EMPRENDEDOR DE LA SEMANA

Cumpliendo un sueño: Camilo Navarro

Con 17 años fue el ganador del concurso Aprendo Emprendo, que lo llevó a Silicon Valley, Estados Unidos, a conocer megaempresas como Facebook y Twitter. Una experiencia que no olvida, y mientras prepara la PSU y considera la posibilidad de postular a universidades en el país del norte, ya piensa en futuros emprendimientos.

por Carlos Varela Letelier

Su primer acercamiento con el emprendimiento lo tuvo a los 14 años, cuando comenzó a vender suplementos deportivos en su ciudad natal de Castro, isla de Chiloé, contactando a distintos distribuidores que mantiene hasta hoy. Camilo Navarro afirma que ese espíritu lo heredó de su padre, quien es profesor, dándose cuenta de que “uno puede hacer lo que se proponga si es que tiene perseverancia y sabe dónde buscar oportunidades”.

A medida que fue avanzado en su enseñanza media,

en el liceo Galvarino Riveros Cárdenas, se puso como meta dejar un legado en su colegio. En ese momento, junto a su polola, Francisca Barría, se le ocurrió la idea de crear una red de tutores, conformada por los mejores alumnos de las distintas disciplinas académicas, permitiendo que las materias impartidas se compartieran y discutieran. “Nos dimos cuenta de que había una brecha muy grande entre los alumnos que tenían nota siete y nota cuatro”, afirma.

La idea quedó plasmada en un papel y en octubre del año pasado, al conocer el concurso Aprendo Emprendo, tomaron la decisión de postular con su proyecto social, que denominaron “Aprendo Enseñando”. Ganaron y en enero de este año viajaron a Silicon Valley, la cuna del emprendimiento en Estados Unidos, donde se ubican empresas como Facebook y Google. En relación con esto, Camilo confiesa que “no lo podía creer. Es otro mundo, porque uno conoce eso por televisión o películas. Aprendí que todo es posible. Se me abrió la perspectiva del mundo, lo que puedes lograr”.

Pese a ello, Camilo tiene los pies en la tierra. Cuenta que “muchos nos miran y dicen ‘ustedes hicieron su idea’, y la verdad es que estamos en eso. El trabajo logístico se nos ha dificultado mucho”. Sobre este último punto, explica que el proyecto aún no se encuentra funcionando, ya que les ha costado financiar la iniciativa a través de la comunidad liceana, generar la aprobación del centro de padres, y lograr el apoyo de profesores para reunir a los tutores.

De todas formas, espera poder ejecutarlo este año, “al menos en sus partes más básicas”. A pesar de esto, Camilo no se desanima y afirma que “lo más probable es que empecemos nuevos proyectos para crecer más”.

A juicio de Camilo, el emprendimiento en el país está “todavía en pañales”, ya que a pesar de que hay muchos emprendedores, “falta ahondar en el concepto”.

“El emprendimiento que estamos enseñando en los colegios es a nivel empresarial, que es muy legítimo, porque genera divisas económicas y empleo. Sin embargo, lo que he aprendido es que debe ir más allá de eso, debe ser casi romántico. Tiene que ser un estilo de vida para ser un factor de cambio en la comunidad”, agrega.

Camilo sostiene que quiere estudiar geofísica o astrofísica, y para eso ya se encuentra preparando la PSU, aunque no descarta postular a universidades en Estados Unidos. “Es una posibilidad abierta”, finaliza.

Camilo Navarro



SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Negocios

Página 28
lt
    LaTercera.com
    SÍGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: