Gobierno inicia proceso de nueva licitación de Aeropuerto de Santiago

En las próximas dos semanas, el MOP realizará el llamado de precalificación para la concesión del nuevo terminal. La licitación se efectuará a fines de año y se adjudicará un año después.

por Carla Alonso
Ampliar

En las próximas dos semanas el gobierno dará inicio al proceso de relicitación del Aeropuerto Arturo Merino Benítez (AMB), hasta fines de 2014 en manos de la concesionaria SCL, controlada en un 47% por el grupo Urenda. En ese plazo, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) realizará el llamado de precalificación. En las bases se indicarán los requisitos que deben cumplir quienes quieran postular. “Este primer paso permite sondear cuáles son las empresas que estarían interesadas en el proyecto”, afirma el ministro (S) de Obras Públicas, Lucas Palacios.

Esto se da en un contexto en que el terminal santiaguino ha enfrentado problemas por la alta demanda de pasajeros, lo que se tradujo en episodios de fuerte congestión la semana pasada. Pese a ello, se mantiene el cronograma original de la relicitación, que contempla el llamado a licitación para fines de 2013. La adjudicación, en tanto, se producirá en 2014 y la empresa o el consorcio elegido tomará la operación por 15 años, partiendo en 2015 y finalizando el 2030. “Ojalá que haya mucho interés. Vamos a tener un aeropuerto con más de tres veces la capacidad del actual. Va a ser el con mayor estándar de Sudamérica”, manifiesta Palacios.

Lo que viene

Anticipando la creciente congestión del terminal, el ministerio pactó en 2011 un convenio con SCL para invertir US$ 70 millones en nuevas obras. Ello permitirá a SCL extender su concesión hasta el 30 de septiembre de 2015. La ampliación dejará el aeropuerto con una capacidad para atender 16 millones de pasajeros, “que es lo que proyectamos para el año en que se recibe la obra”, aclara Palacios. Hoy el terminal aéreo puede albergar a 9 millones de pasajeros como máximo, pero en 2012 recibió a más de 14 millones de personas en sus vuelos locales e internacionales.

El nuevo operador se hará cargo de la construcción y posterior administración de las obras asociadas a la relicitación, que se edificarán entre 2015 y 2019. Entre ellas figuran la construcción de un nuevo edificio terminal de pasajeros internacional (T2) de 175.000 metros cuadrados (m2); la remodelación y ampliación del edificio terminal de pasajeros existente, que quedará para tráfico doméstico (T1), a 119.000 m²; el mejoramiento y urbanización del sector de carga internacional; la construcción de nuevos estacionamientos en dos edificios de tres pisos cada uno, lo que implica un aumento de 3.700 a 7.800 plazas, y obras en el área de movimiento de aeronaves, como dos puentes de embarque para aeronaves de grandes dimensiones, entre otras. Los puentes de embarque pasarán de 18 a 55.

El monto de inversión considerado en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) presentada esta semana por el MOP alcanza a US$ 723 millones (14,9 millones de UF). El estudio de demanda incluido en el informe estima 24 millones de pasajeros a 2025 y 34 millones hacia el 2034.

Interés

Según Palacios, las concesionarias en general están siempre interesadas en todo tipo de infraestructura. En el caso del actual operador, SCL, en el MOP explican que se formó para operar la concesión del terminal aéreo y por lo tanto caduca cuando finalice la licitación. No obstante, los socios pueden volver a postular. De hecho, el empresario José Manuel Urenda ha reconocido el interés y, de acuerdo a fuentes del proceso, el grupo ha tomado contacto con potenciales interesados en asociarse.

"Las declaraciones del ministro de Transportes fueron desinformadas"

La concesionaria SCL, a cargo de la operación del Aeropuerto Arturo Merino Benítez (AMB), estuvo la semana pasada en el centro de la polémica. El ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Pedro Pablo Errázuriz, responsabilizó a la empresa y a las líneas aéreas del episodio de congestión que experimentó el recinto.

Alfonso Lacámara, gerente general de SCL, afirma que “las declaraciones del ministro fueron desinformadas. Ni él ni funcionarios de su ministerio nos llamaron esos días, ni con anterioridad, para conocer la situación de infraestructura del aeropuerto y el ámbito de acción de la concesionaria”. Señala que “es lamentable determinar culpables cuando no se tienen todos los elementos para hacer un juicio”.

Lacámara es claro sobre el pie en el que está el terminal aéreo AMB hoy. “Desde hace un par de años, el terminal aéreo se encuentra en el límite de su capacidad, en todas sus áreas operativas y de servicios”, tanto en superficie para Policía Internacional como para controles de seguridad, salas de embarque, hall público, baños y estacionamientos. SCL se hizo cargo de la concesión en 1999. El modelo de negocios consiste en explotar directa o indirectamente los negocios aeronáuticos, como servicios en plataforma y a la carga , y los no aeronáuticos, como publicidad, retail, alimentación, duty free y estacionamientos, entre otros.

Los primeros seis años de concesión fueron “muy complejos”, dice. La actividad fue afectada por la crisis asiática y la baja en el transporte aéreo tras los atentados a las torres gemelas. “El tráfico decreció y los negocios relacionados con el aeropuerto no tuvieron un buen desempeño”, indica.

A partir de 2006 comenzó a observarse una mejora en los resultados del aeropuerto, y en 2007 se inició una fuerte alza en el tráfico aéreo que significó aumentos de dos dígitos hasta 2012, con la excepción de 2009. “Durante ese período, el número de pasajeros se expandió a un ritmo de 12,5% anual, lo que nos sitúa como uno de los países con mayor crecimiento aéreo de Latinoamérica”, explica Lacámara.

Las ventas de SCL llegaron en septiembre de 2012 a $ 36.766 millones, un 10% más que en igual lapso de 2011. El 62% proviene de servicios no aeronáuticos, el 12% de los aeronáuticos, otro 12% del área carga y el 10% por el cobro por pasajeros embarcados.

En 2012, el tráfico de pasajeros a través del aeropuerto llegó a 14.168.282 personas, un 17% más que en 2011.

A futuro, el ejecutivo estima que el transporte aéreo, impulsado por el desarrollo mundial del turismo y de los negocios, “seguirá creciendo con mucha fuerza”, por lo que cree necesario iniciar “cuanto antes” los trabajos de ampliación Fase 1 (en total ocho obras) y, en el mediano plazo, re licitar el aeropuerto y construir el futuro proyecto.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Negocios

Página 12
negocios
    LaTercera.com
    SIGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: