*

Edición Impresa Cambiar fecha
Deportes / Pág. 68

Albos dejan de percibir US$ 2,5 millones

La eliminación del Clausura puso a Colo Colo en una difícil situación, luego de haber invertido casi seis millones de dólares.

Albos dejan de percibir US$ 2,5 millones

La eliminación de Colo Colo en semifinales del Clausura no sólo significó un duro golpe en el ámbito deportivo, sino que, también, un doloroso fracaso económico.


La despedida anticipada provocó que perdieran toda opción de disputar la Copa Libertadores, lo que, en términos monetarios, equivale a dejar de percibir US$ 2,5 millones, que se desglosan en US$ 450 mil por no jugar fase de grupos y US$ 1,5 millón de recaudación por los tres partidos como local, más una cifra superior a los US$ 500 mil por disputar la final del Apertura.


Esto se agrava si se toma en cuenta que por primera vez en las últimas nueve temporadas el “Cacique” no participará, por lo que las esperanzas de tener una presencia internacional sólo se remiten a lo que pueda suceder en el Apertura 2012 (que permite acceder a la Sudamericana).


Las cifras son elocuentes si se considera que Blanco y Negro invirtió US$ 6 millones en refuerzos, cifra récord para el medio chileno.


Así fue como Diego Cagna trajo a Alvaro Ormeño, Agustín Alayes, Mario Salgado, Juan Castillo, Patricio Jerez y Joan Muñoz, lo que significó un gasto de un millón de dólares.


Sin embargo, fue Américo Rubén Gallego quien batió todas las marcas, solicitando la llegada de Boris Rieloff, Cristián Vilches, Osmar Molinas, Mauro Olivi, Roberto Gutiérrez y Carlos Muñoz, con un desembolso que llegó a US$ 5 millones.


Entremedio, ByN debió hacerse cargo de los finiquitos de Agustín Alayes y de Cagna y Gallego, que costaron la no despreciable suma de US$ 550 mil.


“Somos caballeros y la desvinculación se pagó hasta el 31 de diciembre”, aseguró el presidente del club, Hernán Levy, al momento de explicar la elevada suma.


Bajo rendimiento


La millonaria inversión para el segundo semestre buscaba recuperar el protagonismo a nivel nacional, algo que ostenta su archirrival, Universidad de Chile, y en menor medida, la UC.


Los azules ganaron el título del Apertura, la Copa Sudamericana y tiene opciones ciertas de cerrar la temporada con la corona del Clausura, mientras que los cruzados ganaron la Copa Chile y tuvieron una destacada actuación internacional en el primer semestre, hechos que pusieron una presión adicional en Macul.


Sin embargo, las nuevas incorporaciones no dieron los resultados esperados y los albos cerraron el año sin ganar un solo clásico.


Todos estos hechos provocaron que la Garra Blanca emitiera un comunicado advirtiendo a la dirigencia y a los jugadores.


Los barristas se manifestaron descontentos por la pálida actuación de su equipo, además de cuestionar la llegada de elementos como Mathías Vidangossy, a quien acusan de ser “bueno para la noche”, y pedir la salida de varios jugadores, quienes, a su juicio, no representan el espíritu del club.


Junto con esto, los hinchas aseguran que “la barra siempre tendrá la injerencia que su convocatoria le otorga y ésta comenzará a ejercer a partir del año 2012 de manera radical”.


En este complejo, ByN tendrá que comenzar a estructurar el próximo plantel.