La U saca la cabeza a flote

Sin jugar bien, los azules vencen 2-4 a San Luis y consiguen su primer triunfo en el torneo.

por Cristián Caamaño

No existe nada mejor en el fútbol que ganar. Aunque aquello siempre, o casi siempre, debe estar acompañado con buen juego, para que la alegría sea completa. Al menos la U logró lo primero, después de casi cuatro meses sin abrazarse por el torneo nacional. A esta altura parece una mina de oro. Pero el fútbol sigue en deuda. Y la idea que pregona Beccacece, que finalmente sostiene su proyecto, no aparece por ningún lado. Al menos en la cancha.

Es cierto que en este momento la U necesita de manera urgente resultados positivos para sumar tranquilidad. Pero si aquello significará traicionar los más profundos fundamentos futbolísticos del técnico, queda la sensación de que toda la teoría es muy frágil. Ante San Luis, el cuadro azul fue una suma de voluntades, dispuestas a chocar y chocar contra toda camiseta amarilla. Sin embargo, de juego asociado, nada. De verticalización, ni la sombra. De posesión y control del juego, muy poco.

Por ahora, todo aquello que pregona Beccacece no se ve en la cancha. Sí, el equipo da señales de vida, de lucha, de no bajar los brazos. Pero poco más. Del manual de cabecera del rosarino, casi nada. Porque hay que ser precisos: no lo trajeron para hacer jugar así a la U. Eso como primera cosa. Con su llegada al banquillo se buscaba recuperar, al menos en parte, aquella etapa gloriosa comandada por Sampaoli. Esta copia luce opaca. Y a ratos muy mala.

La Gata

Claro, la disposición de los jugadores en la cancha no le ayuda. Insistir con Gastón Fernández como enganche no sólo le sirve poco al jugador, sino que el equipo no se ve cómodo. El transandino se siente cómodo en los últimos 25 metros de la cancha, de frente al arco, lejos de la refriega con los volantes centrales rivales. El ejemplo más claro fue el gol de la apertura de la cuenta. La Gata recibió un balón casi en la medialuna y luego de acomodarse, sacó un remate inatajable para Reyes.

Contra todo pronóstico, la apertura de la cuenta no tranquilizó a la U. De hecho, el equipo no pudo tomar control del partido en casi todo el primer tiempo. Es cierto que mantuvo alejado el peligro del área del portero Nelson Espinoza, reemplazante del lesionado Johnny Herrera, pero nunca supo qué hacer con el balón. Cada vez que alguno del fondo recibía un pase, la receta era pareja: pelotazo largo y a buscar el segundo balón. Parecía el único argumento válido para avanzar.

En ese sentido, ni Lorenzo Reyes ni Sebastián Martínez, podían posesionarse para manejar las acciones. Ambos, por largos pasajes, no tenían claro cúal era su zona de acción. Confundidos, apenas entraban en contacto la entregaban rápido, sin tomar buenas decisiones. Aquello impidió generar circuitos futbolísticos, situación que agravaba aún más la orfandad de la Gata.

San Luis, más acostumbrado a la refriega y a las condiciones de la cancha sintética, intentaba presionar desde la primera línea a los azules. No los dejaba tranquilos. Pero cuando lograba recuperar el balón, tampoco tenía muy claro qué hacer. Entonces, el partido se hacía una guerra de trincheras, con mucho roce, pero pocas ideas.

Si el gol tempranero ya había sido un bálsamo para la U, la expulsión sobre el final del primer tiempo de John Santander parecía, ahora sí, inclinar la balanza en favor de los azules. Ventaja en el marcador y en la cancha. Pero ni todo aquello le facilitó la tarea a los pupilos de Beccacece, que siguieron deambulando sin ideas, apenas aferrados al tempranero acierto de Fernández, que saldría del partido recién comenzado el segundo tiempo porque no entraba en juego simplemente.

Afortunadamente, la U se encontró con dos contragolpes en el segundo tiempo que terminaron liquidando el partido. Primero Martínez y luego Mora, aumentaron las cifras y le dieron algo de tranquilidad a Beccacece. Los descuentos de San Luis y el tanto final de Rodríguez terminaron por maquillar un duelo que le deja a los azules un dulce sabor de boca por el triunfo, pero que deja muchas lecciones e interrogantes de cara al futuro. Por ahora, el equipo sigue sin aparecer. La idea tampoco asoma. Y eso sí es preocupante.



SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Deportes

Página 48
lt


    LaTercera.com
    SÍGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: