*

Edición Impresa Cambiar fecha
Opinión / Pág. 30

Adiós a embajador

Señor director:
El sábado 7 de mayo falleció el embajador Jorge Berguño Barnes, uno de los más insignes representantes de nuestra diplomacia. Miembro del Servicio Exterior desde 1953, historiador y doctor en relaciones internacionales, fue fundador de nuestra política antártica y uno de los protagonistas chilenos del proceso de modernización del derecho internacional.
Representante permanente ante la ONU en Nueva York y en Ginebra, embajador en Australia y Canadá, su carrera estuvo marcada por un interés por la protección de los recursos naturales de nuestro país. Muy atento y dotado de una capacidad de análisis fuera de lo común, su conciencia de los grandes desafíos que involucra la defensa de nuestros recursos estratégicos y biológicos alimentaba el rigor con los que abordaba estos temas.
En la última conversación que tuve con él, el embajador me comentó que, luego de la nacionalización del cobre, había sido miembro del equipo jurídico asesor del gobierno. En esa calidad, superando las diferencias ideológicas del momento, puso sus conocimientos al servicio de la defensa de una nacionalización decidida por el Ejecutivo y votada por unanimidad por el Congreso.
En un momento en que las relaciones internacionales plantean desafíos complejos para el medioambiente y los recursos de nuestro país, el sentido del Estado que don Jorge Berguño promovió durante toda su vida constituye su más preciado legado.
René Sebastián Schneider
Diplomático