Régimen norcoreano declara haber entrado en "estado de guerra" con Corea del Sur

Horas antes, Rusia había advertido que la situación en la zona estaba “entrando en espiral de un círculo vicioso”.

por C. Pezoa A./Agencias
Ampliar

En un inesperado recrudecimiento en la escalada de tensión en la península coreana de las últimas semanas, el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, anunció ayer, a través de un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias KCNA, que “las relaciones Norte-Sur entrarán en estado de guerra y los asuntos que surjan entre el Norte y el Sur serán tratados de acuerdo con ello. (…) el estatus (con Corea del Sur), que no era ni de guerra ni de paz, ha terminado”. El gobernante recordaba así que ambos países permanecen técnicamente en guerra desde el conflicto armado que tuvo lugar entre 1950 y 1953, el cual no terminó con un tratado de paz, sino que con un armisticio y acuerdos de no agresión, los mismos que el Ejército norcoreano declaró nulos el 11 de marzo pasado. El armisticio fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas y, a la vez, la ONU y Corea del Sur han rechazado una retirada unilateral del acuerdo por parte de Norcorea.

Según reportó la cadena televisiva estadounidense CNN, Pyongyang fue más allá en su declaración, al afirmar que “Corea del Norte no se restringirá a una guerra limitada, sino que irá a una guerra total y a una guerra nuclear”. El medio, asimismo, agrega que en el texto el régimen incluyó una amenaza directa contra Estados Unidos, al sostener que “primero vamos a atacar y disolver a EE.UU. continental, (luego) Hawái y Guam, y la base norteamericana en Corea del Sur. Y (la oficina presidencial surcoreana) será quemada hasta los cimientos”. Ya en horas tempranas de ayer, Kim Jong Un había ordenado iniciar los preparativos para un eventual ataque contra territorios estadounidenses, en represalia por los vuelos de entrenamiento de bombarderos furtivos B-2 norteamericanos, en cielo surcoreano. Según KCNA, en la madrugada, al término de una reunión de urgencia con sus jefes militares, Kim Jong Un enfatizó que “ha llegado el momento para ajustar cuentas con EE.UU.”.

Al respecto, la Casa Blanca dijo ayer que se toma “en serio” la nueva amenaza del régimen norcoreano y agregó que el gobierno estadounidense está “en contacto permanente con nuestros aliados de Corea del Sur”, anunció Caitlin Hayden, vocera del Consejo Nacional de Seguridad estadounidense.

La prensa de Corea del Sur informó, con base en datos de fuentes militares, que Corea del Norte estaba reforzando ayer las actividades en las bases de misiles de medio y largo alcance. Según la agencia surcoreana Yon- hap, hay en curso “movimiento de vehículos y tropas”.

Antes de la entrada en “estado de guerra”, China había pedido “esfuerzos colectivos” para “distender la situación”, enfatizó Hong Lei, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, que pese a su cercanía con el régimen norcoreano, votó a favor de reforzar las sanciones contra el vecino país, luego de que éste llevara a cabo un tercer ensayo nuclear, en febrero pasado.

Más enfático que su contraparte china fue la Cancillería de Rusia, que ayer advirtió contra “acciones unilaterales” que puedan “hacer perder el control de la situación (que) está entrando en espiral de un círculo vicioso”, afirmó el jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov. En esa línea, Rusia llamó a todos los países a “abstenerse de mostrar su fuerza militar y a no utilizar la situación actual para alcanzar objetivos geopolíticos en la región por medios militares”, agregó Lavrov.

En paralelo, la agencia KCNA y la televisión pública norcoreana KTCV difundieron ayer fotografías de la reunión de urgencia de Kim Jong Un y sus asesores. En algunas de ellas se puede apreciar que detrás de los cuatro militares y Kim, hay un mapa donde se lee “Plan de las fuerzas estratégicas para atacar EE.UU.”.

¿Qué es un estado de guerra?

Aunque puede llamar a confusión, este anuncio de Corea del Norte no es una declaración de guerra propiamente tal, sino que es un llamado por parte del régimen norcoreano tanto a sus tropas como a sus ciudadanos, para que estén preparados para un eventual conflicto bélico, acopiando agua y alimentos, además de darle al gobierno la posibilidad de decretar medidas de excepción. En rigor, es un paso previo frente a la eventualidad de una guerra. Algunos analistas lo interpretan como un llamado de atención a otras potencias para que se involucren.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Mundo

Página 22
lt
    LaTercera.com
    SIGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: