Valiosa respuesta frente al proteccionismo

Los acercamientos entre la Alianza del Pac?fico y Mercosur constituyen una oportunidad para promover las ventajas del libre comercio.

LOS PRESIDENTES de Chile y Argentina suscribieron recientemente la Declaración de Chacabuco -con motivo de conmemorarse los 200 años de la Batalla de Maipú-, en la cual se expresa un decidido compromiso por la cooperación e integración entre ambos países. Junto con ello, los mandatarios aprovecharon de manifestar su preocupación por las fuertes tendencias proteccionistas que se observan en distintas partes del mundo, y para esos efectos acordaron la pronta realización de una cumbre de ministros de RREE tanto de la Alianza del Pacífico como del Mercosur -los dos principales bloques comerciales de la región-, cuyas respectivas presidencias pro tempore ejercen la Presidenta Bachelet y el Presidente Macri. Se trata de una valorable iniciativa, que abre interesantes perspectivas para América Latina.

En diversos foros internacionales se ha advertido acerca del riesgo que supone para la economía internacional el surgimiento de crecientes corrientes proteccionistas. Probablemente el hito más significativo es la decisión anunciada por el nuevo gobierno de Estados Unidos de retirarse del Acuerdo Transpacífico (TPP); es evidente que, al dejar de contar con esta potencia, el alcance de dicho acuerdo se reduce sensiblemente. Este acuerdo -al que Chile acertadamente había adherido- representaba un avance significativo hacia el libre comercio y el establecimiento de nuevos estándares en áreas estratégicas como la propiedad intelectual.

Un informe de la Organización Mundial de Comercio dio cuenta que entre octubre de 2015 y mayo del año pasado, las economías del G-20 aplicaron un total de 145 nuevas medidas restrictivas en favor del comercio, lo que supone un aumento relevante desde la medición anterior. En la reciente cumbre de Davos el tema del proteccionismo también dominó el foro, lo cual no hace sino refrendar que los temores son justificados, y en tal sentido es valioso que desde la región se busquen dar señales en contra de estas tendencias. En particular, Chile ha sido un ejemplo de cómo la política de baja unilateral de aranceles, y la suscripción de tratados de libre comercio con numerosos países y los principales bloques comerciales del mundo, ha sido clave para explicar su notable desarrollo económico de los últimos 30 años.

Por ello es positivo que los presidentes Macri y Bachelet hayan expresado su voluntad de alcanzar un acuerdo de liberalización ambicioso, para lo cual se impulsarán las negociaciones respectivas. En particular, sería un logro que la Alianza del Pacífico y el Mercosur lograran una mayor integración comercial, porque allí estarían reunidas la totalidad de las mayores economías de América Latina.

La Alianza del Pacífico -que además de Chile integran Perú, Colombia y México- lleva una clara ventaja en los avances hacia la integración comercial y el libre flujo de personas. En muy poco tiempo la Alianza se ha transformado en un referente creíble, que ha sido capaz de marcar un rumbo muy distinto sobre la correcta orientación de las políticas económicas. El Mercosur, en cambio, a pesar de sus más de dos décadas de existencia, ha encontrado múltiples dificultades para generar espacios de libre comercio -principalmente debido a diferencias entre Argentina y Brasil-, mantiene una política de arancel común y no ha estado exento de incurrir en sus propias políticas proteccionistas. Incluso la incorporación de Venezuela como miembro pleno es una dificultad para efectos de consensuar un rumbo. De allí la importancia que cualquier acuerdo comercial entre ambos bloques vaya en la línea de profundizar las orientaciones hasta ahora seguidas por la Alianza, lo que sería una potente señal en contra del proteccionismo.



Opini?n

P?gina 7

Otras noticias de la p?gina



    LaTercera.com
    S?GUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: