*

Edición Impresa Cambiar fecha
/ Pág. 2

“Allamand solo tuvo una versión de oídas sobre el brindis”

El diputado Alberto Cardemil salió al paso de los cuestionamientos que realizó el senador RN Andrés Allamand, respecto de los gestos del Presidente Sebastián Piñera en su reciente visita de Estado a Lima. “Me habría evitado algunas bromas y algunos brindis, porque creo que estuvieron de más”, dijo el domingo Allamand, a lo que su […]

por
Francisco Dagnino
“Allamand solo tuvo una versión de oídas sobre el brindis”

El diputado Alberto Cardemil salió al paso de los cuestionamientos que realizó el senador RN Andrés Allamand, respecto de los gestos del Presidente Sebastián Piñera en su reciente visita de Estado a Lima.


“Me habría evitado algunas bromas y algunos brindis, porque creo que estuvieron de más”, dijo el domingo Allamand, a lo que su compañero de partido retrucó fuertemente: “Allamand está profundamente equivocado en sus críticas. El lo hace porque tiene una versión de oídas. Yo estuve ahí y estoy convencido de que la gestión presidencial fue adecuada en la forma y en el fondo. Las críticas públicas le hacen mucho daño a esa conducción”.


¿A qué atribuye las críticas del senador?


No me cabe duda de que es bien intencionado. Es importante dar opinión, pero que las dé adentro. Todos los diputados y senadores de la Alianza tenemos llegada directa con el canciller, con el subsecretario y con el Presidente. Si hay un consejo que dar, lo mejor es hacerlo adentro, porque afuera no le hace bien a nadie.


Se trata de fuego amigo.


En política uno se alimenta del plomo que le disparan. El Presidente tomó una línea, una conducción correcta y hay que apoyarla. Después de la gira, la defensa chilena mejoró.


¿En qué se avanzó concretamente?


El brindis fue un elemento de distensión, muy bien usado y dosificado por Piñera. Cuando hace el brindis, le dice a Alan García mirándolo a los ojos: “Mire, Presidente, el tema de La Haya lo va a resolver la Corte Internacional. Nosotros tenemos los mejores argumentos, vamos a defender nuestra posición con vigor y vamos a ganar”. Yo estaba ahí, entonces se produce un momento de estupor. Esto es no dejarse amilanar.


¿Cree que la opinión pública en Chile entiende las implicancias del brindis?


Hay que haber estado allá. La manera en que Piñera reaccionó a las atenciones abrumadoras fue con buen humor, distensión y soltura. Esa es la mejor forma de estar en guardia y atento. No me cabe duda que después de la gira quedó mucho más firme la posición chilena.


“Si hay un consejo que dar, lo mejor es hacerlo adentro, porque afuera no le hace bien a nadie”.