Transantiago: licitación se abre a buses de dos pisos y baja años de flota

Gobierno informó sobre el futuro escenario del sistema de transporte en consulta internacional al mercado de fabricantes.

por Oriana Fernández G.

A dos meses y medio de que el gobierno ingrese a la Contraloría las bases de licitación del nuevo Transantiago, la autoridad aceleró los motores y publicó esta semana una propuesta sobre las exigencias que hará a las nuevas flotas de buses que ingresen al futuro sistema. Se establecen incentivos económicos a los vehículos con baja emisión, además de tipos de máquinas que podrán operar en el sistema a partir del 2019.

Esta semana, el Ministerio de Transportes llamó a una consulta internacional para que el mercado de los fabricantes participe enviando información sobre la eficiencia de sus vehículos, características y costos asociados a su mantención, insumo que servirá para conocer la oferta a nivel mundial que podrían adquirir los operadores que postulen al concurso. La licitación, que se abriría a mediados del próximo año, contempla que al menos doce empresas podrían hacerse cargo de las nuevas mallas de recorridos, con una menor cantidad de buses, pero que cumplan con los nuevos estándares ambientales que se establecen en el plan de descontaminación para rebajar los niveles de material particulado (MP 2,5) y gases.

En el informe publicado se establecen puntos clave sobre el “material rodante” que buscan sumar a las flotas (ver infografía). El objetivo es conocer, por ejemplo, qué oferta tienen las empresas sobre buses de dos pisos (que son utilizados en la capital para el turismo urbano), una de las novedades que debutarían en el sistema en 2019. Estos poseen 4,1 metros de altura y circulan en ciudades como Londres, Inglaterra. En Santiago, sin embargo, podrían tener dificultades dado el tendido eléctrico y pasos bajo nivel, aclaran en la industria. La empresa STP ha realizado pruebas con tubos instalados en los techos de los buses para simular la altura de estas máquinas, pero tuvieron problemas con la arboleda. Pese a ello, hay corredores donde circularon sin dificultades. “Dan una mayor calidad del viaje en recorridos largos”, explica Diego Muñoz, vocero de la firma.

Otro dato: también podrían ser parte de la operación vehículos de similares características a los usados actualmente -los que poseen entre 11 y 15 metros de longitud-, los que llegan a 3.698 unidades en funcionamiento hoy (de un total de 6.559).

Se sostiene que, además, se seguirán utilizando las máquinas de tipo articulado, más conocidas como “orugas”, las que presentaron serios problemas en su funcionamiento en la trama urbana, según los expertos, pues poseen una extensión de más de 16 metros. Aunque han funcionando sin complicaciones en Bogotá, en las calles de Santiago presentan problemas en su viraje: se suben a las veredas, lo que incomoda a los transeúntes y también son poco eficientes durante las horas valle, pues poseen una capacidad para 160 asientos, por lo que operan óptimanente sólo cuando hay alta demanda.

Carlos Melo, secretario técnico que planifica la reforma al transporte en la capital, afirma que la consulta tiene como objetivo que las firmas respondan a preguntas técnicas sobre características de rendimiento, emisiones de contaminantes, comodidad en sus asientos, disponibilidad de envíos y otras áreas técnicas. Además se les informa que las máquinas que podrían ser parte de las flotas tendrán que cumplir con el denominado “Nuevo estándar de bus del Transantiago”, lo que ha sido exigido por los usuarios en la consulta pública tuparada.cl. También se aborda el tema de las cabinas de los conductores para darles una mayor seguridad.

Parque

En el documento elaborado por el Ministerio de Transportes se fija que los vehículos que se sumen al Transantiago deberán tener una antigüedad máxima de cinco años, lo que ayudará a renovar la flota actual. Ello permite también que las actuales concesionarias puedan seguir reutilizando los buses recién adquiridos.

Pero también se establece un período máximo de circulación: será de diez años para los que utilizan el combustible diésel. Actualmente, la edad tope es de doce años, o bien un millón de kilómetros recorridos. Las máquinas eléctricas podrán tener una duración máxima en el sistema de 14 años, lo que es una ventaja para las empresas.

En el informe se enfatiza a los privados que habrá incentivos a las bajas o nulas emisiones. Así, se plantea que se evalúa licitar una malla de servicios operada exclusivamente por buses eléctricos , lo que hasta ahora no se ha implementado en el país.

Pero ¿qué estímulo tendrán para operar con maquinas más limpias? El documento aclara que habrá un mayor pago por kilómetro, el que será hasta un 18% superior al de tecnologías convencionales.

Ya hay operadores interesados en este modelo. Héctor Moya, director del operador Metbus, dice que acordaron una alianza con Endesa con el objetivo de incorporar al transporte público buses eléctricos. “La idea es que haya incentivos en la capital, en miras a participar con esas flotas en la licitación”, señaló. En paralelo, podrían entregar una propuesta al gobierno para iniciar un piloto en 2017 en Estación Central con el fin de absorber la demanda de pasajeros del Rancagua Express.

En la compañía ByD, otra empresa interesada en la licitación, se plantea que se ha expuesto hace tres años al gobierno que los buses eléctricos pueden recorrer cada día 250 kilómetros, recargarse en tres horas y no emiten contaminantes. Agregan que su mantención tiene un bajo costo porque no utilizan aceites.



SUPLEMENTOS Y REVISTAS

País

Página 20
lt


    LaTercera.com
    SÍGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: