*

Edición Impresa Cambiar fecha
Cultura&Entretención / Pág. 33

A los 58 años fallece el mítico guitarrista Gary Moore

El músico irlandés, ex integrante de Thin Lizzy, fue hallado muerto ayer en un hotel de España, por causas aún desconocidas.

por
Andrés del Real
A los 58 años fallece el mítico guitarrista Gary Moore

En cuatro décadas sobre los escenarios, Gary Moore transitó con soltura por el rock melódico, el jazz y el metal, pero para la gran mayoría será recordado siempre por su excepcional talento en el blues. Ayer, el guitarrista nacido en Irlanda del Norte, en 1952, fue encontrado sin vida en la pieza de un hotel de la Costa del Sol (España), poniendo fin a una exitosa carrera que ahora es leyenda, y que lo consagró como uno de los más influyentes guitarristas gracias a su excepcional combinación de virtuosismo y emotividad.


Pese a ser históricamente subvalorado en Estados Unidos, Moore logró alzarse como uno de los rostros más reconocibles de la música surgida en Irlanda, tanto por su trabajo solista como por su etapa con el grupo Thin Lizzy, nombre ineludible del rock salido de la isla. Fue precisamente el mánager del conjunto, Adam Parsons, quien ayer en la tarde dio a conocer la noticia, sin entregar mayores detalles.


Según informó la policía española, el cuerpo del músico no presentaba signos de violencia, por lo que no se abriría ningún tipo de investigación, salvo que la autopsia diga otra cosa. Moore llegó al hotel el mediodía del sábado en plan de vacaciones, y falleció en la madrugada del domingo aparentemente mientras dormía.


“No puedo creer que ya no esté, fue un honor haber compartido escenarios con él”, dijo a la prensa británica un afectado Brian Downey, baterista de Thin Lizzy. Fue con los intérpretes de Whiskey in the jar con quienes Moore empezó a ser reconocido, pese a que su participación fue intermitente: luego de debutar en el disco Nightlife (1974), el guitarrista regresó al conjunto por un breve tiempo a fines de los años 70. Se cree que Moore nunca se acomodó a trabajar en el formato de grupo, y que su estadía en Thin Lizzy obedecía más que nada a su amistad con el vocalista Phil Lynott, con quien había coincidido en Skid Row (del mismo nombre que la banda glam rock de los 80), grupo al que el guitarrista llegó con sólo 16 años.


Un año antes de su estreno con Thin Lizzy, Moore editó su primer trabajo en solitario, Grinding stone (1973), que si bien no tuvo mayor repercusión pavimentó el camino para su primer éxito comercial:Parisienne walkways (1979), clásico en el que Moore despliega toda su sensibilidad con las seis cuerdas y que llegó a los primeros puestos de los rankings del Reino Unido. A éste le siguieron otros éxitos en los años posteriores, como Empty rooms y Still got the blues, que renovaron la popularidad del músico.


Bad for you baby (2008) fue el último álbum de estudio del prolífico Moore, quien dejó 20 discos como solista, además de varios registros en vivo, trabajos con bandas como Colosseum II y Scars, y colaboraciones con leyendas como Bob Dylan, George Harrison y B.B. King.


“Para ser sincero, siempre sigo a la música en lugar de arrastrarla a algún lugar donde no quiere ir. Si uno sigue la música, siempre te llevará donde quieres ir”, dijo Moore en una de sus últimas entrevistas.