Publican libro con textos de Lihn y fotos de Poirot sobre el Carnaval de Sitges

A fines de ls 70 el fotógrafo retrató a los travestis de la popular fiesta al sur de Barcelona.

por Javier García
Ampliar

La historia comienza en España a la muerte de Franco, en 1975. El fotógrafo chileno Luis Poirot aterriza en Barcelona. Un amigo le dirá unos meses después: “Mañana se recuperan los carnavales”. Es febrero. Hace frío. Poirot recorre en auto los 35 kilómetros que lo llevan a Sitges. “Lo más interesante pasa después de las 12 de la noche”, escucha, ya instalado en el pueblo costero.

El fotógrafo irá en tres oportunidades al carnaval de Sitges, uno de los más antiguos de España. Hará retratos de decenas de travestis. Hombres vestidos de mujer que deambulan en la noche por las calles tras la máscara del maquillaje.

Es 1981. El poeta Enrique Lihn, de paso por Barcelona, verá asombrado esos rostros fotografiados en la oscuridad: cerca de 150 imágenes en blanco y negro. Luego, viajará a Nueva York. Dos semanas después, Lihn le envía una carta a Poirot. “No he podido sacarme de la cabeza esas fotos”, le dice, y adjunta un largo poema titulado La efímera vulgata.

Lihn hace una aclaración en su misiva: el poema sólo se publicará acompañado de las fotos. “No se entendería de otra manera”, subraya.

Un antecedente: en 1986 Lihn publica el poemario Pena de extrañamiento. Incluirá el texto citado con una indicación: “Este poema ilustra un libro de imágenes del mismo título, obra del fotógrafo Luis Poirot”.

Hoy, el autor de las fotos resume: “Es un libro que lleva más de 30 años inédito”. Este año se propuso editarlo de una vez. Saldrá en noviembre por Ediciones Universidad Diego Portales y lo presentará en la próxima Feria del Libro de Guadalajara, en México.

Cuerpos fantasmas

“En un barrio de Sidney en la Rambla de Sitges/ (cuando los padres han recogido a sus niños)/ A medianoche cuando la Cenicienta pierde, alocada y astuta/ uno de sus zapatitos en manos de las doce campanadas”, anota Lihn en la partida de La efímera vulgata. El título, dice Poirot, se lo dio un amigo español: “Se refiere a la mariposa que vive 24 horas para el vuelo nupcial y muere. Es la similitud con el carnaval”.

De esas noches en Sitges a fines de los 70, Poirot recuerda: “Esos cuerpos fantasmales caminaban en la penumbra. Hombres disfrazados de mujeres, que no necesariamente eran homosexuales, sino un juego de cambio de identidad”.

Antes de partir a Nueva York, en 1981, Lihn cena en el departamento de Poirot en Barcelona. Durante la sobremesa ven la serie de fotos iluminadas por el flash. “No me dijo media palabra. Pensé: no le habrán gustado”, cuenta el fotógrafo. El poema en que Lihn relata el carnaval tiene más de 100 versos y en él alude al psicoanálisis, el voyeurismo y la religión con la “metáfora de la fuga de Cenicienta”.

Tras una década en España, Poirot vuelve a Chile en 1985. Se encuentra con Lihn y planean actividades para difundir La efímera vulgata. Una se realiza en el Drugstore, en Santiago. El poeta lee ante un micrófono mientas se proyecta las imágenes en diapositivas. “Buscábamos un editor para el libro”, dice Poirot. Les fue mal. No hubo interesados. Lihn murió en julio de 1988. Poirot quiso saldar la deuda.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Cultura&Entretención

Página 62
lt
    LaTercera.com
    SIGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: