*

Edición Impresa Cambiar fecha
Tendencias / Pág. 26

Barcelona en papel

El escritor Matías Correa estuvo en España para la publicación de su primera novela, Geografía de lo inútil, e hizo un recorrido por varias librerías de ese país. Aquí, el autor de Autoayuda presenta una selección de notables librerías de la capital catalana.

por
Matías Correa
Barcelona en papel

Altaïr(Gran Vía)

Es más gente la que ha puesto un pie en la Luna que la que ha tenido la suerte de recorrer la isla Pedro I en la Antártica, cuenta Judith Shalansky en Atlas de islas remotas, un libro sobre cincuenta destinos insulares que prácticamente nadie ha visitado y sólo unos pocos han llegado (y llegarán) a conocer. En cambio, una parada que ningún lector entusiasta de su equipaje literario debe dejar explorar es Altaïr, una librería especializada en viajes, antropología y naturaleza. En su catálogo hay libros sobre cartografía y periodismo de fronteras, además de variopintas publicaciones de vocación expedicionaria: crónicas escritas en movimiento y ejercicios de arqueología urbana (como La ciudad de las desapariciones, de Iain Sinclair, o las páginas del Diario de Moscú que escribió Walter Benjamin); también libros ilustrados con mapas imposibles -Un atlas imaginaire, de Laurent Baridon- y relatos de sitios abandonados por la mirada de Occidente, una tarea que en paralelo emprenden la surcoreana Suki Kim y el norteamericano Paul Theroux (respectivamente, en Sin ti no hay nosotros: Una infiltrada entre la élite de Corea del Norte, así como en la novela de no-ficción El último tren a mi zona verde). Situada sobre la Gran Vía, entre el Teatre Coliseum y Las Ramblas, esta librería es amable con públicos que tienen el ojo puesto en intereses muy distintos: la Altaïr se deja recorrer a la vez por quienes disfrutan vacacionando entre novelones y guías de viajes como por los que prefieren entretenerse con suvenires exóticos, aperitivos o programas turísticos -basta tomar las escaleras que llevan al piso de subsuelo para encontrar la agencia de viajes Orixà, un café-restaurante y una tienda de regalos (que ofrece a sus clientes desde máscaras africanas y objetos de diseño catalán hasta globos terráqueos y miniaturas de Tintín).

Nollegiu (Poblenou)

Ubicada en un antiguo sector industrial cuyas calles y transeúntes han cambiado de aspecto a causa de la gentrificación -ese proceso de mutación urbanística e inmobiliaria que convierte zonas más bien abandonadas en efervescentes focos de sofisticación-, esta librería se ha transformado en uno de los centros de actividad cultural más encendidos del barrio de Poblenou. Ahí no sólo es posible encontrarse con escritores como Rodrigo Fresán dirigiendo un conversatorio sobre The Wire, sino también compartir una copa con Xabi -propietario y regente del local- durante las tardes en que les ofrece un dulce vermut añejo a sus clientes y visitantes, charlar un café tras el lanzamiento de una novela, o bien tomarlo en silencio mientras se graba la entrevista o lectura de algún autor entre días de semana. Además, aspirando a que Poblenou se sostenga por algún tiempo más como un estandarte de barrio libre de “guiris” -apelativo que recibe el grueso de los juerguistas europeos que asola los alrededores de Las Ramblas, La Sagrada Familia y la zona del Barrio Gótico-, la Nollegiu apuesta por robustecer la identidad local. Ya desde el nombre que ostenta la tienda (el cual opera casi como una advertencia, para disuadir a visitantes molestos: significa “No leas” en catalán) hasta la amplia oferta bilingüe de títulos que se aprecia en sus repisas (hay casi tantos libros escritos en castellano como en catalán, si no traducidos a esta lengua, también), la librería busca convertirse en un hogar adoptivo para esos turistas que gozan devorando libros a la vez que disfrutando copas y tapas.

Librerío de la Plata (Sabadell)

En otros tiempos pionera de la producción textil española, hay quienes se refieren a la ciudad satélite de Sabadell como “la Manchester catalana”. Más luminosa que su contraparte inglesa, este sitio se encuentra a poco más de media hora del centro de Barcelona, un trayecto que bien vale la pena recorrer para llegar a Librerío de la Plata. Aparte de dar cabida a una fascinante sección de libros para niños, esta librería se especializa en literatura latinoamericana, de modo que es fácil encontrar en su interior pequeños tesoros editoriales que no llegan a nuestro país. (Una breve muestra: Con el sol en la boca -la reciente novela del argentino Matías Néspolo, uno de los 22 mejores novelistas en español según la prestigiosa revista Granta- y el poemario Las semillas de Urano -el último libro de Tomás Browne, ganador del premio Poesía Transgresora Latinoamericana-, así como la edición española de No aceptes caramelos de extraños , el premiado volumen de cuentos de Andrea Jeftanovic, galardonado en 2011 como mejor obra literaria por el Círculos de Críticos de Arte de Chile. Además de su esmerado catálogo, una razón extra para visitar LibreRÍO de la Plata es el barrio: un vecindario emplazado sobre un pequeño callejón a pasos del Mercat Central de Sabadell, entre una pequeña plaza adoquinada y un restaurante que ofrece una inmejorable crema catalana.

La Central(El Raval)

Cerca de las multitudes de Las Ramblas, en el número 45 de Carrer dels Tallers hay una placa que dice en catalán: “En esta casa vivió el escritor y poeta Roberto Bolaño Ávalos”. Sólo a pasos de ahí -en el barrio de El Raval- se encuentra una sucursal de La Central, una cadena de librerías extremadamente grande y completa. Sin hipérbole de por medio, esta librería en particular es enorme: ocupa los 850 m² de superficie de la antigua Capilla de la Misericordia, tiene tres pisos, acoge una cafetería y cuenta con dos entradas, de modo que es posible llegar a ella por una calle y salir por otra. Al menos 80 mil obras distintas se pueden encontrar en sus estanterías y anaqueles, lo que convierte a La Central de El Raval en una de las librerías más completas de Barcelona: desde Chap Chap -la antología de militante periodismo pop de Kiko Amat- hasta Biografía del silencio -el best seller de filiación mística que Pablo d’Ors escribió a punta de meditaciones literario-zen sobre lo inefable-, pasando también por las últimas novedades literarias en inglés -sólo por nombrar un par: Personae, de Sergio de la Pava, o Wittgenstein Jr., de Lars Iyer- y una joya precursora de la narrativa gráfica en español como Cuentos vivos, del caricaturista Apeles Mestres.