Cómo aprovechar el rally de los mercados emergentes

Los flujos de capitales hacia los países en crecimiento siguen en trayectoria alcista en respuesta a los altos rendimientos de sus bolsas y bonos. Pero también para evitar las turbulencias en el mundo desarrollado.

por Valentina De Solminihac

Imparables. Los mercados emergentes no dejan de subir este año. De la mano de inversionistas que buscan rentabilidades más atractivas, las llamadas economías en desarrollo seducen a fondos y personas que apuestan por ellos, ante la expectativa de altos rendimientos luego de tres años de un desempeño inferior al de los mercados desarrollados.

Las bajas tasas de interés global, sumadas a la alta liquidez y la estabilización en los precios de algunas materias primas, han colaborado para que los inversionistas busquen mejores perspectivas en acciones y deuda de las naciones emergentes.

Este año, los títulos de esos mercados -Chile incluido- registran un desempeño superior al de sus pares desarrollados, debido a que la preocupación por un aterrizaje difícil en China fue cediendo y un repunte en el precio de los commodities impulsó a las economías dependientes de sus exportaciones.

Según consigna Bloomberg, durante los últimos meses los fondos que invierten en activos de países en crecimiento han captado más de US$ 25 mil millones de inversionistas de todo el mundo.

Sólo a través de los fondos mutuos, los inversores chilenos se han volcado a los rentables fondos que invierten en acciones locales o extranjeras, entre los que destaca el caso de Brasil, cuya recuperación bursátil ha generado ganancias de hasta 35,6% a julio pasado.

En general, los mercados emergentes ofrecen expectativas de mayor crecimiento económico que las economías desarrolladas, ya sea por factores demográficos o por las riquezas de sus materias primas. De esta manera, invertir en ellos puede generar como resultado la obtención de una rentabilidad mayor a largo plazo.

Considerando la posición actual en la que se encuentra la economía mundial, el gerente de Inversiones Santander Asset Management, Luis Aliste, sostiene que “ante la desaceleración económica de los últimos años, las empresas han hecho los ajustes necesarios y se mantienen en una posición financiera saludable, por lo tanto, con buenas perspectivas ante eventuales oportunidades de negocios en estos mercados”.

El principal riesgo de invertir en estas economías emergentes es que la expectativa de crecimiento no se cumpla o sea menor a la de los mercados desarrollados.

Rodrigo Ibáñez, estratega de Mercados y Asset Allocation de Banchile Inversiones, explica que uno de los riesgos puede ser un alza rápida de las tasas de interés de la Fed, que podría revertir la entrada de activos, provocando la depreciación de las divisas emergentes.

Otro de los riesgos que identifica el experto recae en una reversión de la estabilización de las reservas de China o dudas respecto de su estabilidad económica. “También las propuestas presidenciales en Estados Unidos han dado señales de mayor proteccionismo, es decir, más trabas al libre comercio de bienes y servicios. “Si existe más proteccionismo se genera una presión para los resultados corporativos”, afirma.

Varios expertos coinciden en que sí, pero que hay que ir con cautela. Maika Correa, gerenta de Inversiones de Fynsa, opina que es un buen momento, pero que es importante ser selectivo. “En general, se trata de privilegiar aquellas economías con datos macroeconómicos estables y menos dependientes del precio de los commodities”, dice.

Katherine Boragk, directora de inversiones BTG Pactual Chile, precisa que luego del Brexit los mercados emergentes se volvieron a presentar como una buena posibilidad de inversión. “Luego del Brexit en junio, donde las tasas a nivel global llegaron a niveles incluso negativos, se exacerbó la necesidad de buscar alternativas de inversión más rentables”, comenta.

Al igual que Borag, el gerente de Portafolios de Inversión de LarrainVial Estrategia, Andrés Vicencio, sostiene que la decisión de Gran Bretaña de abandonar la Unión Europea influyó de manera positiva para los mercados emergentes. “Después de eso, el mercado internalizó un proceso de alza de tasas mucho más gradual, lo cual generó que los flujos nuevamente se dirigieran a mercados emergentes”, explica, agregando que, además, el mayor riesgo en renta variable desarrollada ha beneficiado la percepción de riesgo relativa de renta variable emergente.

Axel Christensen, director de Estrategia de Inversión para Latinoamérica e Iberia de BlackRock, afirma que esta opción es para inversionistas que tengan una mayor disposición a tomar riesgos. Sin embargo, aclara, “una cartera de bonos con clasificación grado de inversión, emitidos en dólares, puede ser una adecuada componente de un portafolio diversificado de perfiles de menor riesgo”.

En opinión de Vicencio, India y en menor medida México siguen siendo los mercados privilegiados por los inversionistas. Ello, debido al compromiso de sus gobiernos con las reformas y el crecimiento. Además, asegura que han observado cambios interesantes en Latinoamérica, específicamente en Brasil, Argentina y Perú.

Christensen agrega que en el caso de bonos emergentes, América Latina ofrece interesantes opciones, y que respecto de la renta variable se ven oportunidades en mercados del continente asiático como India y China. ¿Cómo acceder a estos mercados? Los expertos coinciden en que una opción a hacerlo a través de fondos mutuos internacionales o ETF, que se pueden comprar desde Chile, o directamente en custodios internacionales.



SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Negocios

Página 22
negocios


    LaTercera.com
    SÍGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: