Bolt gana de paseo

La estrella corrió los 100 metros en 10”07. Clasificó a las semifinales sin mayores problemas.

por Carlos González Lucay

Si bien el atletismo había comenzado el viernes, la verdadera fiesta empezó ayer con la participación estelar de Usain Bolt, la máxima figura del atletismo de todos los tiempos. Y por él miles de brasileños y otros hinchas de todo el mundo madrugaron para poder tener una buena ubicación en el Estadio Olímpico Joao Havelange, de Río de Janeiro. De hecho, por primera vez el recinto, también conocido como Engenhao, se vio prácticamente lleno en lo que va de los Juegos.

Un ambiente festivo y colorido y hasta circense envolvió a este aperitivo, del que también formaron parte su compatriota Yohan Blake, y el estadounidense Justin Gatlin, dos de los llamados a luchar contra la supremacía todopoderosa del astro jamaicano. De hecho, el norteamericano fue el más rápido de la clasificatoria, con 10”01, seguido por el marfileño Ben Youssef Meite (10”03).

La aparición de Bolt se dio casi al final del turno matutino. Apenas se asomó la gente comenzó a vitorearlo. “¡Bolt! ¡Bolt! ¡Bolt!”, se escuchaba fuerte desde las tribunas. Incluso hasta los policías que flanqueaban los accesos no resistieron y le tomaron fotos a la distancia. Por supuesto que el jamaicano respondió la gentileza, saludando, apuntándose y levantando sus índices, para luego pedir silencio y concentrarse en su pequeño paseo.

La carrera duró un par de suspiros, en los que el Rayo dejó para la historia cuatro giros de cabeza para ver al bahrení Andrew Fisher, quien iba por el carril dos y era el único con algunas chances de complicar un poco su tarea. Sin embargo, el astro ni se despeinó para marcar 10”07 (el cuarto mejor registro), a pesar de haber sido el más lento en la reacción, con 0,156 milésimas. También, como de costumbre, terminó la prueba casi al trote, dando esa sensación de querer evitar un desgaste innecesario.

Un nuevo aplauso, una que otra sonrisa y Bolt desaparece. Obviamente la prensa del mundo esperó con expectación el análisis de la principal figura atlética del mundo, quien se mostró contento, aunque reconoció que deberá corregir algunos aspectos para mejorar su tiempo en las semifinales de mañana.

“No fue la mejor salida. Me sentí un poco lento. No estoy acostumbrado a correr tan temprano por la mañana en ningún campeonato”, justificó, para luego matizar: “Espero que el domingo (hoy) me encuentre mejor. Me siento bien, estoy feliz. He dado el primer paso y estoy contento. Ahora es cuestión de hacerlo bien cuando lleguen las semifinales y la final”.

Palabras de buena crianza o no, pero Bolt señaló con modestia que “definitivamente van a ser unas semifinales duras. Hay muchos que están corriendo muy rápido. Van a ser unas semifinales muy cerradas y eso es bueno porque obliga a estar rápido con miras a la final”.

Ayer dio un nuevo paso en el comienzo de su aventura, donde busca su tercer triplete olímpico consecutivo (100, 200 y 4x100) y volver a ser el rey de los Juegos. Hoy buscará volver a enloquecer a la gente y así seguir prolongando su propio carnaval de Río.



SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Deportes

Página 42
lt


    LaTercera.com
    SÍGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: