New York Times, el Ejecutivo chino ha reconocido el riesgo, pero ha negado que el proyecto haya jugado un rol en el terremoto que afectó la provincia de Sichuan, en mayo de 2008, en el cual murieron más de 87 mil personas.