Recursos para la infancia

Señor director:

Es una muy buena noticia que se estén destinando más recursos a la infancia. Pero antes de celebrar es necesario observar a qué se asignan. Llama la atención que tanto el aumento del presupuesto del Sename para 2017 como los $ 2.500 millones adicionales anunciados por la Presidenta, en el marco del Plan de Acción para la Protección de la Infancia Vulnerada, sean direccionados a los centros de administración directa.

Estos corresponden sólo al 3% de la oferta y atienden a menos del 20% de los niños y adolescentes en cuidado residencial a lo largo del territorio. El 80% restante está en residencias de organismos colaboradores del Sename, cuya subvención no alcanza a cubrir los costos de mantención y menos el trabajo reparativo y los servicios especializados que esos niños requieren. Según el Ministerio de Salud el porcentaje de niños y adolescentes que registran enfermedades mentales y crónicas no varía significativamente entre un tipo de centro y otro (33% vs 27%, y 4% vs 5%, respectivamente). En los centros de administración directa existen carencias graves, pero ya cuentan con más recursos que los organismos colaboradores.

¿Cuál es la solución? ¿Inyectar más recursos a la misma área o hacer cambios de fondo? Si bien celebro el sentido de urgencia, canalizarlo en soluciones parche no mejorará la compleja situación actual.

Francisca de Iruarrizaga T.
Economista y académica de Trabajo Social Universidad Católica



SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Opinión

Página 8
lt


    LaTercera.com
    SÍGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: