GLOBAL DEBUG cmaEdition: copesa.core.dto.CmsEdition: editionId='1686', status='2', createDate='2013-11-29 16:10:04.115', modifiedDate='2013-11-29 16:10:04.115', launchDate='null', expirationDate='null', date='2013-11-30 00:00:00.0', version='1', description='', modifiedUserId='2204', userId='2204', keywords='' La enciclopedia más popular de internet vive su propia crisis | Tendencias | La Tercera Edición Impresa

La enciclopedia más popular de internet vive su propia crisis

Wikipedia, el sexto sitio más visitado del mundo, está en un dilema: la gran cantidad de usuarios que en un momento llegó a editar este proyecto colaborativo le hizo reforzar sus criterios de seguridad a la hora de intervenir contenidos. Ahora esas mismas normas están alejando a los nuevos colaboradores, mientras los antiguos editores activos siguen decayendo en número: en 2007 la versión inglesa tenía 51.000 y hoy esa cifra llega a 31.000.

por Nicolás Díaz

P UEDE ESRTAR usándola sin siquiera darse cuenta: basta con preguntarle a Siri -la carismática asistente virtual de equipos de Apple como el iPhone y iPad- sobre datos como la población de Chile o la fecha de nacimiento de Napoleón y la fuente será Wikipedia. ¿Requiere datos similares en Google? Desde hace un tiempo, el buscador más usado también incluye a esta enciclopedia en línea como fuente a la hora de buscar datos específicos, los que se muestran directamente en la página de resultados sin tener que abrir sitios nuevos.

Como la sexta página más visitada de la red según el ranking Alexa, Wikipedia, abierta por primera vez en 2001, se ha convertido en un pilar de la información en la red. Todo esto a pesar de que, tal como indica su eslogan, “es la enciclopedia que todos pueden editar”. Eso es, precisamente, lo que parece ser la causa y solución de todos los problemas por los que está pasando la enciclopedia más grande del mundo, que a la fecha cuenta con 30 millones de artículos en 287 idiomas, incluyendo algunos experimentales como el esperanto, lojban y novial.

Una repentina explosión de popularidad durante el boom de la web 2.0 a mediados de la década del 2000 hizo que las colaboraciones aumentaran de manera exponencial y, de la misma forma, la intervención vandálica de artículos o la edición de otros con fines comerciales. En respuesta, Wikimedia Foundation, la organización tras la enciclopedia, decidió reforzar sus criterios de edición con una serie de grupos que se encargan de limpiar, chequear y eliminar ediciones con datos erróneos.

Para ello, se formaron estrictas reglas sobre los criterios de edición, que muchas veces pueden terminar con aportes eliminados casi de manera instantánea por los bots -pequeños programas que detectan los cambios hechos en la red y reportan a usuarios editores-, haciendo así el proceso de colaboración mucho más burocrático, complejo y lento, lo que ha ido cerrando las puertas a los usuarios casuales que pueden tener información que aportar a temas muchas veces específicos o que requieren del conocimiento de algún local. Esto se traduce en una comunidad cerrada, que se maneja bajo un código rígido al que los usuarios menos adeptos no pueden adherir tan fácilmente.

El principal problema de la enciclopedia es que por esta comunidad cerrada, el espectro de contenidos que aloja se está volviendo extremadamente de nicho y orientado a la cultura “geek”. Así, se ven artículos sumamente detallados sobre series de videojuegos, cine de culto o sistemas operativos, mientras que temas como literatura, sociología y filosofía, en muchos casos cuentan con pocas fuentes e información en comparación con estos temas. “Cuando miras el artículo sobre el estándar USB (el conector) puedes notar que es realmente increíble y una muestra esencial de las capacidades de nuestra comunidad geek, pero si revisas una entrada sobre algún personaje del mundo de la sociología o poetas de la era isabelina, la información es bastante limitada y corta. Eso podría ser mejorado”, explicó su cofundador Jimmy Wales al MIT Technology Review.

Uno de los análisis más extensos sobre este fenómeno pertenece al científico informático de la U. de Minnesota Aaron Halfaker, quien este año publicó un estudio titulado Auge y decadencia de una colaboración comunitaria abierta: Cómo la reacción de Wikipedia a la popularidad repentina está causando su caída, aparecido en American Behavioral Science. En entrevista con Tendencias, Halfaker explica: “El problema que sufre la enciclopedia es que si bien un gran flujo de nuevos usuarios ha llegado al sitio desde 2004 aproximadamente, desde 2007 dejaron de mantenerse colaborando en forma continua. Y si bien hasta el 2012 (período en el que concluyó su seguimiento) seguían llegando nuevos usuarios, estos usualmente no pasaban de una colaboración”.

De hecho, el número de editores activos en la versión inglesa llegó a su punto cúlmine en 2007 con 51.000, pero en 2012 ese número había caído a 31.000.

Con la mayoría de las investigaciones sobre el funcionamiento de la Enciclopedia enfocadas en su versión en inglés, la más grande y editada en forma global con casi 4,5 millones de artículos, no es difícil cuestionarse si esta baja retención de los usuarios es un tema regional o global. “El declive es un fenómeno interesante. No lo vemos sólo en la Wikipedia en inglés, sino que también en las demás ediciones. Es difícil dar un diagnóstico preciso, pero coincidentemente 2007 también significó el comienzo de la baja de actividad regular en algunas ediciones como la Wikipedia alemana. Por el contrario, la versión china ha surgido con fuerza durante los últimos años”.

Juan David Ruiz, vicepresidente del capítulo chileno de Wikimedia Foundation, explica la situación local: “Los nuevos usuarios pueden sentirse frustrados al ver un complejo sistema de políticas de edición, no siempre bien documentadas, y sin un proceso que pueda guiarlo en sus primeros pasos para ingresar contenido. Además, muchos editores veteranos que revisan las ediciones de los más nuevos no cuentan con la paciencia suficiente para apoyarlos en el complejo sistema. De todas formas, a pesar de la disminución de editores en la Wikipedia en inglés, resulta relevante destacar que la cantidad de artículos sigue en aumento”. A pesar de esto, y a diferencia de la versión en inglés, no existen datos precisos sobre la baja de editores en la versión en español, que cuenta con cientos de colaboradores en el país, pero que Ruiz asume que podría presentarse en el futuro.

Según explica Halfaker, la baja de actividad en ediciones específicas de Wikipedia se debe en muchos casos a lo complicado que se hace manejar una versión una vez que se alcanza un nivel crítico de actividad en el que las herramientas automatizadas -bots- ya no son suficientes. “Mientras que la mayoría de las acciones de control de calidad están dirigidas a nuevos usuarios -los más antiguos no actúan como vándalos-, la forma en la que están diseñadas puede tener fuertes efectos negativos sobre la experiencia de ser un editor novato”, dice a Tendencias. ¿Qué es lo que se puede hacer para revertir esta baja de actividad o al menos facilitar el acceso a los nuevos usuarios que deseen colaborar? Junto con otros especialistas de Wikimedia Foundation, Halfaker busca la respuesta.

“Hay una gran cantidad de iniciativas creadas para resolver los problemas y que fueron identificadas por mi reporte. Entre ellas tenemos a Teahouse (http://en.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Teahouse), un espacio en el que voluntarios trabajan para responder las dudas de nuevos usuarios que deseen editar la Wiki, así como también Snuggle (https://snuggle.grouplens.org), una herramienta que desarrollé para que usuarios veteranos de la Wikipedia sirvan de ‘mentores’ a aquellos más nuevos que desean colaborar”, indica el investigador. Halfaker agrega que la Wikimedia Foundation está trabajando en el “Equipo de Crecimiento”, que analiza nuevas formas de retener a los editores a través de la mejora de las partes del sitio.

Mientras que la retención de los editores sigue bajando (a pesar de mantener los buenos niveles de visitas y buenos registros), la Wikimedia Foundation está haciendo grandes esfuerzos por mantenerlos colaborando. Por ejemplo, se incluyó un sistema de “Gracias” similar a un “Me gusta” de Facebook, con el que los usuarios más avanzados pueden verificar de manera sencilla y rápida el trabajo de un editor nuevo y así marcarlo frente a las revisiones automáticas de los bots.

Pero como señala Ruiz, la Wikimedia también realiza otras acciones para incentivar la participación en el sitio. Es el caso de los proyectos presenciales. “La idea de estas iniciativas es llamar la atención de nuevos editores que aún no conocen Wikipedia o los proyectos de la Fundación. Por ejemplo, en septiembre se desarrolló el concurso ‘Wiki Loves Monuments Chile 2013’, donde participaron cerca de 150 editores, la mayoría nuevos, y se subieron al repositorio de imágenes de Wikimedia cerca de 4.070 imágenes, que ya se encuentran ilustrando cerca de 150 artículos nuevos sobre monumentos nacionales”, señaló. Estas imágenes sirvieron para alimentar el banco de imágenes sobre Chile en la enciclopedia gratuita, las cuales pueden ser utilizadas en sus versiones de cualquier idioma, ayudando así a crear páginas más completas y con contenido actualizado de libre acceso.



SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Tendencias

Página 36
tendencias
    LaTercera.com
    SIGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: