*

Edición Impresa Cambiar fecha
País / Pág. 3

Antonio Horvath: “No estoy disponible para que en mi partido me acusen en un TS”

Senador rechaza cuestionamientos por su rol en el conflicto de Aysén y enfrenta citación a próxima comisión política.

Antonio Horvath: “No estoy disponible para que en mi partido me acusen en un TS”

Sus críticas al rol de las autoridades del gobierno en el conflicto en Aysén han provocado incomodidad en La Moneda. De hecho, en las últimas semanas, el senador Antonio Horvath (RN) ha abordado con el propio Presidente Sebastián Piñera las diferencias que ambos mantienen respecto de la situación en la zona.


Esta semana, además, RN decidió citarlo a una comisión política extraordinaria para el lunes, ocasión en la que se le solicitará que dé explicaciones por la postura que ha asumido en los últimos días.


Llama la atención que un parlamentario oficialista tenga una visión tan distinta del gobierno respecto del conflicto en Aysén. ¿Cómo lo explica?


No, no, yo no creo que haya una visión distinta, creo que hay lecturas distintas. Cuando uno está trabajando donde las papas queman y tiene las lecturas regionales como corresponden, creo que hay que aprender a escucharse entre las partes, y eso es lo que está, de alguna manera, sucediendo. Ahora, los conflictos son de siempre, no de ahora, y no se resuelven con Fuerzas Especiales. Y menos en Aysén. Los resultados están a la vista.


Usted ha denunciado violencia policial en la zona. ¿Quién es responsable de esa situación?


Hay que investigar. Lo que yo planteo es que si se aplica la Ley de Seguridad del Estado, hay que investigarlos a todos, a todos los que de alguna manera lleven a enfrentamientos de carácter violento, que terminen dañando el interés público.


¿Está de acuerdo con la aplicación de la Ley de Seguridad?


Yo he señalado más de una vez que hay que evitar aplicarla.


Pero el gobierno dio tres ejemplos que ameritaban recurrir a esa normativa: el apedreo a un avión, la quema de un carro lanzagua y un bus de Carabineros. Algunos dicen que eso no se puede pasar por alto. ¿No está de acuerdo?


Totalmente de acuerdo. Lo que sí, y junto con ello, creo que se puede prevenir. En segundo lugar, ese “guanaco” y ese bus hicieron malas maniobras en la noche. En un retroceso para una retirada quedaron encajados, y tuvieron que dejarlos abandonados, esa es la verdad. Y cuando hay una barra brava desatada y no existe la cordura, eso es lo que hay que evitar. Me consta que los dirigentes trataron de parar eso. Nosotros también hicimos el máximo esfuerzo diciéndoles a las autoridades por dónde tenía que irse Carabineros, que no era por el medio de los manifestantes, como se pretendía en algún momento.


¿Asistirá este lunes a la comisión política de RN para dar explicaciones por su postura crítica en este conflicto?


Si me invitan a ayudar en esta causa, estoy disponible, pero no estoy disponible para que en mi partido me acusen en un tribunal supremo. Si es así, están perdidos en el espacio y en el tiempo. Además, depende de quién sea el que lleve la causa. Si es una persona de cuarta línea que no conoce la realidad de la Región de Aysén, creo que es algo que no corresponde. Algo está fallando si se permite que esas cosas ocurran dentro de un partido.


Usted arriesga sanciones si su caso pasa al tribunal supremo (TS)…


Yo estimo que no, porque en la exposición que hice ante los senadores de la Coalición por el Cambio y los tres ministros políticos, también estuvo Carlos Larraín, quien respaldó mi postura.


¿Qué haría si finalmente la situación es analizada por el TS?


No estoy disponible para que me pasen al tribunal supremo personas que no tienen idea de lo que pasó en Aysén y que, además, no son ni siquiera mis pares. Uno no puede aceptar que cualquier persona, con alguna intención que no conozco, trate de obstaculizar un trabajo serio. No hay mérito para ello. Si quieren hacer indagatorias y conocer la realidad, que vean el actuar de autoridades que no han sabido prever el conflicto ni tampoco han sabido tender los puentes como para resolverlos. Por eso, voy a invitar a que RN haga una sesión de la comisión política en la zona, para que hablen con las autoridades y conozcan la realidad en terreno.


¿Podría renunciar a RN?


Nosotros tenemos un procedimiento acordado los cuatro senadores y siete diputados, que somos bastante heterogéneos, pero que nos unen causas comunes: el trabajar como referentes ciudadanos, tener un instituto ciudadano que está funcionando ya con profesionales de planta y generar las condiciones para que se genere un nuevo partido, sin desvestir ningún santo, pero para reestructurar a la Coalición. Desde mi percepción -y no soy el único que lo dice, el mismo gobierno lo percibe-, hoy no existe la Coalición. La situación la analizaría con mis pares, que, fundamentalmente, son Lily Pérez, Carlos Cantero o algunos diputados como Karla Rubilar, y tomaríamos una decisión conjunta.


¿Cuál podría ser esa decisión?


Hay varias alternativas. Por lo pronto, estamos avanzando en el instituto ciudadano, que es la manera en la que nosotros estamos trabajando políticamente. Vamos a seguir con eso.


Una de las sanciones que arriesga es la expulsión del partido. ¿Esperaría hasta que eso suceda o tomará una determinación antes?


Voy a tomar la decisión que mejor favorezca a la gente de la Región de Aysén. Eso va a ser clarísimo, y por eso creo que dentro de Renovación, dentro de la Coalición, puedo lograr más que como independiente.


¿Qué lo retiene en RN?


La diversidad, que la gente ahí puede convivir, que siempre ha sido estructurado como un gran partido de la centroderecha. También tiene un efecto amplio desde el punto de vista social: gente humilde, de trabajo, de barrio, emprendedores. Y eso es lo que hay que reestructurar, porque hoy en día está muy desperfilado dentro del conjunto del desmedro de la evaluación ciudadana de los partidos.